Archivo de la etiqueta: veterinaria

Kabang, la perra heroica con el hocico desfigurado

La historia de Kabang es conocida en internet como la perra heroica sin hocico, ya que en diciembre del año 2011 perdió completamente la mandíbula superior y la nariz al intentar proteger a dos niñas, Dina Bunggal de 9 años y su prima Princess Diansing de 3 años, que paseaban juntas cuando al cruzar una carretera en Nuñez, Zamboanga, una motocicleta estuvo a punto de atropellarlas y la perra saltó frontalmente para interponerse, recibiendo el golpe. Tras el accidente traumático su rostro quedó desfigurado y puesto que se reconoció su acto de valentía los lugareños buscaron medios económicos para que tuviera asistencia veterinaria y se pudiera costear una cirugía reconstructiva. Kabang pertenece a los perros denominados askal, a partir de los vocablos del idioma tagalo «asong kalye», perros callejeros en Filipinas, de tamaño pequeño a mediano, no reconocidos como raza canina por los principales clubs de criadores, por lo que su cuidado depende del vínculo que las poblaciones locales tienen con estos perros y de sus recursos económicos.

Kabang, perra askal filipina

Rudy Bunggal, padre de una de las niñas, fue testigo del suceso junto a un lugareño llamado Jovito Urpiano, y acudió para auxiliar a la perra, que había sido criada por la familia, asegurando que había saltado para bloquear la moto y evitar el atropello. Debido al dolor que sentía, la perra salió corriendo y estuvo ausente dos semanas, por lo que la familia temió que hubiera fallecido. Sin embargo volvió a aparecer cerca de la tienda de dulces que regenta la humilde familia y los siguió a casa. Al buscar criterios para sanar a Kabang, la perrera recomendó que se eutanasiara pero la familia se negó. Recibieron apoyo de Tzu Chi Foundation y Animal Welfare Coalition of the Philippines, quienes lograron tratar con antibióticos a la perra para que no sufriera una infección. A través de la web Care for Kabang, la repercusión mediática aumentó enormemente, muchos internautas donaron, Kabang recibió patrocinios de empresas como Philippines Airlines, Pedigree o Pfizer, y se alcanzó la cifra de 20.000 USD el 14 de septiembre de 2012 para pagar una intervención quirúrgica y estancia hospitalaria. El viaje se realizó desde Makati el 8 de octubre del 2012 para trasladar a la perra al hospital veterinario de la universidad de California, Estados Unidos, UC Davis, de modo que fuera operada por Dr. Boaz Arzi y Dr. Frank Verstraete, especialistas en cirugía maxilofacial y dental.

Care for Kabang

La estancia hospitalaria estaba inicialmente prevista para un máximo de ocho semanas, pero cuando Kabang llegó a UC Davis se realizó un examen clínico y se diagnosticó que padecía un tumor y el denominado gusano del corazón. El tratamiento veterinario demoraría la cirugía reconstructiva del hocico para al menos tres meses después. Este fue el mensaje del día 12 de octubre de 2012 en su página en la red social facebook Care for Kabang:

Tests reveal that Kabang has heartworm and a tumor that need to be treated before her surgery. This could delay surgery for maybe 6 months. UC Davis issued this statement today after their press conference: http://vetmed.ucdavis.edu/vmth/small_animal/kabang/local-assets/pdfs/kabang.pdf

Kabang

Kabang

Kabang

Kabang

Entre octubre de noviembre de 2012, Kabang tuvo seis sesiones de quimioterapia, finalizando con éxito el tratamiento contra el tumor. En enero de 2013 estuvo lista para el tratamiento contra el gusano del corazón o filariosis canina, consistente en inyecciones del fármaco antihelmíntico Immiticide, con un antiinflamatorio previo para atenuar el dolor asociado, Carprofen. Entre cada sesión tenía que permanecer mensualmente aislada en un pequeño kondo donde descansaba.

Kabang
Kabang junto al monumento «Faithful Partner» construido en memoria de oficiales K-9 fallecidos. El bloque de granito sostiene una escultura de bronce del tamaño real de un perro pastor alemán como los adiestrados por la policía.

El 19 de enero el hospital veterinario UC Davis realizó un comunicado dada la falta de información y las extrañas expectativas de muchas personas que estaban siguiendo la historia de Kabang. Las cirugías estaban encaminadas a cerrar la zona mutilada del hocico reduciendo la herida hasta la fosa nasal, recrear el hocico regenerando la mandíbula superior sería como pedir a un médico que regenerara una extremidad amputada en un hombre. Tampoco es viable una prótesis, ni existe una tecnología tal como para que la prótesis conecte con los terminales del sistema nervioso en la boca, ni aguantaría un apéndice dada la fuerza que tienen los perros en las mandíbulas.

Kabang no quedó ciega ni tiene problemas de visión, tampoco quedó sin olfato, de hecho está ahora más expuesta a los estímulos sensoriales, tampoco tiene sequedad en la lengua, como han podido comprobar empíricamente quienes han recibido sus afectuosos lametones. Puede comer ella sola pese a no agarrar el alimento con la mandíbula superior, se alimenta más de comida húmeda que de pienso seco y se ayuda con las manos.

Para quienes comentaron que Kabang tendría mejor vida permaneciendo en un hogar de Estados Unidos con más recursos económicos, los veterinarios de la UC Davis contestaron que Kabang es una perra que tiene una familia en Filipinas que ha querido lo mejor para ella y con quienes regresará. El comunicado finaliza llamando la atención sobre las ventajas de la vida perruna, sin preocupaciones sobre el tratamiento a seguir, pasando de una actividad a otra: Kabang no se angustia al recibir quimioterapia o inyecciones contra la filariosis, se queda quieta y cuando termina la sesión salta para desplazarse por el refugio para descansar, comer, rastrear, jugar…

UC Davis ha declarado de forma reiterada que las cirugías consistirán en un tratamiento dental y el cierre de la herida que formaba un hundimiento en la cabeza de la perra. REGENERAR EL HOCICO DE KABANG NO ES POSIBLE. Debido a las informaciones tendenciosas en los medios de comunicación y por la negativa de la gente a leerse la trayectoria completa de su historia, UC Davis ha tenido que repetir esto una y otra vez. Es médicamente imposible que se pueda lograr una reconstrucción. Sería como si alguien hubiera perdido un brazo -u otra extremidad del cuerpo- y acudiera a su médico pidiendo que le regeneraran el brazo.

Más aún, un hocico protésico no es viable. Sería un apéndice inútil colgando de su cabeza. No existe una tecnología que conecte una prótesis veterinaria para perros con las terminaciones nerviosas para lograr que funcionara como un verdadero hocico. Incluso si dicha tecnología existiera, las mandíbulas de un perro son demasiado fuertes como para hacer operativa una prótesis. A la primera ocasión que intentara morder algo, la prótesis se caería, causando aún más daño que el que ya ha soportado.

Kabang no está ciega. Ve bastante bien. Afortunadamente, la herida desgarró su rostro justo por debajo de las cavidades oculares.

Kabang puede todavía oler. Alguien tiene olfato no por tener una nariz, sino por sus sensores olfativos. Los sensores olfativos de Kabang funcionan bien. De hecho, ella será capaz de olfatear aún mejor ahora que sus sensores están más expuestos y próximos a cualquier cosa que quiera husmear.

La lengua de Kabang no se reseca. En realidad, si alguna vez la sostuvieras en brazos, te llenaría de babas con sus afectuosos lametones.

Respecto a cómo hace para comer – se han publicado varios videos en la página de facebook, en el sitio web de UC Davis así como en otros sitios de internet donde la perra Kabang sale comiendo. Échales un vistazo.

Kabang tiene una familia que es legalmente titular, no es sólo su propiedad. La quieren y buscan lo mejor para ella. Y antes de que alguien vuelva a decir: «Bueno, pero lo mejor para ella sería quedarse en Estados Unidos con una familia que tenga más recursos económicos para cuidar de ella», ¡es absurdo argumentar eso! Ser menos privilegiado que otros no es un motivo para que te quiten a tu perro. UC Davis, Care For Kabang, el doctor Lim y todas las personas involucradas en el viaje de Kabang a Estados Unidos tienen la obligación legal de devolver a Kabang a su familia en Filipinas una vez que los procedimientos veterinarios se hayan completado. Nunca se consideró actuar de otra manera. Care For Kabang y Dr. Lim velarán porque reciba atención veterinaria y alimentación adecuada una vez que esté con su familia y pueda tener una larga, feliz y saludable vida.

Kabang no manifiesta padecimiento ni dolor. Ha vivido en este estado durante un año. Cualquier dolor que inicialmente padeciera hace tiempo que se atenuó.

Los humanos podríamos aprender un montón de Kabang. Una de nuestras mayores perdiciones, muchas veces, es que podemos pensar y razonar. Quizá demasiado. Ella desconoce que la quimioterapia podría deteriorarla, así que salta de la mesa cuando todo ha terminado y pasa el resto de su día como si no hubiera sucedido nada. Tampoco sabe que inyectar tóxicos para eliminar los gusanos que atacan al corazón -filariosis canina- podría ser letal también para ella, pero actúa como si no fuera gran cosas. Como humanos, damos demasiadas vueltas a la cabeza pensando sobre estas cosas, nos preocupamos en exceso, y nos compadecemos de nuestras circunstancias – todo ello probablemente empeora la situación. Kabang, en cambio, olvida instantes después lo acontecido y pasa a la siguiente cosa en su agenda del día, que habitualmente es comer, dormir, husmear o jugar. Es una de las perras más juguetonas y divertidas que hemos conocido nunca. Cualquiera que pase dos minutos de su tiempo con Kabang nunca pensaría en sacrificarla, poniendo fin a su vida. ¡Te robará el corazón al momento!

El día 5 de marzo de 2013 comenzó la cirugía maxilofacial, retiraron dos piezas premolares a Kabang, repararon el párpado inferior del ojo izquierdo y comenzaron con el cierre de la herida hasta la cavidad nasal, empleando tejidos de la cabeza. La intervención quirúrgica seria fue el 27 de marzo, con una duración de 5 horas, sin complicaciones ni en la recuperación tras la anestesia. Pasó sin embargo nueve días en la UCI durante el mes de abril pero se recuperó completamente en mayo de 2013. El día 31 de mayo se publicó una carta del padre de familia, donde agradecía el apoyo de los donantes y el buen trato en el hospital veterinario.

Carta agradecimiento Kabang

Soy Rudy Bunggal y quería dar las gracias desde lo más profundo de mi corazón a Ms. Karen (Kenngott – fundadora de Care For Kabang), Sir Rob (Warren – director de comunicaciones en UC Davis VMTH) y a todos los trabajadores y veterinarios de UC DAVIS que cuidaron de Kabang para recuperar su salud. Muchísimas gracias.

También a todos los donantes que ayudaron en la recaudación de fondos para costear el tratamiento médico de Kabang. Gracias a todos.

Rudy Bunggal

A continuación un vídeo sobre la historia de Kabang, durante su periplo para recuperar su salud tras el golpe que desfiguró su hocico:

El día 3 de junio Kabang recibió el alta hospitalaria definitiva y tras una sentida despedida en Downtown Davis partió el 6 de junio de 2013 en un vuelo para regresar a Filipinas con su familia y encontrarse con los lugareños. En la siguiente imagen se nota el cierre de la herida en torno a la nariz o fosa nasal:

Kabang

Kabang

Kabang no fue dada en adopción ni su titularidad fue transferida al doctor Anton Lim de Tzu Chi Foundation como se especuló en algunos medios de comunicación, sino que se realizó una autorización legal para que él tutelara a la perra durante su tratamiento veterinario, ya que Rudy Bunggal temía dejar a Kabang en manos de veterinarios que pudieran ser partidarios de eutanasiarla. Aquí tenéis fotografías de la intrépida perra askal de nuevo en Filipinas.

Kabang

Kabang

Kabang

Kabang

Kabang

Icono de los perros desfavorecidos, tiene ahora su nueva página en facebook: Kabang the Philippine Hero Dog. Regresó a Filipinas con tratamiento para protegerla un año más contra la filariosis canina, lo cual es una gran ayuda que no tienen los demás perros callejeros en zonas tropicales.

Trastornos del desarrollo neurológico en el cerebelo

Los perros, como otros mamíferos, pueden padecer trastornos del desarrollo en el sistema nervioso central, notablemente en el cerebelo, como la hipoplasia cerebelosa, la abiotrofia cerebelosa, o la hipomielinización. Las causas de algunas de estas enfermedades son infecciones víricas durante la gestación y malformaciones congénitas. El manual veterinario Merck, en su edición digital, ofrece un resumen de los trastornos neurológicos en el cerebelo de los perros, incluyendo las patologías congénitas y hereditarias.

La hipoplasia cerebelosa es más común en otros animales domésticos como los gatos, que pueden padecerla si la madre tuvo panleucopenia durante el embarazo o si fue víctima de envenenamiento, traumatismos o desnutrición severa. Sin embargo los perros también pueden padecerla, notablemente por el herpes virus canino, letal en cachorros recién nacidos. Se ha estudiado que los perros chow chow (song shi quan, en su nombre original chino trasliterado), los setters irlandeses y fox terriers cuando también padecen lisencefalia como enfermedad concomitante, son las razas caninas más propensas.

Samson, cachorro con hipoplasia cerebelosa, la falta de madurez del cerebelo al nacer provoca dificultades psicomotoras, sintetizadas en ataxia: descoordinación en los movimientos, falta de equilibrio, temblores, sobre todo en las extremidades posteriores, y caídas. Cuando están en reposo no tienen temblores, sólo cuando están en movimiento o tienen la intención de hacer algo. Si bien muchos cachorros pueden tener una buena infancia y alcanzar una longevidad como la de los ejemplares adultos sin trastorno neurológico, en casos donde se estime que hay otra enfermedad colateral que causa sufrimiento el perro puede ser eutanasiado; así ocurrió con Samson según puede leerse en los comentarios. La hipoplasia cerebelosa no va a más, no es degenerativa y por ello no hay que sacrificar a ningún animal que la padezca.

Cuando la hipoplasia cerebelosa se sitúa en el vermis o segmento que separa ambos hemisferios del cerebelo, y hay otras anomalías como la hidrocefalia y un ensanchamiento quístico del cuarto ventrículo, se produce el síndrome denominado Dandy-Walker. Aunque la incidencia de este síndrome es estadísticamente baja, se ha estudiado que los perros fox terrier de tamaño pequeño pueden tener predisposición.

La abiotrofia cerebelosa es una enfermedad neurológica autosómica, recesiva y monogénica, afecta también a otros mamíferos domésticos como gatos, caballos, vacas, ovejas y cerdos, no sólo a los perros. Se transmite de manera hereditaria cuando un descendiente recibe dos copias recesivas del alelo de sus progenitores, que pueden no padecer abiotrofia pero sí portar una copia recesiva, no expresada, en el genotipo. Al contrario que la hipoplasia cerebelosa, no se produce por malformaciones durante la gestación, sino tras el nacimiento de las crías, por la pérdida de neuronas Purkinje en la corteza cerebelosa, de manera gradual en las primeras semanas de vida.

Las manifestaciones son muy similares ya que el animal no tiene coordinación al desplazarse ni equilibrio, se pueden observar en cachorros de entre uno y cuatro meses de edad. La enfermedad no degenera pero tampoco se puede sanar, aunque es posible apoyar al animal para que se desplace con menos dificultad. La prevención es compleja pues se basa en evitar la copia del alelo al seleccionar los cruces durante la cría. Hay razas caninas con mayor predisposición a padecer abiotrofia cerebelosa como Kelpie australiano, Bretón, Gordon Setter, Schnauzer miniatura, Caniche miniatura, Collie de la frontera, Pointer, Airedale Terrier, Kerry Blue Terrier, entre otros. Los síntomas no se manifiestan a la misma edad en todas las razas ni en cada ejemplar, a partir del primer mes de vida ya hay signos clínicos en algunos cachorros, en otras razas a partir de los cuatro meses en adelante.

La hipomielinización es congénita, de carácter hereditario, está causada por la falta de mielina o la degeneración de la capa lípida que cubre los axones de las neuronas, una vaina aislante sobre la prolongación que transmite el impulso nervioso a otras células, produciendo alteraciones psicomotoras y visuales. Las razas caninas más afectadas son Springer Spaniel, Chow Chow, Samoyedo, Braco de Weimar, Boyero de Berna, y los síntomas se manifiestan entre las 3 y las 8 semanas de vida. Como en la hipoplasia y la abiotrofia cerebelosa, se observan temblores durante el movimiento, falta de masa muscular, debilidad en los miembros posteriores, mala coordinación, falta de reflejos y equilibrio.

El síndrome de la malformación caudal occipital y la siringomielia, quiste en la médula espinal, afecta particularmente a la raza canina Cavalier King Charles, entre los perros de pequeño tamaño. La malformación es comparable a la denominada Chiari en humanos, se caracteriza por una malformación congénita del hueso occipital en el cráneo, con una fosa caudal desplazada y una hernia cerebelosa a nivel del foramen magnum, el orificio en la base del cráneo donde se articula la columna vertebral y por donde pasa el fluido cerebroespinal generado en los ventrículos.

diagrama sistema nervioso perro

Las manifestaciones clínicas incluyen parestesia (sensación anormal de hormigueo, picores, entumecimiento muscular), ataxia (descoordinación en los movimientos), dolor en el cuello y debilidad muscular. Para la parestesia hay un tratamiento con el fármaco gabapentin (10 mg/kg, vía oral, dos veces al día), para regular la producción de fluido cerebroespinal se puede administrar un diurético como la furosemida. Para reparar la malformación en el cráneo hay una cirugía, denominada craniectomía descompresiva vía caudal occipital, aunque hay estadísticas de retorno de la dolencia en un 25% de casos.

Tratamiento de la leishmaniosis canina

El tratamiento de la leishmaniosis canina se basa en los antimoniales pentavalentes, por su acción parasiticida, junto con un antibiótico, que se administran por inyección subcutánea. Los antimonios empleados corresponden con los componentes químicos meglumina antiamoniato y estibogluconato sódico, que son principios activos de los fármacos Glucantime y Pentostam. Se ha probado que el primero tiene menos efectos adversos y los pacientes toleran mejor el tratamiento, además las inyecciones intravenosas en el caso del estibogluconato sódico tienen que ser más lentas y buscar diferentes venas para evitar dañar los vasos sanguíneos. Los efectos adversos más comunes son la cefalea, la pérdida de peso o delgadez excesiva y las náuseas. A estos fármacos se añade Milteforan, cuyo principio activo antiprotozoario es la milfefosina y se administra por vía oral.

Los antibióticos empleados en el tratamiento de la leishmaniosis canina son Anfotericina B, Pentamidina, Paromomicina. Se combinan en el tratamiento cuando la respuesta tras la administración del antimonial es insuficiente, con una dosis de aproximadamente 4-5 mg/kg cada 12 horas.

Alopurinol es un compuesto químico empleado como medicamento frente a la hiperuricemia, exceso de ácido úrico en plasma sanguíneo. Es un inhibidor enzimático, actúa controlando la velocidad a la que un determinado proceso químico ocurre en el cuerpo, lo que se produce por inhibición de xantinoxidasa, enzima que cataliza la oxidación de hipoxantina a xantina y de xantina a ácido úrico. El tratamiento con alopurinol logra una disminución de ácido úrico en plasma y en orina, contribuyendo a tratar enfermedades metabólicas y en órganos como los riñones. El alopurinol inhibe el crecimiento del cinetoplasto y su metabolito es incorporado al RNA del parásito, cooperando en su exterminación. También puede servir de coadyuvante al prolongar la acción farmacológica de otros medicamentos y así obtener efectos sinérgicos. La alteración renal más frecuente en la leishmaniosis canina es la glomerulonefritis. En los animales se manifiesta con proteinuria que puede derivar en un síndrome nefrótico y en algunas ocasiones finalizar en una insuficiencia renal. La dosis de alopurinol suele ser 10 mg/kg de peso cada 8 horas o también 15 mg/kg cada 12 horas, por vía oral, manteniendo el tratamiento por seis meses. A diferencia de los fármacos inyectables basados en las sales de antimonio los efectos secundarios del alopurinol sobre la salud del animal a largo plazo son mínimos.

El tratamiento de la leishmaniosis canina con mejores resultados es combinación de sales antimoniales, antimoniato de N-metilglucamina, fármaco Glucantime, de miltefosina, fármaco Milteforan, con alopurinol como coadyuvante. Las dosis aproximadas son 75-100 mg/kg de peso SID SC (una vez al día, por inyección subcutánea) de N-metilglucamina durante 4 semanas. El organismo lo elimina por vía renal a las 24 horas y queda un 20% en sangre, produciéndose efectos acumulativos a lo largo del tratamiento. También se puede dividir en 50 mg/kg BID SC, (dos veces al día, subcutáneo), o 2 mg/kg/SID PO (una vez al día, por vía oral) de miltefosina durante 28 días, junto con 10 mg/kg BID PO (dos veces al día, cada 12 horas aproximadamente, por vía oral) de alopurinol como coadyuvante durante al menos 6 meses.

glucantime

milteforan

Generalmente la administración de alopurinol se mantiene tras la recuperación del perro que padece leishmaniosis pero por sí solo su eficacia, como la de los antibióticos, es débil cuando la enfermedad está avanzada. De ahí que los tratamientos de choque se hagan con los antimoniales. En muchos perros se puede detener el tratamiento después de 12-18 meses. El veterinario debe indicar si se establece un descanso, se reinicia posteriormente o se modifican las dosis. Cuando se inicia el tratamiento de un perro enfermo de leishmaniosis canina, se realizan analíticas de sangre con control mensual. Posteriormente, se debe realizar un seguimiento cada seis meses que incluya un estudio clínico con bioquímica completa, hemograma, proteinograma y serología para dar un título de anticuerpos de leishmania.

medicamento alopurinol
Alopurinol 300 mg, fármaco Zyloric y su equivalente genérico.

medicamento alopurinol
Alopurinol 100 mg.

Durante la enfermedad, el sistema inmunitario se ve afectado por la infección parasitaria. En perros sanos el recuento de linfocitos es de 2300/uL con un 45% aproximadamente de células especializadas linfocito T CD4+, denominados colaboradores, frente a los linfocitos T CD8+, denominados citotóxicos. Durante la enfermedad el recuento se queda en un intervalo de 400-800/uL y de producirse inmunodeficiencia cae por debajo de 300. La inmunoterapia relacionada con el uso de interferon gamma para activar los macrófagos parasitados puede ayudar a recuperar el sistema inmunitario deprimido del animal.

Prevención de la leishmaniosis canina

El sentido común es la primera forma de prevención: no llevar a nuestro perro a zonas geográficas donde la leishmania es endémica o lugares con condiciones medioambientales favorables al flebótomo como las zonas de humedales, marismas, huertas, incluso si el perro porta medidas de protección como un collar antiparasitario o pipeta extendida días atrás. Es también imprudente ir a zonas de extrarradio o localidades rurales donde puede haber grupos de animales infectados que actúen como reservorios, que no siempre son otros perros del vecindario. Generalmente, en zonas urbanas con una salubridad media, bastará con tener una protección antiparasitaria como los collares con deltametrina o las pipetas, así como sprays con citronela, repelentes con N-Dietil-meta-toluamida, entre las estaciones de primavera y verano, teniendo especial prudencia entre verano y otoño, así como al inicio de la primavera, cuando el riesgo es mayor sobre todo tras días de lluvias y temperatura templada, evitando pasear con nuestro perro en las horas sin luz solar. No hay que fiarse de las fechas del calendario que indican los cambios estacionales en base a convenciones, sino fijarse con prudencia en las condiciones medioambientales de la zona donde nos encontramos. Muchos años el cambio de estación puede adelantarse con subidas repentinas de temperaturas cálidas tras un corto invierno, o darse condiciones circunstanciales que pueden favorecer a los flebótomos, como zonas de aguas estancadas en terrenos arenosos por alguna obra abandonada o desatención de parques periurbanos y zonas de alcantarillado.

vacuna leishmaniosis caninaLa primera vacuna antiparasitaria europea contra la leishmaniasis visceral canina, CaniLeish, desarrollada por Virbac, lleva disponible desde finales del año 2011 en muchas clínicas veterinarias. Se basa en un test previo para descartar la enfermedad y una primovacunación de tres inyecciones administradas en intervalos de tres semanas.

El recordatorio inmunitario es una vacunación anual para que el perro tenga una respuesta biológica más segura frente a la infección provocada por el parásito. Para aplicar la vacuna contra la leishmania el perro tiene que ser mayor de 6 meses y no estar enfermo de Leishmania (en perros tratados y que dan titulaciones negativas en detección de anticuerpos, se recomienda su aplicación), además de tener buen sistema inmunitario. La vacuna no es por tanto apta para cachorros, tampoco se puede aplicar en perras gestantes, y hay que recordar que en el periodo de vacunación no se garantiza que si le pica el flebótomo hembra, desarrolle leishmaniosis, por lo que se recomienda la vacunación en invierno, cuando las bajas temperaturas disuaden a muchos mosquitos y parásitos.

Esteve Veterinaria presentó Leisguard, fármaco para prevenir y tratar la leishmaniosis canina, en el II Simposio Esteve ‘Nuevo enfoque en el diagnóstico, tratamiento y prevención de la leishmaniosis canina’, en el XXIX Congreso Anual de AMVAC, VetMadrid 2012. Leisguard actúa sobre el sistema inmunitario del animal, potenciando su respuesta celular, lo que le permite combatir más eficazmente la infección. El principio activo de Leisguard es la domperidona, un derivado bencimidazólico antagonista de la dopamina que bloquea específicamente los receptores dopaminérgicos D2 a nivel periférico con actividad antiemética y procinética, sin efectos extrapiramidales y con un alto perfil de seguridad.

La domperidona bloquea la actividad inhibidora sobre la liberación de prolactina del lóbulo anterior de la hipófisis, que realiza la hormona y neurotransmisor conocida como dopamina, biosintetizada principalmente en el tejido nervioso de la médula de las glándulas suprarrenales, sin causar efectos secundarios como vómitos o dificultades digestivas, estimulando la inmunidad celular del animal. La domperidona ayuda a liberar la prolactina que tiene cada perro en su cerebro de forma natural. La prolactina actúa como inmunomodulador estimulando los tipos de glóbulos blancos del sistema inmunitario más eficaz en la lucha contra la leishmania, concretamente los linfocitos Th1, que son efectivos para eliminar al parásito mientras que los Th2 son menos eficaces.

domperidona
Domperidona en comprimidos de 10 mg, fármaco Motilium de laboratorios Esteve.

Leisguard es una suspensión oral que administrada en dosis de 1 mL por 10 kg de peso directamente en la boca o mezclada con el alimento durante 4 semanas consecutivas, protege al 80% de los perros sanos de desarrollar la enfermedad, siendo muy útil en caso de que el perro viaje a zonas endémicas con alta exposición a los mosquitos parasitarios, mientras que disminuye la gravedad de la infección, pudiendo llegar incluso a combatirla, en animales que ya padecen leishmaniosis. El precio del envase de jarabe de 60 mL está entre 13-15 euros.

leisguard domperidonaEl tratamiento a aplicar depende de la prevalencia de la enfermedad en la zona, si es inferior al 20% de perros afectados habrá que hacer una doble aplicación, la primera en los meses de mayo/junio para que el animal esté cubierto la época de mayor riesgo, y la segunda en los meses de septiembre/octubre para volver a activar el sistema inmune en caso de haberse contraído la enfermedad. En las zonas de prevalencia mayor al 20%, al ser la duración del tratamiento 4 meses, habrá que hacerlo 3 veces, que sería de la misma forma que en el otro caso pero intercalando en los meses de enero/febrero otro tratamiento. El tratamiento es efectivo a partir del quinto día de administración, es apto para cachorros, para animales sanos y enfermos y también en perras gestantes, a diferencia de la aplicación de la vacuna Canileish. Dentro de una valoración económica, la vacuna tiene menor coste para perros de tamaño mediano a grande, con un peso de más de 20 kilos, mientras Leisguard es más económico en perros de menos de 20 kilos de peso. Como efectos secundarios se dan la pseudo-gestación o embarazo psicológico en las hembras, leche en las mamas, aunque los porcentajes son muy bajos.

El descubrimiento del uso de la domperidona para prevenir o ayudar a tratar la leishmaniosis canina es mérito de Pablo Gómez Ochoa, Doctor en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza, departamento de patología animal, y que siendo estudiante descubrió de forma casual que su perra Molly, enferma de leishmania mejoró clínicamente tras dar a luz. Se doctoró con su tesis del año 2004 ‘Estudio de un nuevo tratamiento de la leishmaniosis canina. Valoración del efecto inmunomodulador de la domperidona.‘ que fue la base para que haya un producto como Leisguard en el mercado.

Ninguno de los fármacos para combatir la Leishmania es completamente infalible en su efectividad, ni la vacuna Canileish ni el jarabe Leisguard eximen del uso de repelentes de mosquitos, collares con deltametrina y pipetas antiparasitarios, que previenen que los flebótomos y otros parásitos pueden acercarse para picar al animal.

Viajar con perros al extranjero

Una tenencia responsable de animales domésticos implica un compromiso durante toda la vida del animal, por tanto si tenemos que viajar al extranjero conviviendo con un perro, debemos contemplar la posibilidad de dejarlo a cargo con personas de confianza, optar por una residencia o llevarlo con nosotros. Este tipo de viajes suele necesitar una tramitación aportando documentación específica, por lo que sería conveniente, preverlo con tiempo suficiente para evitar inconvenientes de última hora, 45 dias sería un tiempo prudente, aunque pueda parecer exagerado. Casi todos los países permiten la libre circulación de las mascotas más comunes, la condición es que éstas se encuentren en perfectas condiciones sanitarias y se cumpla la normativa específica de cada país de destino.

viajar con perros al extranjero

Requisitos internacionales para viajar con perros

Lo primero que necesitaremos conocer antes de viajar serán los requisitos solicitados por la aduana del propio país al que nos desplacemos. Lo recomendable sería una visita previa a la embajada o consulado donde nos asesoren detalladamente al respecto, para evitar desagradables sorpresas posteriores. En algunas clínicas veterinarias, sobretodo si es donde hemos acudido desde que comenzó nuestra relación con el perro y somos habituales, los propios profesionales veterinarios pueden ayudar con los trámites e informarnos.

viajar con perros pasaporte europeoLos animales domésticos pertenecientes a ciudadanos de la Unión Europea que deseen viajar con sus dueños deben disponer desde el 1 de octubre del año 2004 de su propio pasaporte para animales domésticos. La intención de la Comisión Europea a la hora de aprobar este reglamento es facilitar y regularizar los desplazamientos de mascotas como perros, gatos y hurones por las fronteras europeas. La Unión Europea establece las condiciones y los controles sanitarios aplicables a los desplazamientos internacionales de los animales de compañía con el objetivo, entre otros, de evitar la propagación de la rabia y otras enfermedades, por ello es una medida cuyos trámites son gestionados por profesionales veterinarios.

Estas normas abarcan, en particular, medidas de identificación y de vacunación de los animales y establecen listas de terceros países en los cuales la situación, en lo que respecta a la rabia, puede considerarse equivalente a la existente en determinados Estados miembros en función de la presencia y el control de la rabia dentro de su territorio. Existe una sanción para el propietario en caso de que su mascota no disponga del pasaporte europeo.

Los requisitos sanitarios para el desplazamiento de perros, gatos y hurones entre países de la Unión Europea y los geográficamente próximos (Andorra, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, San Marino, Suiza y Vaticano) suelen ser:

• Pasaporte para animales domésticos, al día en vacunación y desparasitación, sobretodo las renovaciones
• Identificación mediante microchip
• Vacuna contra la rabia

Cuando reservemos nuestro viaje también tenemos que prever que la compañía con la que viajemos, acepte a nuestra mascota. Como norma generalizada, nos pedirán acreditación sanitaria ya sea mediante el pasaporte para animales domésticos o bien mediante un certificado de buena salud expedido por un veterinario.

viajar con perros al extranjeroReglamento (CE) nº 998/2003 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de mayo del año 2003, por el que se aprueban las normas zoosanitarias aplicables a los desplazamientos de animales de compañía sin ánimo comercial, y se modifica la Directiva 92/65/CEE del Consejo.

Las administraciones europeas llegaron a este reglamento, consiguiendo así armonizar las diferentes legislaciones y controles de todos los Estados miembros, excepto Reino Unido, Noruega o Dinamarca, donde se han realizado cambios temporales hasta conseguir la completa adaptación a este nuevo sistema. El hecho de disponer de este certificado acredita que nuestra mascota ha pasado por una serie de controles rutinarios y que está en perfecto estado de salud. Antes de que se aplicara la nueva normativa, viajar con una mascota era muy complicado porque cada país tenía sus propias normas. Además, esto supone un gran avance en el intento de paliar la propagación de zoonosis u otras epidemias.

Los animales afectados por este Reglamento son los perros, los gatos y los hurones. Los animales que pertenezcan a las siguientes especies quedan sujetos a las normas nacionales: invertebrados (excepto abejas y crustáceos), peces tropicales decorativos, anfibios, reptiles, aves de todas las especies (excepto las aves de corral contempladas en las Directivas 90/539/CEE y 92/65/CEE ), así como los roedores y conejos domésticos. Los tratamientos que le han administrado al animal, al igual que su historial veterinario, queda reflejado en este documento para conseguir un seguimiento continuo de los cuidados y atenciones que recibe nuestra mascota.

El aspecto del pasaporte para mascotas es similar al de las personas, que consta de una cartilla de color azul donde vienen impresas las estrellas de los países miembros. Las lenguas en las que se expedita son el inglés y el idioma oficial del Estado miembro donde ha sido emitido.

En las primeras páginas del pasaporte de la mascota aparecen los datos del propietario: nombre y apellidos, DNI, domicilio, ciudad de residencia y país. Junto a este apartado, se incluye una foto del animal, acompañada por los datos identificadores de la mascota, donde se especificará el número de microchip, el nombre, la especie, el sexo, la raza, la edad y el tipo de manto del animal. Debe aparecer la reseña sanitaria que indique tanto los tratamientos antirrábicos como los antiparasitarios, además del resto de las vacunas.

Los datos que aparecen en el pasaporte de mascotas son:

Los datos del propietario: nombre y apellidos, DNI, domicilio, ciudad de residencia y país.

Foto del animal de compañia.

Datos identificadores de la mascota: número de microchip, el nombre, la especie, el sexo, la raza, la edad y el tipo de manto, descripción de las vacunas que ha recibido el animal.

Para evitar posibles falsificaciones en los pasaportes, el papel utilizado contiene unas cualidades específicas visibles con la luz ultravioleta. Así, cuando iluminamos el documento con esta luz, aparecen las estrellas de la Unión en color amarillo. Si estás dispuesto a viajar por el continente europeo acompañado de tu mascota, es imprescindible que conozcas el procedimiento.

Como conseguir el pasaporte para mascotas

El pasaporte para mascotas no es complicado de conseguir si consultamos en nuestra clinica veterinaria de confianza ya que debe ser cumplimentado por un veterinario perteneciente al Colegio Oficial de Veterinarios. Él es el que conoce los tratamientos que ha recibo nuestra mascota, completará de forma manuscrita todos los datos, junto con su firma y el sello de la clínica. El veterinario será el encargado de que los datos pasen a registrarse en el Registro de Identificación de Animales Domésticos (RIAD). Todos los datos anteriormente citados quedan en posesión de nuestro veterinario para que sea él quien complete la tramitación del documento, por ello, aunque no sepamos completamente la normativa del reglamento europeo, seguro que podemos confiar en que todo irá bien con nuestra clinica veterinaria.

Algunos países establecen sus propias condiciones que debemos conocer al planear el viaje. Así, deberemos informar a nuestro veterinario de nuestro país de destino para que él tome las medidas oportunas en cuanto a las vacunas requeridas. Por ejemplo, para viajar a paises como Reino Unido, Irlanda, Suecia y Malta existen requerimientos especiales (es necesario que los animales pasen el test de anticuerpos antirrábicos que debe hacerse hasta 30 días antes del viaje), así como para ingresar con animales en España desde otros países.

Una vez alcanzada la plena colaboración internacional, la apertura de fronteras para que viajemos con nuestra mascota será una realidad. Sin embargo, hay que mantenerse informado aunque los trámites se hayan cumplido porque la normativa puede cambiar. Le recomendamos que cuando tenga una duda sobre este tema se lo pregunte a su veterinario,y le informará sobre las novedades al respecto.

El viaje por medios terrestres, tren o autocar, suele ser bastante restrictivo. En tren, dependiendo del país, se aceptan animales pequeños (menos de 6 Kilos de peso) siempre que vayan en un transportín bien acondicionado. En autocar, sin embargo, es difícil encontrar una compañía internacional que permita desplazamientos con mascotas. No ocurre lo mismo con las compañías marítimas y aerolíneas donde, el acceso a animales domésticos, está permitido y normalizado.

El barco suele ofrecer varias alternativas donde alojar a los animales durante el trayecto:

• En bodega, en contenedores apropiadas o en el interior de nuestro coche
• En cubierta, junto a otros animales, en jaulas con compartimentos
• En cabina, con nosotros, en un contenedor apropiado

El avión es más limitado, nuestro animal podrá viajar en la bodega, como equipaje, o en la cabina con nosotros. Para viajar en cabina hay una serie de requisitos:

• Autorización previa por parte de la compañía ya que es habitual que exista una limitación en el número de animales admitidos. Nuestra petición podría ser denegada si ya hubieran otras reservas previas
• Animal pequeño, peso inferior a los 6 kilos
• Contenedor apropiado para la seguridad y el confort, tanto del animal como del resto de los pasajeros

También en ambos casos hay que prever el coste, por los animales hay que abonar la tarifa correspondiente. Ésta también irá en función de la compañía que utilicemos, por lo general las compañías marítimas son más económicas, podríamos encontrar alguna que incluso permita que nuestro animal de compañía viaje gratis. Respecto a las compañías aéreas, lo normal es que apliquen un precio por kilos lamentablemente como si fuesen parte del equipaje (precio por bulto, animal + trasportín).

Como excepción, se suele permitir que los perros guía de personas invidentes puedan viajar en cualquier medio de transporte y están exentos de cualquier pago, eso sí, han de ir equipados, con bozal, correa y collar.

Efectos de la esterilización en los perros

La esterilización de los perros domésticos suele tener como primer objetivo el evitar la superpoblación de perros en una zona y el abandono de camadas enteras de cachorros o de perros jovenes y adultos. Muchas veces hay dueños de perras que no están dispuestos a responsabilizarse de una camada tras un apareamiento no deseado y la gestación de la perra, por lo que abandonan a los cachorros a una muerte segura o los dejan en la calle tras el destete. En otros casos de abandono, algunos perros acaban en la calle debido a que fueron comprados como regalo de navidades, cumpleaños o algún otro motivo sin pensar en una tenencia responsable y son dejados en las calles cuando presentan problemas a la convivencia o los dueños se separan, van de vacaciones en algún viaje o se mudan de casa. En las asociaciones protectoras de animales que tienen refugio para mascotas, redes de casas de acogida y difunden animales en adopción, suelen poner como condición obligatoria al adoptante la esterilización del animal.

Existe unanimidad en considerar la castración como un medio efectivo para tratar problemas conductuales que pudieran estar relacionados con la reproducción como son el vagabundeo, la monta y la agresividad intraespecífica de los machos. Sin embargo, no existe unanimidad a la hora de determinar si la castración es efectiva o no en función del problema conductual. Concretamente, para los problemas de agresividad, muchos autores afirman que la castración o no sirve para nada o pudiera incluso agravarlos, mientras que otros opinan lo contrario. Teniendo en cuenta la falta de consenso y que no todos los perros tienen por qué responder de la misma manera, no estaría justificado realizar una castración quirúrgica de entrada, de tal forma que sería recomendable, antes de dar el paso irreversible de dicho acto, hacer una valoración empírica previa mediante la castración química o con inyecciones.

esterilización perrosCada vez es más frecuente que muchos dueños opten por castrar a su perro, siendo las hembras mucho más objetivo de la esterilización que los machos. Esto es debido, a que el principal fin de la castración es el de evitar la reproducción, conductas molestas que pudieran estar relacionadas con el patrón reproductivo o trastornos relacionados con los niveles de hormonas. En dichas situaciones, la castración ha demostrado ser una medida muy rentable y efectiva.

Sin embargo, cuando el objetivo de la castración es intervenir en patrones conductuales del perro, la cosa cambia, pues no existe unanimidad a la hora de demostrar en qué situaciones ésta es eficaz y en cuáles pudiera ser ineficaz o incluso contraproducente. Concretamente, en los problemas de agresividad, la castración del perro sólo ha demostrado ser verdaderamente eficaz en la agresividad intraespecífica intrasexual, es decir entre perros del mismo sexo (Hart y Eckstein, 1997), concretamente la castración disminuye la agresividad intraespecífica en el macho, mientras que en la hembra tiene un efecto contrario ya que la aumenta (Roll y Unshelm, 1997).

Las perras suelen tener su primer celo entre los seis y nueve meses de edad aunque este plazo aumenta en función del tamaño de la raza canina y del tiempo en el que alcanzan su crecimiento máximo antes de llegar a la edad adulta. Para las razas caninas de tamaño pequeño o las perras mestizas de pequeño tamaño, el celo llega antes aunque en casos de tamaños gigantes como el Gran Danés o el San Bernardo puede prolongarse más de los 10 meses de edad. El celo dura unas tres semanas, las descargas vaginales sanguinolentas son habituales en esta fase del ciclo, el flujo es más abundante al inicio del celo y más escaso y denso a medida que avanza. Los perros macho pueden oler a distancia a una perra que se encuentre en celo, por lo que si se desea evitar embarazos no deseados es necesario controlar a la perra al salir a pasear, teniendola a nuestro lado con correa, evitando los lugares frecuentados por muchos perros.

Algunos propietarios prefieren evitar riesgos de que la perra pueda quedarse preñada, y buscan interrumpir el ciclo reproductor de la hembra, que normalmente tendrá uno o dos celos anuales. Para impedir el celo de la hembra, se puede inyectar por un profesional veterinario un preparado hormonal de larga duración, que suele posponer el celo durante cinco meses, tras lo cual la hembra puede volver a entrar en celo y ser receptiva a los machos. Otra alternativa química menos agresiva, son los sprays que enmascaran el olor tipico emitido por las perras que atrae a los machos.

La esterilización de la perra es el método más habitual de control de natalidad asi como para evitar peligros derivados del celo o la aparición posible de enfermedades. La intervención que realizan en las clinicas veterinarias para estirilizar a la perra es la ovariohisterectomía, consiste en extirpar el útero y ambos ovarios. Tras la recuperación, la perra no volverá a tener la posibilidad de quedarse preñada ni tendrá el celo. Se estima que la esterilización también reduce el riesgo de contraer cáncer de mama, si se realiza la esterilización a edad temprana antes de la edad adulta tras el primer celo, se puede evitar también el riesgo de padecer diabetes mellitus, que está vinculada a los cambios hormonales de las hembras no esterilizadas. Las perras esterilizadas no pueden padecer piometra, pues se trata de una infección uterina. Una perra esterilizada no se escapará de casa para tratar de aparearse, reduciendo el riesgo de perderse, ser agredida o sufrir accidentes.

La esterilización en los machos es un tema de habitual polémica, hay detractores que incluso cuando no saben si van a utilizar a los machos para la reproducción, consideran que esterilizarlos cambia su personalidad y los vuelve obesos. Los partidarios de la esterilización, coinciden en que la prioridad es evitar la superpoblación que lleva a los abandonos de mascotas, incluso consideran que es beneficioso para la salud, además de no cambiar la personalidad ni el nivel de actividad del perro. La castración consiste en la extirpación quirurgica de ambos testículos, de forma que el macho quede definitivamente incapacitado, para producir el esperma y la testosterona, la intervención es con anestesia general. La castración en los perros reduce el riesgo de contraer enfermedades como los tumores en los testículos, los adenomas anales o la hiperplasia prostática benigna, un agrandamiento de la glándula prostática provocado por la testosterona, la hormona sexual masculina. Su hipertrofia puede provocar problemas de micción y deposición.

Se cree que la castración vuelve a los perros más tranquilos pero esto no siempre es asi, normalmente las costumbres indesables provocadas por el instinto sexual y las ganas de reproducirse se reducen notablemente, como el deseo de escaparse, de orinar marcando el territorio o la agresividad. Lo que no es seguro es que si el perro es castrado después de alcanzar la madurez y teniendo ya un patrón de sus costumbres territoriales, vaya a cambiar radicalmente por inhibir la producción hormonal.

Efectos de la castración en perros sobre conductas no relacionadas con la reproducción

Los efectos de la castración no son siempre inmediatos a pesar de que la concentración plasmática de andrógenos disminuye hasta valores prácticamente nulos casi inmediatamente después de la misma (Manteca, 1996). Esto es debido probablemente a que las proteínas sintetizadas en las células diana por inducción de los andrógenos tardan un tiempo en catabolizarse, de tal forma que el efecto androgénico se mantendría hasta que éstas desapareciesen (Manteca, 2002).

La castración de los machos como es de presuponer, debería de ser más eficaz en aquellas conductas que requieresen el efecto activador de los andrógenos. No obstante, hay mucha controversia a la hora de ponerse de acuerdo sobre los efectos y beneficios o perjuicios de la castración dependiendo del investigador como podemos observar a continuación:

1. En la población general de perros, se observa que los perros castrados muestran mayores problemas de agresión que los no castrados, tanto en machos como en hembras (Guy y col., 2001 a, b, c; Podsberg y Serpell, 1997), siendo el colectivo de hembras el más afectado (Podberscek y Serpell, 1996). Guy y col. observaron que en perros mayores de un año, teniendo en cuenta el sexo y el hecho de haber sido castrados con anterioridad, el orden decreciente en cuanto a la frecuencia de agresión (Guy y col, 2001a, c), la agresividad posesiva y la tendencia a gruñir (Guy y col, 2001c) era: a) Macho castrado b) Hembra castrada c) Macho entero d) Hembra entera. Teniendo en cuenta lo anterior, se observa que la castración actuaría como factor que favorecería la agresión en los machos y las hembras, concretamente Guy y col., (2001b) comprobaron que el aumento de la agresividad que se experimenta en el grupo de las hembras es proporcionalmente mayor que el que se experimenta en el de los machos.

2. El orden de agresividad por dominancia de mayor a menor es: macho entero, macho castrado, hembra castrada y hembra entera, de tal forma que la castración disminuiría la agresividad por dominancia en los machos y la aumentaría en las hembras (Pérez-Guisado y col., 2006).

3. El castrar al perro no se asocia a una mayor incidencia de problemas conductuales (Kobelt y col., 2003).

4. La castración en machos disminuye la agresividad por dominancia o los problemas de agresión y en hembras los aumenta (Blackshaw, 1991; Crowell-Davis, 1991; Wright, 1991).

5. Los machos castrados tienen una menor incidencia de agresiones frente al ser humano y una menor tendencia a pelearse con otros perro que los que son enteros (Overall y Lowe, 2001).

6. El perro entero reacciona con gruñido, ladrido y mordida con una mayor rapidez, intensidad y durante un mayor periodo de tiempo (Overall y Lowe, 2001).

7. Dentro de las hembras es más frecuente la agresividad por dominancia en las que fueron castradas antes del año de edad (O’Farrel y Peachey, 1990.; Polsky, 1996). Por este motivo Overall (1995) piensa que no sería recomendable castrar a las hembras antes del año de edad y que deberíamos de esperar que la perra tuviera al menos un ciclo estral.

8. La castración disminuye la agresividad intraespecífica en el macho y la aumenta en la hembra (Roll y Unshelm, 1997).

9. La castración disminuye la agresividad por miedo tanto en machos como hembras (Galac y Knol, 1996).

10. La castración reduce o elimina el marcaje territorial y la agresividad intrasexual en el 50-60% de los casos (Manteca, 1996 y 2002) y el vagabundeo en hasta el 90% de los casos (Manteca, 2002).

11. Sólo menos de 1/3 del total de perros con problemas de agresión establecidos mejoraron con la castración (Neilson y col., 1997).

12. La castración en machos reduce o suprime las conductas sexualmente dimórficas aunque no todos los machos responden igual, ya que influyen factores como son la edad del perro (en la agresividad por dominancia responden mejor los perros en los que el problema ya existía desde hacía al menos 5 o 6 años mientras que no respondían aquellos en los que el problema llevaba una media de 3 años) y la experiencia previa a la castración (Hart y Eckstein, 1997).

13. La agresión por dominancia apenas resulta afectada por la castración (supresión en el 20-30% de los casos) y la agresividad territorial no resultaba afectada (Hart y Eckstein, 1997).

14. La castración influye de forma negativa en primer lugar en la agresión frente a extraños, seguido por la ansiedad por separación y la agresión frente a los propietarios (Takeuchi y col., 2001).

15. La castración en hembras se asocia a un aumento en este tipo de problemas, es decir, agresión frente a extraños-propietarios y ansiedad por separación (Podberscek y Serpell, 1996). Según O’Farrell y Peachey (1990) en hembras castradas aparece una conducta indiscriminada a la hora de comer.

Efectos de la castración sobre conductas relacionadas con la reproducción

El problema conductual que más resulta afectado por la castración es el vagabundeo, que resulta suprimido en más del 90% de los perros, seguido en orden de frecuencia por la monta y la pelea intrasexual, con una supresión del 60-70% (Hart y Eckstein, 1997). Probablemente porque se trate de conductas asociadas a patrones reproductivos.

En el caso de las hembras, la conducta sexual desaparece de forma definitiva después de la castración (Manteca, 1996 y 2002). En los machos, por el contrario, los efectos de la castración son muy variables e incluso inexistentes ya que se ha observado que la castración en machos prepuberales no reduce significativamente la monta ni la respuesta sexual al estro de las perras, tampoco reduce la agresividad ni las peleas cuando compiten ya sea por jugueteshuesos o por perras en celo. Lo que si se afecta es la incapacidad de estos perros castrados en conseguir copular con la hembra (Le Boeuf, 1970). Otros autores sostienen que con la castración se reduce la monta (Overall, 2001).

Parte de esta variabilidad podría deberse a la experiencia previa del animal, de forma que los individuos que hubieran copulado repetidas veces antes de la castración seguirían manifestando conducta sexual después de la intervención en mayor medida que los animales sin experiencia sexual previa, aunque siempre en menor medida que cuando estaban sin castrar (Manteca, 1996 y 2002).

Conclusiones

La castración es un medio efectivo para tratar problemas conductuales que pudieran estar relacionados con la reproducción como son el vagabundeo, la monta y la agresividad intraespecífica de los machos. Teniendo en cuenta que no existe unanimidad a la hora de determinar si la castración es efectiva o no en función del problema conductual y que no todos los perros tienen por qué responder de la misma manera, se recomienda que antes de dar el paso irreversible de dicho acto, se consulte en una clinica veterinaria por una valoración empírica previa mediante la castración química o medicamentosa. Para este fin, en el macho se podría utilizar antiandrógenos esteroideos, como la ciproterona o el megestrol, o no esteroideos como la flutamida, nilutamida o bicalutamida. En el caso de la hembra se podría ensayar con progestágenos. En cualquier caso, lo que si es seguro es que la esterilización es el método habitual para controlar la natalidad y superpoblación de perros.