Archivo de la etiqueta: viajes

Viajar con perro en los trenes de RENFE

Si resides en España y te desplazas en los trenes de la red ferroviaria RENFE, seguramente te has preguntado qué normativa existe para poder viajar con perro en los trenes de RENFE, tanto en Cercanías dentro de las ciudades y los municipios aledaños que tienen esta red de transporte como en recorridos de mayor distancia o en alta velocidad. Algunas personas piensan que sólo los perros que son guía o lazarillo de personas invidentes pueden acompañar a un viajero o que sólo los animales domésticos que vayan en transportín pueden acceder a los vagones. Esto no es así: dentro de los trenes de Cercanías no es raro ver a viajeros acompañados por perros, sujetos con correa y muchos peludos de pequeño tamaño van incluso cogidos en brazos.

La página principal para conocer la normativa es Viajar con animales en RENFE, que incluye AVE y Larga Distancia, Avant y Media Distancia, Cercanías. Sobre los trenes de Cercanías hay que revisar para cada núcleo donde hay red de transporte, en orden alfabético: Alicante, Asturias, Barcelona, Bilbao, Cádiz, Madrid, Málaga, Murcia, San Sebastián, Santander, Sevilla, Valencia, Zaragoza.

viajar con perro en trenes RENFE

AVE y Larga Distancia

– Se permite su transporte siempre que no se opongan el resto de los clientes.

– El viajero que los lleve a su cargo se hace responsable de las molestias y daños que pueda ocasionar el animal.

– Deben ir con la documentación y en las condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad previstas en la legislación vigente. El transporte se limitará a pequeños animales de compañía, entendiendo como tales, perros, gatos, hurones y aves (no de corral), cuyo peso máximo no exceda de 10 Kg.

– Se admitirá como máximo un sólo animal por viajero, siempre dentro de una jaula, o elemento transportín u otro tipo de contenedor cerrado, cuyas dimensiones máximas no superen 60 x 35 x 35 cm., y que dispongan de algún dispositivo que permita contener y retirar los residuos.

– En trenes AVE existe la posibilidad que la jaula ocupe una plaza. En este caso, se aplicará la Tarifa General o de Ida / Vuelta en la clase que corresponda.

– En plazas acostadas sólo será posible el transporte en departamentos/cabinas completas (modalidad familiar).

– El transporte es gratuito cuando el viajero que los lleve a su cargo tenga un billete en clases Preferente sentada, Club, Business, cama Preferente, cama Gran Clase y Butaca Gran Confort.

– Para el resto de clases se establece un precio correspondiente al 25% del asiento de clase Turista según el trayecto y tipo de tren correspondientes.

Avant y Media Distancia

– Se admitirán para su transporte pequeños animales domésticos, siempre bajo la custodia del viajero que los lleve si no se oponen los otros viajeros o se producen molestias a los mismos, siendo responsable aquél de los danos que estos pudieran ocasionar. Los animales deberán ir, cuando proceda, con la guía de sanidad, en las condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad previstas en la legislación vigente.

– El transporte se limitará a pequeños animales, como perros, gatos, hurones y aves, cuyo peso máximo no exceda de 10 kg.

– El importe a abonar será el 25% del billete a Tarifa General del tren correspondiente en el que se efectúe el viaje, no pudiéndose acoger a otras tarifas o descuentos.

– Se admitirá como máximo un solo animal por viajero, siempre dentro de una jaula con dispositivo que permita contener y retirar los residuos. Las dimensiones de la jaula no deben superar 60x 35x 35 cm.

– Este transporte se podrá realizar en todos los trenes de Media Distancia, si bien, podrá limitarse en aquellos trenes con saturación de viajeros. Se podrá establecer máximos por tren y coche para este transporte. Este transporte no ocupará asiento ni podrá disponer de reserva de plaza. El precio será el establecido en la tarifa vigente.

– De acuerdo a la legislación vigente, los perros lazarillos podrán viajar en todos los trenes de forma gratuita.

viajar con perro en trenes Cercanías Renfe

En Cercanías

– Se admitirá para su transporte pequeños animales domésticos, siempre bajo la custodia del viajero que los lleve, si no se oponen los otros viajeros o se producen molestias a los mismos.

– No se emitirá billete ni se abonará cantidad alguna por su transporte.

– De acuerdo a la legislación vigente, los perros lazarillos podrán viajar en todos los trenes de forma gratuita.

– Cercanías podrá limitar su transporte a los trenes, horarios y estaciones que se autoricen en cada Núcleo.

Si consultamos por núcleos, en las ciudades citadas más arriba, no hay demasiados cambios en las normativas, que se sintetizan en:

– En los trenes de cercanías se pueden llevar animales de compañía, sin límite de peso, entendiendo como tales perros, gatos y aves.

– No es necesario llevar al perro dentro de una jaula o transportín cerrado.
– Los perros siempre deberán ir sujetos con correa y provistos de bozal.
– El propietario o acompañante del animal es el responsable de los daños que éste pueda ocasionar.
– No hay que pagar un coste adicional al billete o título de transporte del viajero.
– Siempre tiene que viajar en los trenes y en los horarios que Cercanías tiene marcado con el criterio de atención al cliente, evitando las horas punta.

En caso de viajar con perro en los trenes de Cercanías en Madrid, serían: por las mañanas: desde que se inicia el servicio hasta las 06:00 horas, de 09.00 a 13.30 horas. Por las tardes desde las 16.30 horas hasta las 18.00 y de 21.00 horas hasta que finaliza el servicio. En la Línea C – 9 no pueden viajar animales domésticos en época invernal.

En Cádiz, deberá elegir viajar a cualquier hora del día los sábados y festivos y de lunes a viernes de 10.00 a 13.30 horas y además de 20.00 horas hasta que finaliza el servicio. En Málaga puede viajar de lunes a viernes, por las mañanas, desde el inicio del servicio hasta las 09.00 horas y de 11.00 a 13.00 horas y por las tardes desde las 20.00 horas hasta que finaliza el servicio. Los sábados y festivos desde que se inicia el servicio hasta las 09.00 horas, de 11.00 a 13.00 horas y de 20.00 horas hasta que finaliza el servicio.

En Murcia y Alicante, puede viajar de lunes a viernes, por las mañanas, desde las 10.00 hasta las 12.00 horas y desde las 16.00 a las 18.00 horas. Por las tardes desde las 21.00 horas hasta que finaliza el servicio. Los sábados y festivos pueden viajar a cualquier hora del día. En Sevilla deberá elegir viajar de lunes a viernes, por las mañanas, desde las 10:00 h. hasta las 13:30 h. Por las tardes desde las 20:00 h. hasta que finaliza el servicio. En Valencia deberá ser de lunes a viernes, por las mañanas, desde que se inicia el servicio hasta las 13.00 horas. Por las tardes desde las 16.00 horas hasta que finaliza el servicio. Los sábados y festivos pueden viajar a cualquier hora del día.

En San Sebastián hay una cláusula contradictoria relativa a los horarios ya que puede leerse en la web dedicada a viajar con animales en Cercanías Renfe: «Renfe Cercanías podrá determinar la limitación o suspensión del transporte de animales de compañía en las fechas o periodos de horarios que en su caso se determine. El animal de compañía puede viajar cualquier día de la semana, a cualquier hora.» Esto es, salvo normativa ad-hoc para determinadas fechas en el calendario con interés turístico o especial afluencia de viajeros, no habría limitaciones horarias como, por ejemplo, ocurre en la comunidad de Madrid.

– Si las condiciones así lo aconsejaran, excepcionalmente, el interventor podrá no permitir el acceso de animales domésticos a ciertos trenes. Igualmente existe la cláusula que obliga a abandonar el vagón de tren en caso de quejas de los demás viajeros por la presencia del perro. No se puede ocupar un asiento adicional y es conveniente evitar los vagones más llenos de viajeros y quedarse en los asientos más desocupados o cerca de las puertas.

En los Rodalies de Catalunya, la normativa para viajar con perro en el tren puede leerse en la web incluida en el dominio de la Generalitat:

En todos los servicios de cercanía de Cataluña está permitido transportar pequeños animales domésticos gratuitamente, en el caso del servicio de cercanía, con el abono previo del 25% de la tarifa base si viaja en servicios regionales. Tienen que ir bajo la custodia de la persona usuaria que los lleve, si no se oponen las otras personas usuarias o se producen molestias a éstas, y será responsable el viajero o la viajera de los daños que los animales pudieran ocasionar, siempre que la ocupación de los trenes no haga modificar esta condición. Los perros tienen que llevar bozal y cadena y tienen que estar sujetados con una correa desde el momento en que se acceda a las dependencias ferroviarias. Los animales pequeños tienen que viajar dentro de cestos o jaulas, pero en ningún caso pueden ocupar asientos. Los perros considerados potencialmente peligrosos por la normativa vigente no podrán estar a cargo de menores de 16 años. La persona que los lleve tendrá que llevar la licencia y certificación acreditativa de inscripción en el registro municipal y la correa tendrá que ser, como máximo, de dos metros. En cualquier caso, se admitirá un único animal por persona usuaria. También se admite el transporte de perros guía de invidentes que pueden acompañar gratuitamente su titular.

Conclusiones

Si bien es posible viajar con perro en las redes ferroviarias de RENFE, hay todavía limitaciones importantes y ciertas cláusulas que, dependiendo del contexto, deberían ser flexibles o diferenciar ciertos casos. Las normativas más sensibles al transporte de animales se aplican en las redes de trenes de Cercanías, que tienen menos rigidez en las limitaciones.

– Sólo se puede llevar un animal por viajero, esto es, una persona que quiera llevar a varios perros para una urgencia y no disponga de vehículo privado no podría llegar en tren.

– Es necesario tener la documentación del animal, esto es, la cartilla veterinaria con las vacunas y desparasitaciones al día y si la persona que viaja con el perro no figura como propietario, un documento que le autorice temporalmente para su custodia, como los contratos de acogida.

– En medio, largo recorrido y alta velocidad el peso máximo que no puede superar el animal son 10 Kg. A efectos prácticos, que esto impide que viajen todos los perros que no sean de pequeño tamaño, ya que un perro mediano está entre 15-25 Kg.

Sólo es gratuito viajar con perro en los trenes de Cercanías, se aplican tarifas en medio, largo recorrido y alta velocidad para el transporte de animales domésticos, como hemos citado más arriba es generalmente un porcentaje de la tarifa en el billete del viajero.

– Afortunadamente queda la suficiente racionalidad para considerar que los perros guía están exentos de las limitaciones de peso y la cláusula que obligaría al viajero a abandonar el tren, ya que son considerados imprescindibles para que la persona invidente pueda desplazarse por la ciudad. Los perros lazarillo de personas ciegas podrán acompañar gratuitamente a su titular en todos los trenes de Grandes Líneas. RENFE aconseja el uso de cadena y bozal, los perros no ocuparán plaza y deberán ubicarse al lado de su dueño y cerca de las puertas de salida. No hay limitaciones de horarios, pueden realizar desplazamientos diurnos como nocturnos.

Según mi experiencia al observar perros que viajan en trenes de Cercanías Renfe, la normativa que más nos cuesta cumplir es el bozal. He visto a pocos perros con el bozal puesto, pese a ser obligatorio. Es cierto que puede ser contraproducente en perros tranquilos, pacíficos y de buen carácter en cualquier situación, ya que hace creer a los demás que la mejor explicación para poner un bozal a un perro es que el animal puede llegar a morder o tener reacciones violentas. Ni siquiera en los perros que llevan bozal durante los paseos cotidianos es siempre por este motivo, ya que algunas personas colocan el bozal para evitar que el perro tienda a comer cosas que encuentre en el suelo, incluyendo restos de comida o heces.

Se usan generalmente dos tipos de bozales: los de tela o tejido sintético como el nylon que se ajustan como una red y los que tienen una rejilla, de plástico o metálica. Los del segundo tipo tienen un precio más alto y son algo más aparatosos, pero permiten jadear y sacar la lengua con mayor facilidad al perro, que no se sentirá tan castigado. Se trata de que el perro lleve el bozal solamente durante los trayectos, al entrar en la estación de tren y sobre todo tenerlo colocado antes de subir al vagón para evitar cualquier suspicacia. Algunas personas no lo ponen si el perro está molesto pero lo llevan por si los vigilantes de seguridad les llaman la atención.

perro en trenes Cercanías Renfe
Nano, magnífico perro bretón viajando en un tren de Cercanías Renfe en Madrid.

Para evitar que el perro intente quitarse el bozal rascándose, es bueno intentar acostumbrarlo, entrenando durante ratos cortos, ya sea en los paseos cotidianos o en casa. Felicitando al perro pasados unos minutos por su paciencia, y como si se tratara del cumplimiento de una orden de llamada, espera o posición sentada, recompensar con un premio de comida. El bozal no debe ir completamente tenso, debe ser posible meter los dedos entre sus paredes y el hocico del perro, de modo que él pueda sacar la lengua.

perro en trenes Cercanías Renfe

perro en trenes Cercanías Renfe

En caso de quejas de algún viajero susceptible es preferible cambiar de vagón, sin abandonar el tren, evitando las discusiones. Si los vigilantes de seguridad nos llaman la atención es inteligente ser cordial al contestar, sólo en una ocasión vi a dos guardias obligar a un chico joven a bajarse del tren por no llevar a su perra con bozal por actuar de forma maleducada, mientras que un matrimonio de mediana edad recibió un reproche de los guardias por olvidarse el bozal pero no tuvieron que abandonar el tren. He llegado a hablar con guardias de seguridad que personalmente tienen que viajar con perro y comprenden las normativas, por lo que durante su jornada laboral tratan de ser flexibles salvo si les contestan de forma chulesca y despectiva, pero aplicando algo de psicología y mano izquierda en el trato no suelen forzar a ningún viajero con perro a abandonar el tren. En una ocasión un guardia de seguridad me dijo que tenían que revisar que se cumpliera el uso de bozal como el resto de normas, pero que entendía que realmente era razonable sólo en perros agresivos.

Viajar con perros al extranjero

Una tenencia responsable de animales domésticos implica un compromiso durante toda la vida del animal, por tanto si tenemos que viajar al extranjero conviviendo con un perro, debemos contemplar la posibilidad de dejarlo a cargo con personas de confianza, optar por una residencia o llevarlo con nosotros. Este tipo de viajes suele necesitar una tramitación aportando documentación específica, por lo que sería conveniente, preverlo con tiempo suficiente para evitar inconvenientes de última hora, 45 dias sería un tiempo prudente, aunque pueda parecer exagerado. Casi todos los países permiten la libre circulación de las mascotas más comunes, la condición es que éstas se encuentren en perfectas condiciones sanitarias y se cumpla la normativa específica de cada país de destino.

viajar con perros al extranjero

Requisitos internacionales para viajar con perros

Lo primero que necesitaremos conocer antes de viajar serán los requisitos solicitados por la aduana del propio país al que nos desplacemos. Lo recomendable sería una visita previa a la embajada o consulado donde nos asesoren detalladamente al respecto, para evitar desagradables sorpresas posteriores. En algunas clínicas veterinarias, sobretodo si es donde hemos acudido desde que comenzó nuestra relación con el perro y somos habituales, los propios profesionales veterinarios pueden ayudar con los trámites e informarnos.

viajar con perros pasaporte europeoLos animales domésticos pertenecientes a ciudadanos de la Unión Europea que deseen viajar con sus dueños deben disponer desde el 1 de octubre del año 2004 de su propio pasaporte para animales domésticos. La intención de la Comisión Europea a la hora de aprobar este reglamento es facilitar y regularizar los desplazamientos de mascotas como perros, gatos y hurones por las fronteras europeas. La Unión Europea establece las condiciones y los controles sanitarios aplicables a los desplazamientos internacionales de los animales de compañía con el objetivo, entre otros, de evitar la propagación de la rabia y otras enfermedades, por ello es una medida cuyos trámites son gestionados por profesionales veterinarios.

Estas normas abarcan, en particular, medidas de identificación y de vacunación de los animales y establecen listas de terceros países en los cuales la situación, en lo que respecta a la rabia, puede considerarse equivalente a la existente en determinados Estados miembros en función de la presencia y el control de la rabia dentro de su territorio. Existe una sanción para el propietario en caso de que su mascota no disponga del pasaporte europeo.

Los requisitos sanitarios para el desplazamiento de perros, gatos y hurones entre países de la Unión Europea y los geográficamente próximos (Andorra, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, San Marino, Suiza y Vaticano) suelen ser:

• Pasaporte para animales domésticos, al día en vacunación y desparasitación, sobretodo las renovaciones
• Identificación mediante microchip
• Vacuna contra la rabia

Cuando reservemos nuestro viaje también tenemos que prever que la compañía con la que viajemos, acepte a nuestra mascota. Como norma generalizada, nos pedirán acreditación sanitaria ya sea mediante el pasaporte para animales domésticos o bien mediante un certificado de buena salud expedido por un veterinario.

viajar con perros al extranjeroReglamento (CE) nº 998/2003 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de mayo del año 2003, por el que se aprueban las normas zoosanitarias aplicables a los desplazamientos de animales de compañía sin ánimo comercial, y se modifica la Directiva 92/65/CEE del Consejo.

Las administraciones europeas llegaron a este reglamento, consiguiendo así armonizar las diferentes legislaciones y controles de todos los Estados miembros, excepto Reino Unido, Noruega o Dinamarca, donde se han realizado cambios temporales hasta conseguir la completa adaptación a este nuevo sistema. El hecho de disponer de este certificado acredita que nuestra mascota ha pasado por una serie de controles rutinarios y que está en perfecto estado de salud. Antes de que se aplicara la nueva normativa, viajar con una mascota era muy complicado porque cada país tenía sus propias normas. Además, esto supone un gran avance en el intento de paliar la propagación de zoonosis u otras epidemias.

Los animales afectados por este Reglamento son los perros, los gatos y los hurones. Los animales que pertenezcan a las siguientes especies quedan sujetos a las normas nacionales: invertebrados (excepto abejas y crustáceos), peces tropicales decorativos, anfibios, reptiles, aves de todas las especies (excepto las aves de corral contempladas en las Directivas 90/539/CEE y 92/65/CEE ), así como los roedores y conejos domésticos. Los tratamientos que le han administrado al animal, al igual que su historial veterinario, queda reflejado en este documento para conseguir un seguimiento continuo de los cuidados y atenciones que recibe nuestra mascota.

El aspecto del pasaporte para mascotas es similar al de las personas, que consta de una cartilla de color azul donde vienen impresas las estrellas de los países miembros. Las lenguas en las que se expedita son el inglés y el idioma oficial del Estado miembro donde ha sido emitido.

En las primeras páginas del pasaporte de la mascota aparecen los datos del propietario: nombre y apellidos, DNI, domicilio, ciudad de residencia y país. Junto a este apartado, se incluye una foto del animal, acompañada por los datos identificadores de la mascota, donde se especificará el número de microchip, el nombre, la especie, el sexo, la raza, la edad y el tipo de manto del animal. Debe aparecer la reseña sanitaria que indique tanto los tratamientos antirrábicos como los antiparasitarios, además del resto de las vacunas.

Los datos que aparecen en el pasaporte de mascotas son:

Los datos del propietario: nombre y apellidos, DNI, domicilio, ciudad de residencia y país.

Foto del animal de compañia.

Datos identificadores de la mascota: número de microchip, el nombre, la especie, el sexo, la raza, la edad y el tipo de manto, descripción de las vacunas que ha recibido el animal.

Para evitar posibles falsificaciones en los pasaportes, el papel utilizado contiene unas cualidades específicas visibles con la luz ultravioleta. Así, cuando iluminamos el documento con esta luz, aparecen las estrellas de la Unión en color amarillo. Si estás dispuesto a viajar por el continente europeo acompañado de tu mascota, es imprescindible que conozcas el procedimiento.

Como conseguir el pasaporte para mascotas

El pasaporte para mascotas no es complicado de conseguir si consultamos en nuestra clinica veterinaria de confianza ya que debe ser cumplimentado por un veterinario perteneciente al Colegio Oficial de Veterinarios. Él es el que conoce los tratamientos que ha recibo nuestra mascota, completará de forma manuscrita todos los datos, junto con su firma y el sello de la clínica. El veterinario será el encargado de que los datos pasen a registrarse en el Registro de Identificación de Animales Domésticos (RIAD). Todos los datos anteriormente citados quedan en posesión de nuestro veterinario para que sea él quien complete la tramitación del documento, por ello, aunque no sepamos completamente la normativa del reglamento europeo, seguro que podemos confiar en que todo irá bien con nuestra clinica veterinaria.

Algunos países establecen sus propias condiciones que debemos conocer al planear el viaje. Así, deberemos informar a nuestro veterinario de nuestro país de destino para que él tome las medidas oportunas en cuanto a las vacunas requeridas. Por ejemplo, para viajar a paises como Reino Unido, Irlanda, Suecia y Malta existen requerimientos especiales (es necesario que los animales pasen el test de anticuerpos antirrábicos que debe hacerse hasta 30 días antes del viaje), así como para ingresar con animales en España desde otros países.

Una vez alcanzada la plena colaboración internacional, la apertura de fronteras para que viajemos con nuestra mascota será una realidad. Sin embargo, hay que mantenerse informado aunque los trámites se hayan cumplido porque la normativa puede cambiar. Le recomendamos que cuando tenga una duda sobre este tema se lo pregunte a su veterinario,y le informará sobre las novedades al respecto.

El viaje por medios terrestres, tren o autocar, suele ser bastante restrictivo. En tren, dependiendo del país, se aceptan animales pequeños (menos de 6 Kilos de peso) siempre que vayan en un transportín bien acondicionado. En autocar, sin embargo, es difícil encontrar una compañía internacional que permita desplazamientos con mascotas. No ocurre lo mismo con las compañías marítimas y aerolíneas donde, el acceso a animales domésticos, está permitido y normalizado.

El barco suele ofrecer varias alternativas donde alojar a los animales durante el trayecto:

• En bodega, en contenedores apropiadas o en el interior de nuestro coche
• En cubierta, junto a otros animales, en jaulas con compartimentos
• En cabina, con nosotros, en un contenedor apropiado

El avión es más limitado, nuestro animal podrá viajar en la bodega, como equipaje, o en la cabina con nosotros. Para viajar en cabina hay una serie de requisitos:

• Autorización previa por parte de la compañía ya que es habitual que exista una limitación en el número de animales admitidos. Nuestra petición podría ser denegada si ya hubieran otras reservas previas
• Animal pequeño, peso inferior a los 6 kilos
• Contenedor apropiado para la seguridad y el confort, tanto del animal como del resto de los pasajeros

También en ambos casos hay que prever el coste, por los animales hay que abonar la tarifa correspondiente. Ésta también irá en función de la compañía que utilicemos, por lo general las compañías marítimas son más económicas, podríamos encontrar alguna que incluso permita que nuestro animal de compañía viaje gratis. Respecto a las compañías aéreas, lo normal es que apliquen un precio por kilos lamentablemente como si fuesen parte del equipaje (precio por bulto, animal + trasportín).

Como excepción, se suele permitir que los perros guía de personas invidentes puedan viajar en cualquier medio de transporte y están exentos de cualquier pago, eso sí, han de ir equipados, con bozal, correa y collar.

Oscar, el perro trotamundos

Oscar es un perro afortunado y un peludín muy viajero, durante el año 2009 emprendió una ruta a través de los cinco continentes, recorriendo 29 países y posando para fotografías frente a algunos de los lugares más visitados del mundo en viajes turísticos, como Machu Picchu en Perú, la Gran Muralla en China, la Torre Eiffel en Francia y el Taj Mahal en India.

El perro fue rescatado y adoptado de un refugio canino en Sudáfrica por Joanne Lefson, residente en Johannesburgo, hace ya 5 años. En mayo del año 2009 decidieron emprender un largo viaje que resultase inspirador para millones de personas que conviven con perros y para quienes no se han decidido a salvar a alguno de los miles de perros que sobreviven como pueden en las calles. El viaje que ambos realizaron durante 6 meses costó un total de £250,000 que Joanne logró reunir vendiendo su casa y además pudo donar una buena parte repartida entre 50 asociaciones protectoras que se dedican a rescatar y buscar adoptantes para perros callejeros. La noticia publicada en Daily Mail es de un contraste notable en cuanto la ejemplaridad social no está en un privilegiado sino en la labor de las asociaciones protectoras de animales, sus voluntarios, las casas de acogida y el trabajo por evitar el abandono de animales.

Oscar, el perro viajero
Una ruta a través del desierto

Oscar, el perro viajero
Oscar junto a los Masai en Kenia

Oscar, el perro viajero
Oscar en Giza

Oscar, el perro viajero
Surcando el cielo en un girocóptero durante su paso por Costa Rica

Oscar, el perro viajero
Oscar en Machu Picchu, Perú

Oscar, el perro viajero
Oscar en Rio de Janeiro

Oscar, el perro viajero
Oscar en Hollywood

Oscar, el perro viajero
Oscar en Nueva York

Oscar, el perro viajero
Oscar en la Torre Eiffel

Oscar, el perro viajero
Oscar en la Torre de Pisa

Oscar, el perro viajero

Oscar, el perro viajero
Delante del Taj Mahal en Delhi

Oscar, el perro viajero
Un paseo en elefante por Nepal

Oscar, el perro viajero
Oscar y Joanne en Tailandia

Oscar, el perro viajero
Oscar en la Gran Muralla China

Oscar, el perro viajero
Oscar en Rusia, Moscú en la Plaza Roja delante de la Catedral de San Basilio

Lista completa de los países visitados por el privilegiado Oscar

Mayo

Sudáfrica
Botswana
Namibia
Zambia
Zimbabwe
Tanzania
Kenia
Egipto

Junio

Grecia
Turquia
Bulgaria
Rumania
Hungria
Croacia
Italia

Julio

Suiza
Francia
Rusia

Agosto

India

Septiembre

Tailandia

Octubre

Camboya
Malasia
China

Octubre/Noviembre

USA (California, New York, Arizona, Nevada, Texas, Utah and Florida)

Noviembre

Puerto Rico
Costa Rica
Peru

Noviembre/Diciembre

Argentina

Diciembre

Brasil

Noticia aparecida en DailyMail

Pet Airways, la primera aerolínea para mascotas del mundo

Para las personas que desean viajar en avión con su perro, sobretodo en vuelos internacionales donde otros medios de transportes retrasarían en muchas horas el viaje, generalmente sólo es posible ir en cabina controlando al animal en su transportín si el peso del perro es realmente ligero, habitualmente perritos de menos de 10 kilos de peso. En otro caso deben ir en bodega con otros animales o equipaje.

Pet Airways es la primera compañía aérea en el mundo sólo para mascotas. Para unos es una gran idea, para otros, una muestra de gastos superfluos en tiempos de crisis. Los animales que eligen Pet Airways ya no tienen que viajar en la zona de carga de las aeronaves, sino que lo pueden hacer en un avión especialmente acondicionado. Pero irán solos en transportines separados, pues sus dueños no pueden viajar con ellos.

La mayor parte de las aerolíneas permiten que un número limitado de mascotas permanezcan en la cabina; se estima que alrededor de un millón de animales vuelan cada año en Estados Unidos, por lo general viajan en la bodega del avión.

cabina interior avión transporte mascotasAhora pueden viajar alojados en una aeronave con capacidad de hasta 50 puestos. Los pasajeros de cuatro patas gozan de una serie de beneficios como paseos previos al despegue, controles de los asistentes de vuelo cada 15 minutos y hasta escalas en viajes largos. Para evitar enfrentamientos a miles de metro de altura, perros y gatos tienen sus propias zonas dentro del avión.

La cabina en el interior de un muy bien aprovechado avión Beech 1900 de Pet Airways tiene el aspecto de la imagen donde pueden observarse organizados todos los transportines de los animales. La compañía inicialmente operará a cinco ciudades de Estados Unidos: Nueva York, Washington DC, Chicago, Denver y Los Ángeles. El vuelo inaugural de esta aerolínea despegó desde un aeropuerto en Farmingdale, Nueva York.

Y los vuelos para los próximos dos meses ya están todos reservados. La compañía, que espera llegar a 25 ciudades en el futuro, utiliza aeropuertos secundarios donde ya acondicionó salas de espera para las mascotas, que harán escalas para ir al baño, comer y descansar. El costo por tramo es de 150 dólares americanos. Un precio que, de acuerdo a algunos dueños de mascotas, vale la pena.

James Gentiliani, de Nueva York, propietario del perro labrador Oso, asegura que «esto hace todo mucho más fácil. Se puede ver qué tan agradable es la gente. Tratan a los animales mejor de lo que me tratan a mí cuando vuelo».

El perro de Heather Donahue, Vito –un cruce de razas border collie y pastor australiano– estuvo en el vuelo inaugural.

«Para mí fue importante que mi perro Vito tuviera un vuelo cómodo. Él no es una maleta, es un amigo de la familia y parte de la familia. Fue realmente importante para nosotros que estuviera seguro y cómodo y que pudiera pasar las vacaciones con nosotros», aseguró Donahue.

cabina interior avión transporte mascotas

El presidente y CEO de la compañía Pet Airways, Dan Wiesel, argumentó la necesidad de la empresa ante el hecho de que las mascotas que viajan en avión son transportadas en la bodega y son tratadas como equipaje.

«La experiencia resulta aterradora para las mascotas y pudiera causarles graves daños físicos y emocionales, incluso la muerte», ha asegurado Wiesel, quien agrega que la mayoría de propietarios de animales de compañía no quiere someter a sus mascotas a esa vivencia, pero hasta el momento no habían tenido otra opción».

Una opción en la que los fundadores de Pet Airways han sabido detectar su oportunidad de negocio, ya que, con la promesa de que «su mascota estará segura y cómoda, en la cabina de vuelo, no en la de carga», se están dirigiendo a un mercado de más de 70 millones de gatos y perros que hasta el momento vuelan con sus propietarios en Estados Unidos cada año. Pet Airways ha comenzado operaciones utilizando por el momento modelos de aviones Beech 1900, con capacidad para 19 pasajeros, donde las mascotas vuelan en la cabina principal y no en carga, la cual está totalmente iluminada, con temperatura y humedad controlados y con un buen nivel de circulación de aire fresco, requerido por las mascotas, señala la nueva compañía que, según el tiempo, ofrecerá los servicios sanitarios, alimentación y agua, en caso necesario, durante las escalas.

Durante el vuelo, un cuidador de animales supervisa permanentemente a los singulares pasajeros, los cuales, a su llegada no son dejados en un almacén o en una rampa, sino que son entregados en un área especialmente habilitada como salón de mascotas directamente a sus dueños o a la persona autorizada por éstos para hacerse cargo.