Archivo de la etiqueta: perros de caza

Taranta, galga de 6 años de edad rescatada en Toledo, busca un verdadero hogar

El pasado domingo 17 de febrero una mujer preguntó en las inmediaciones de Toledo, España, una dirección a un grupo de chicos para orientarse y se dio cuenta al hablar con el que atendió su pregunta que hacía señas a otro colega que estaba montando cuatro galgos en un coche, preguntó qué ocurría y recibió como contestación: «nada». Tras recibir indicaciones siguió su camino pero decidió volver de nuevo preocupada, por una corazonada sobre los perros. Llegó a tiempo. El grupo de chicos estaba colgando a una galga, que todavía respiraba, y discutiendo consiguió que se la dieran antes de ahorcarla.

La galga es una perra preciosa de pelo atigrado que se llama Taranta, tiene unos 6 años de edad y estaba destrozada: cicatrices por todo su cuerpo revelan lesiones pasadas en una perra que ha pasado buena parte de su vida anterior metida en una jaula dentro de un establo. No caza, según las informaciones dadas por la colaboradora a la asociación protectora Mirada Animal Toledo, que ahora tutela a Taranta, sólo la han utilizado para la cría, su última camada, hace un mes, murió de hambre. Ella está tan explotada que ya no tiene leche y tiene las mamas tumoradas. Taranta estaba famélica, invadida de garrapatas, con quistes mamarios, comida por las lombrices, parásitos que expulsaba la pobre en las heces. En los primeros días no comía ni bebía si alguien estaba demasiado cerca; temblaba si intentaban tocarla desde arriba.

A los pocos días de ser recogida tuvo que ser operada de urgencias debido a que se le diagnosticó piometra tras observar que sangraba por la vulva. Afortunadamente todo salió bien y pasado el día 20 de febrero se encuentra en su casa de acogida recuperándose y aprendiendo que la vida no es el infierno en el que ella ha estado durante todo este tiempo… Se entregará a una persona responsable que la quiera en su hogar durante toda la vida con contrato de adopción, pre/post seguimiento, vacunada, identificada con microchip y esterilizada.

adoptar perra galga

adoptar perra galga

adoptar perra galga

adoptar perra galga

Contacto

Email: mirada.animal.toledo@gmail.com
Ficha de Taranta en la web de la asociación protectora Mirada Animal Toledo. Si navegas un poco verás a muchos otros peludos buscando también una oportunidad de tener un hogar definitivo.

Nata, perra Drahthaar joven busca un hogar, tutelada por Mirada Animal Toledo

Nata es una perrita cruce de la raza alemana Drahthaar o braco de pelo duro, que necesita acogida y adopción en las provincias españolas de Toledo, Madrid o alrededores. Aún es bastante joven, tiene entre 1 y 2 años de edad aproximadamente, le quedan más de diez años por delante. Es una perra de tamaño mediano y se adapta a vivir en un apartamento perfectamente. De carácter se muestra sumisa, educada, cariñosa y activa durante los paseos, le encanta jugar, hacer ejercicio y es muy sociable con otros perritos. Se nota que está falta de cariño, porque no para de pedir mimos a las personas que la cuidan, busca abrazos y caricias en su estupendo pelo negro. No se lleva bien con los gatos porque la han utilizado para cazar, los sigue viendo como presas y no como otros animales de compañía.

adoptar perra drahthaar

adoptar perra drahthaar

adoptar perra drahthaar

Nata se merece encontrar una familia definitiva que la quiera durante el resto de su vida como compañía y no la utilice para cazar. Se entregará con contrato de adopción, pre y post seguimiento. Desparasitada, vacunada, con el chip de identificación y esterilizada.

adoptar perra drahthaar

adoptar perra drahthaar

adoptar perra drahthaar

adoptar perra drahthaar

Ficha de Nata en la web de Mirada Animal Toledo. Además hay muchos otros animales, adultos y cachorros, buscando la oportunidad de tener un hogar para el resto de sus vidas.

Shakira, perrita de 10 meses cruce de podenco, en adopción en Sevilla, España

Shakira es una perra que fue sacada de la calle en Sevilla cuando la estaban dando patadas. Es cruce de podenco, tiene aproximadamente 10 meses de edad y es de tamaño pequeño, pesa 10 Kg. Se cree que era utilizada para la caza y fue abandonada por una lesión en una pata. Tras recuperarse es una perra completamente sana, es sociable, obediente, cariñosa con niños y con otros perros. Se encuentra en acogida en San José de la Rinconada, localidad de la provincia española de Sevilla, mientras se difunde para encontrar un hogar definitivo para ella, que la quiera toda la vida. Lleva en acogida desde finales de enero de 2013, cuando fue rescatada, pero la mujer que la encontró tiene a otra perra, de carácter dominante, que se lo hace pasar mal a Shakira por lo que es importante que tenga un hogar donde pueda convivir sin miedo. Es una perra de compañía, podenca de casa y no de caza.

adoptar perra podenca

adoptar perra podenca

adoptar perra podenca

adoptar perra podenca

adoptar perra podenca

adoptar perra podenca

adoptar perra podenca

Contacto

Email: lascon@telefonica.net
Facebook: evento para encontrar un hogar a la podenca Shakira.

María José Lemos Merchan, la mujer que está buscando un hogar a Shakira y la tiene en acogida, dejó en el evento en la red social facebook un texto de Antonio Clement:

Perrillo de la calle, donde quiera que estés, sufro al pensar cuanta penuria y dolor te habrías evitado si tuvieras el calor de un hogar, te veo bajo la lluvia, flaco y con la cabeza abajo, tu mirada triste y tu lento caminar hoy me arranca algunas lágrimas. Pero aunque tu alma noble nunca pudo entregar el amor que llenaba cada fibra de tu ser, serás recibido en el cielo donde no hay indiferencia del hombre, y ladrarás feliz. ¡Te amo perrillo!

La triste vida de los perros de rehala

La pasada semana se publicó un artículo de Carlos de Hita, en El sonido de la naturaleza, acerca de los perros de caza, tras una jornada de montería en Sierra Morena. Carlos de Hita es técnico de sonido de la naturaleza, durante su trayectoria profesional ha registrado un amplio archivo sonoro de las voces de la fauna espanola pero también africana, asiática y amazónica; una colección con archivos de audio de actividades tradicionales, así como de los principales paisajes sonoros ibéricos y canarios. Podéis leer el artículo completo en El sonido de la naturaleza, el texto a continuación es un extracto:

Pertenecen a una de las rehalas que participaron en una montería en Sierra Morena el pasado domingo, día 7, para poner punto final por esa zona a la temporada de caza. Son podencos; pasan la mayor parte de sus vidas encerrados en cercados, en grandes jaulones en los que las peleas a dentelladas son comunes. Las calvas y cicatrices de sus caras denotan la violencia en que transcurre su perra existencia. Cuando salgan de la jaula en que están encerrados batirán con furia el monte, levantando y persiguiendo a sus presas, jabalíes y ciervos, que huirán despavoridas ante ellos. Y sin embargo, en la expresión de cada uno de estos desgraciados quedan todavía restos de ese fondo noble, la mirada franca y profunda de cualquier perro. No se puede uno acercar al mundo de la caza con sentimentalismos. Pero es difícil no sentir pena por el cruel destino que ha marcado la existencia de estos animales.

perros de rehala

La caza de montería es una práctica de caza mayor tradicional, en la cual se usan jaurías de perros fieros, entrenados para la caza en grupos que se denominan rehalas. En esta modalidad de caza mayor se abaten generalmente jabalíes y venados, aunque también otras especies como el gamo y el muflón. La organización más habitual es la disposición de una serie de armadas, líneas de tiro donde están puestos con cazadores, que rodean y cubren el terreno.

perros de rehalaDesde un extremo se procede a la suelta de las rehalas que, conducidas por sus respectivos perreros, batirán el monte en diversas direcciones con el objeto último de que las piezas de caza en su huida traten de atravesar las líneas de monteros o sean avistadas por estos.

Este tipo de caza se practicaba desde la antigüedad, como Odiseo en el monte Parnaso, donde el colmillo de un jabalí le dejó una singular cicatriz en la pierna por la cual sería reconocido en su nostos cuando Euriclea lava los pies del extranjero, pese a tener el camuflaje de un anciano mendicante en su regreso al palacio de Ítaca para pasar desapercibido ante los criminales pretendientes de Penélope. La caza de montería se mantuvo como práctica tradicional llevada a cabo por los reyes en la Edad Media. En el Libro de la montería del rey Alfonso XI, escrito entorno al año 1345, siglo XIV, se contiene una documentada recopilación de los procedimientos de caza mayor (venado, jabalí, oso) al uso y un censo, especialmente descriptivo, de montes y manchas, zonas de varias hectáreas en fincas de terratenientes. El libro tiene muchas páginas que hoy en día se consideran como un tratado de cinofilia, ya que una buena parte de su contenido se dedica a la cría, cuidados y consejos veterinarios para los perros empleados en la caza.

antigua caza de monteríaEn la época del Libro de la montería, entre el final de la Baja Edad Media y el inicio del Renacimiento, los perros empleados en esta forma de caza se clasificaban en tres categorías:

  • Canes de levantar
  • Canes de correr
  • Canes de tomar

A cada función atribuye el citado libro diferentes razas de perros. Así reconoce como canes de levantar a sabuesos, podencos y lebreros, cuya tarea es descubrir presas y hacer salir corriendo a los animales escondidos, como conejos, liebres, perdices, jabalíes y venados. Si bien el ideal es el perro que realiza ambas funciones, levantar y correr. El Libro de la montería aconseja el adiestramiento idóneo para conseguir estas virtudes en los canes, «Et faciéndolo desta guisa, podrán facer buenos también de levantar, como de correr.»

representación caza de montería 1412

Los perros de levantar son los actuales perros de rastreo que localizan las piezas en sus encames y las obligan a huir hacia donde los mismos perros, acompañados de otros de pies ligeros (punteros), las persiguen llevándolas hasta las líneas donde se disponen los cazadores todo ello en medio de un constante latir al rastro o a la vista del animal perseguido. También se observa un diferente despliegue de los perros que más allá de detectar por su olfato, realizar la muestra al cazador o perseguir a las presas puedan atacar directamente al animal perseguido en la serranía. Así una parte de los alanos se colocaba fuera del monte esperando a los animales perseguidos y cansados por el resto de la rehala. Asimismo se utilizaban perros «de renovar» o de refresco que se soltaban cuando los que ya habían corrido daban muestras de cansancio o se paraban exhaustos.

perros de rehala durante la batidaEn España, existen gran cantidad de agrupaciones o asociaciones de rehalas y cotos de caza que permiten la montería de forma deportiva y como entretenimiento en entornos rurales. En Argentina, el Dogo Argentino, la única raza canina generada en el país, portentoso perro de presa, fue pensada para la Montería Criolla, la versión local con caza mayor que tiene como objetivos la caza de especies nativas como el casi extinto yaguareté, el perseguido puma, y el pecarí de collar, así como la gran cantidad de especies exóticas importadas y liberadas en los montes para fomentar la práctica de la caza al estilo europeo, como el jabalí, el ciervo colorado y otros tipos de cérvidos, que por otro lado tienen impacto negativo en los ecosistemas no preparados para convivir con estos animales que forman parte de la fauna ibérica y mediterránea.

Muchos cazadores monteros salen en defensa de este tipo de caza justificándola por la existencia del jabalí europeo en sus campos, cuando estos fueron introducidos deliberadamente en los montes argentinos sin ser especie autóctona, poniendo en riesgo el ecosistema, con la finalidad de tener piezas de caza mayor para poder desarrollar esta práctica ociosa de dudosa legitimidad, algo que convierte sus argumentos en falaces y paradójicos.

Los perros de caza

El entrenamiento de los perros en la lucha cuerpo a cuerpo, muchas veces se lleva a cabo de manera cruenta e ilegal en las llamadas pruebas de campo. Generalmente se introduce al perro en una jaula donde se encuentra un puma o un jabalí en cautiverio, atados o sujetos con correas entre barrotes, para potenciar la agresividad y violencia de los animales que se encuentran en una situación de amenaza luchando a vida o muerte para un público que vulnera con dolo recalcitrante las leyes contra la crueldad animal para su entretenimiento.

perros de rehala

Durante las rehalas no es rara la pérdida de perros en las batidas de caza producto de la desesperada defensa de sus presas, animales heridos en el monte que viendo que van a perder la vida, se defienden con mayor intensidad de los perros, no siendo rara la muerte de éstos, o el quedar gravemente heridos. Los cazadores de montería generalmente son duchos en la sutura de sus canes en el medio del campo, siendo el hilo y la aguja parte indispensable de su equipo, aunque ningún veterinario íntegro, con sentido común y conciencia moral, aprobaría estas medidas. Los cazadores que recuperan a perros heridos o que no son ya útiles para las batidas de caza en el monte, pueden en muchos casos deshacerse de ellos, abandonándolos o entregándolos en perreras, donde muchos son sacrificados.

perros de rehala en remolque

Según la clasificación de la FCI, seis de sus diez grupos corresponden exclusivamente a perros de caza, en sus distintas modalidades y dentro del grupo V también encontramos razas que son usadas en la caza. Así encontramos perros sabuesos, lebreles, terriers, perros de muestra, perros cobradores, perros de agua, perros levantadores o Spaniels, perros nórdicos de caza; también se encuentran gran cantidad de perros mestizos, sin raza y perros podencos en las rehalas.

Sabueso

Los sabuesos son perros con una gran capacidad olfativa, de gran variedad de tamaño y colores, suelen cazar en grupo, llamados rehalas o jaurías. Tras encontrar el rastro de la presa empiezan a perseguirla mientras van latiendo, es decir, ladrando; para avisar a los cazadores de su paradero, cuando consiguen alcanzar a la presa pueden llegar a matarla. La FCI creó para estos perros el Grupo VI.

Lebrel

Los lebreles son perros adaptados para la carrera, localizan a sus presas mediante la vista y tras una rápida persecución la alcanzan y matan. Están incluidos en el Grupo X de la FCI.

Terrier

Los terrier son razas originarias del Reino Unido en su mayoría. Poseen un carácter muy vivo y audaz. Han sido utilizados para la caza de alimañas en su propia madriguera. Las razas que pertenecen a este tipo están incluidas en el Grupo III.

Perro de muestra

Los perros de muestra son perros utilizados en la caza y que tienen la particularidad de que al localizar la presa se quedan quietos, señalando al cazador donde está la caza. Están incluido en el Grupo VII. Seguramente son los perros de caza más utilizados, ya que tienen más diversidad de especies para cazar.

Perro rastreador

Estos perros se dedican a buscar el rastro de los animales de tierra, como el conejo, estos perros tienen la nariz pegada al suelo buscando su presa, pueden olfatear también aves que pasen algún tiempo al suelo, como la codorniz. Estos perros, son capaces de coger el rastro de un conejo o liebre pasadas unas horas en que el animal pasó por el rastro del perro. El beagle es un claro ejemplo de perro rastreador por su buen olfato.

Perro cobrador

Su característica principal, es que van a buscar las presas caídas al suelo que los cazadores no hayan podido recoger, o simplemente los perros cobradores buscan las presas muertas se hayan caído al agua y que los cazadores no sepan encontrar y recuperar la pieza.

Hay muchas razas de perros cobradores, aunque estamos acostumbrados a verlos como animales de compañía, muchos de ellos labradores, pero los cazadores los entrenan para este tipo de actividad.

Perro levantador o Spaniel

Estos tipos de perros, lo que hacen es, hacer salir el animal de caza fuera de su escondite, para que el cazador lo pueda ver o para hacerlos correr hacia las líneas de tiro donde están situados cazadores.

Perro de agua

Estos perros no tienen miedo al agua, además tienen un tipo de pelaje con doble capa que los protege haciéndolos casi impermeables, son muy utilizados en la caza del pato y otras aves de agua.

Airedale Terrier

La raza canina Airedale Terrier es británica, originaria del condado de York, en Inglaterra. Es el perro terrier más grande, también conocido como Bingley Terrier por la localidad comercial de Bingley, dentro de Bradford, en West Yorkshire, situada sobre el río Aire y el canal construido por las ciudades de Leeds y Liverpool. También como Waterside Terrier, porque muchos cazadores lo utilizaron para cazar metiéndose al agua en los valles de los ríos Wharfe, Calder y Aire. Se considera que esta raza desciende del Otterhound, un perro con un manto largo y denso, más eficiente para resistir el agua donde cazaba nutrias, mientras que mantiene el patrón de color de otros perros terrier, con el pelo del lomo y el cuello oscuro y el resto de color rubio. Airedale Terrier es una raza contemporánea, criada desde la segunda mitad del siglo XIX, mantiene los rasgos de perros terrier de Gales. En Reino Unido ha desempeñado tareas de apoyo policial, pese a la preferencia generalizada por los perros pastores. Fuera de los entornos anglosajones la raza Airedale es confundida con un Foxterrier de gran tamaño, con el patrón de color en el pelaje de un perro Yorkshire.

Historia de la raza canina Airedale Terrier

Airedale TerrierEn la segunda mitad del siglo XIX, la clase trabajadora en West Riding of Yorkshire, cruzó perros de una veterana raza terrier de Gales con pelo duro denominada Black and Tan Terrier, posteriormente reconocida como Welsh Terrier, con perros de la raza de caza Otterhound, dando nacimiento a perros con un rudimentario aspecto del Airedale. Se cree que durante los cruces experimentales se emplearon también perros de razas ya desaparecidas o no reconocidas por ningún club canino, como el antiguo bulldog inglés o los perros bull and terrier ingleses. Algunos cinologistas británicos consideran que también hay cruces con perros Griffon Vendéen y la raza de caza Irish Wolfhound.

No fue hasta el año 1886, cuando Kennel Club of England reconoció a los perros descendientes de estos cruces como una raza canina nueva denominada Airedale Terrier. En el año 1864 ya habían participado en un campeonato de perros patrocinado por Airedale Agricultural Society, clasificados como Rough Coated, Bingley y Waterside Terrier, hasta que en 1879 los entusiastas de la raza decidieron que el nombre sería Airedale Terrier. La raza canina Airedale Terrier fue reconocida por American Kennel Club en el año 1888, por United Kennel Club en el año 1914. Airedale Terrier Club of America (ATCA), fundado en el año 1900, es la organización de referencia para esta raza canina y los portavoces oficiales junto con American Kennel Club (AKC).

Los cazadores ingleses de clase acomodada iban acompañados por un grupo de perros de caza y varios terriers, a menudo con ambos a la vez. Los perros de caza realizaban el rastreo, la muestra e iniciaban la persecución mientras los perros terrier atacaban revolcándose en el suelo con la presa o la acosaban si se introducía dentro de la madriguera. Para el hombre de economía media, el terrier era el perro elegido para la actividad de la caza. Los perros terrier empleados eran suficientemente pesados para hacer un placaje a pequeños roedores y atacar presas cuerpo a cuerpo contra el suelo, pero a la vez no debían ser demasiado grandes de modo que pudieran asomarse en las madrigueras. Por tanto, eran perros aguerridos, puro nervio, con un carácter bizarro para su tamaño.

Airedale TerrierDurante la segunda mitad del siglo diecinueve se realizaban con regularidad eventos de caza siguiendo el curso del río Aire, donde perros terrier de tamaño mediano perseguían a las grandes ratas que habitaban las riberas, atacando también a otros roedores, lagomorfos. Los cazadores juzgaban a cada perro terrier por su habilidad para encontrar en primer lugar una entrada en la tierra hacia una galería que diera a una madriguera subterránea habitada. Posteriormente soltaban a un hurón en el interior de modo que acosara a las presas y las hiciera salir hacia la orilla.

Entonces se juzgaba la capacidad del perro terrier para perseguir y matar a la presa, incluso si el animal intentaba escapar despavorido a través del agua. Cuando estos eventos se hicieron más populares, aumentó la demanda de los cazadores por un perro que fuera sobresaliente en esta actividad, por lo que comenzaron los cruces entre los perros Black-and-Tan Terrier, otras razas terrier populares entonces y el perro de raza Otter Hound. Gradualmente los descendientes de aquellos cruces dieron lugar al perro que décadas más tarde sería reconocido como la raza canina Airedale Terrier.

Estos perros ya eran bastante más grandes que los terriers populares del condado de York, como para atacar a las presas en el suelo («go to ground» en inglés) a la manera de los pequeños terrier empleados en caza; sin embargo, los perros Airedale eran excelentes en el resto de tareas, aficionados a excavar y particularmente adeptos al trabajo en el agua. Este gran terrier comenzó a ser apreciado por su polivalencia y capacidad en múltiples tareas: mantenía su habilidad como cazador de roedores pequeños, a través de la herencia de perros de caza (hounds) era bueno siguiendo rastros en el campo, y gracias a su mayor peso podía lanzarse y realizar placajes sobre animales relativamente grandes, incluyendo zorros y martas. Además los perros Airedale Terrier se acostumbraban al sonido de los disparos de las armas de fuego de los cazadores (to be broken to gun) y podían ser adiestrados para cobrar las piezas. Su tamaño y su temperamento también lo hacían un buen guardián para la casa y la granja. Uno de los usos más pintorescos de los primeros perros Airedale Terrier era asistir a su dueño en la caza furtiva en zonas prohibidas para los plebeyos: conejos, liebres y aves silvestres acuáticas eran las presas principales que perseguían, mataban y eran capaces de cobrar para su amo.

Perro Airedale Terrier en una prueba de caza del club ATCA, cobrando un ave en el agua.

Las primeras importaciones de perros de raza Airedale Terrier a América del Norte se hicieron en la década de 1880. Se considera que el primer Airedale llegado a la costa este de los Estados Unidos se llamaba Bruce, quien tras su llegada en el año 1881 ganó en la clase terrier en un «dog show» de New York. El criador de la raza, CH Master Briar (1897–1906) y dos de sus hijos, Crompton Marvel y Monarch, trataron de mantener el Airedale en los Estados Unidos. Los primeros registros de perros de raza Airedale en Canadá están en el Stud book -registro donde los criadores inscriben oficialmente tanto los machos sementales como los cachorros descendientes para una raza- del curso 1888–1889. En 1910, ATCA (Airedale Terrier Club of America) promovió la celebración de la Airedale Bowl como una competición anual permanente con un trofeo memorable montado en un pedestal de madera con láminas grabadas con los nombres de los perros galardonados como «Best of Breed» en las especialidades nacionales.

Perro Airedale Terrier en la nieveEl teniente coronel Edwin Hautenville Richardson fue responsable del desarrollo de un programa para adiestrar perros mensajeros y guardianes en el ejército británico. Estableció junto a su esposa una escuela canina para adiestrar perros con fines militares (War Dog Training School) en Shoeburyness, Essex, Inglaterra. Al inicio de la guerra Ruso-Japonesa en el año 1904, la embajada rusa en Londres contactó con el teniente coronel Richardson para adquirir para el ejército perros entrenados en trabajos de rescate de soldados heridos en el campo de batalla. El mando militar envió terriers a San Petersburgo, sobre todo Airedale Terriers, para trabajos de mensajería y asistencia médica. Aunque estos perros importados murieron, tras la revolución bolchevique de 1917, la raza canina Airedale Terrier fue reintroducida en Rusia a inicios de la década de 1920, importando docenas de perros de Inglaterra y Alemania, que fueron adiestrados en el Ejército Rojo. En el año 1923 se crearon unidades especiales en cuerpos de seguridad estatales donde los perros Airedale Terrier se especializaron en tareas de demolición, guarda, rastreo y rescate.

Antes de que se establecieran el pastor alemán y el pastor belga como las razas caninas de referencia en los cuerpos de seguridad y en trabajos de rescate, los perros Airedale Terrier cumplían este rol en Reino Unido. En el año 1906, Richardson trató de presentar perros de raza Airedale Terrier para que la policía británica se interesara en utilizar esos perros para acompañar oficiales y para patrullar de noche. Mr. Geddes, administrador de Hull Docks en Yorkshire, estaba convencido del trabajo de los perros policía que había visto en un viaje a Bélgica. Geddes convenció al superintendente Dobie de North Eastern Railway Police, para comenzar a patrullar los muelles con perros. Los Airedale Terrier fueron seleccionados como perros policía por su inteligencia, habilidad para rastrear y por su manto de pelo duro, fácil de mantener y limpiar.

En 1916, destinaron dos perros Airedale Terrier, Wolf y Prince, como mensajeros en la Primera Guerra Mundial. Ambos lograron transportar correo y recibieron tareas más arriesgadas como localizar soldados heridos. Los perros de raza Airedale Terrier fueron empleados durante la Primera Guerra Mundial para llevar mensajes a soldados tras las líneas enemigas y para transportar el correo. También ayudaron como perros de rescate para encontrar heridos en Cruz Roja. Hay relatos de perros Airedale que completaron el transporte de mensajería pese a recibir heridas graves, notablemente un perro de nombre «Jack» corrió una distancia de media milla (aproximadamente 800 metros) bajo fuego enemigo, con un mensaje atado a su collar, alcanzando el cuartel con la mandíbula rota y los huesos una pata astillados. Momentos después de entregar el correo, cayó muerto delante del destinatario.

Como anécdota trágica, dos Airedale se encontraban entre los perros que perecieron durante el naufragio del buque RMS Titanic: «Kitty» perteneció a John Jacob Astor IV, el magnate de los bienes raíces y la inmobiliaria, y un segundo perro Airedale Terrier que perteneció a William E. Carter, de Bryn Mawr, Pennsylvania, quien se salvó del hundimiento junto a su mujer y dos hijos. Mr. Carter es el dueño del automóvil que aparece en la película Titanic, donde se citan los enamorados Jack y Rose.

Durante la década de 1920, cuando la cría de perros de raza Airedale aumentó drásticamente, los criadores caninos estadounidenses desarrollaron una variante de mayor peso y musculatura, denominada Oorang Airedale. Walter Lingo, de LaRue, Ohio, desarrolló el linaje de estos perros terrier gigantes. El nombre viene de una línea de campeones encabezados por King Oorang 11, considerado como el mejor perro terrier de trabajo, con anécdotas auratizantes: podía cobrar aves acuáticas y entregarlas al cazador en tierra, conducir ganado vacuno y ovino, enfrentarse a mapaches, pumas, osos y lobos. Fue adiestrado para trabajar como perro de rescate en Cruz Roja y durante la Primera Guerra Mundial formó parte de los perros del cuerpo American Expeditionary Force en el frente en Francia, durante los años 1917-1918.

Walter Lingo llevó la fiebre estadounidense por los perros Airedale hasta crear la línea «King Oorang», siguiendo el apodo megalómano que considera la raza canina Airedale como el rey de los terriers. Por aquel entonces, la revista Field and Stream (Campo y Arroyo, literalmente) consideraba la raza como «el mejor perro de trabajo de la historia». El criadero Oorang Kennel Company continuó su actividad hasta la muerte de Walter Lingo en el año 1969. Todavía existe un criadero en Tennessee que asegura tener perros Oorang Airedale descendientes de los originales estadounidenses.

Oorang Airedale

Para promocionar la línea King Oorang, así como sus criaderos de perros de raza Airedale, Lingo creó el equipo Oorang Indians encabezado por Jim Thorpe, uno de los mejores deportistas multidisciplinares del momento, que competía en atletismo, fútbol americano, béisbol y baloncesto. El equipo, compuesto por jugadores de ascendencia nativa americana, jugó en la National Football League durante las temporadas de los años 1922-1923 sin demasiado éxito deportivo, desapareciendo posteriormente, aunque mantiene el pintoresco récord de ser el equipo inscrito en la NFL con base en la población más pequeña, LaRue, Ohio, con menos de 1.000 habitantes y también se recuerda al emprendedor Lingo por instaurar los shows de mitad de partido. Jerry Siebert, un criador de perros Airedale de Buckeye Lake, Ohio, siguió los pasos de Lingo y desarrolló la línea «Jerang Airedales».

Oorang Indians

Después de la Primera Guerra Mundial, la popularidad de los perros Airedale aumentó rápidamente gracias a los relatos de su heroísmo en el campo de batalla y carácter especialmente bravo. También gracias a la mediatización otorgada por los presidentes estadounidenses Theodore Roosevelt, Calvin Coolidge, y Warren Harding, quienes poseían perros de raza Airedale, por lo que muchos ciudadanos buscaron esa vía de emulación. Es conocida la frase atribuida al presidente Roosevelt: «An Airedale can do anything any other dog can do and then lick the other dog, if he has to.» («Un Airedale puede hacer cualquier cosa que haga otro perro y después lamer al otro perro, si tiene que hacerlo.») El perro Airedale del presidente Harding, de nombre Laddie Boy, fue el primer perro célebre de la Casa Blanca. El presidente Harding tenía una silla especial reservada a su perro, tallada a mano, donde el apreciado animal se sentaba durante los consejos de ministros, por extravagante que suene.

Laddie Boy Airedale Terrier
Laddie Boy, (26 de julio de 1920 – 23 de enero de 1929), el perro del presidente de los Estados Unidos Warren G. Harding, sentado en la silla de alto respaldo reservada a él. La fotografía está tomada en el césped de la parcela alrededor de la Casa Blanca, durante el mandato del republicano Harding en los años 1921-1923. La silla se encuentra en el museo Ohio Historical Society artifact collections, catálogo H 15957.

Laddie Boy Airedale Terrier

Sin ser la mascota del presidente de los Estados Unidos, Paddy the Wanderer, (Paddy el trotamundos), fue un perro de raza Airedale Terrier muy apreciado en Wellington, Nueva Zelanda, durante los años de la Gran Depresión, entre 1930-1939. Adoptado por los marineros y trabajadores en el puerto como vigilante nocturno, realizó viajes en buques atravesando el mar de Tasmania.

En el periodo de entreguerras hubo altibajos en la popularidad y cría según demanda, pues en el año 1920 la raza Airedale Terrier alcanzó 6,386 registros en AKC, cuando la cría se había intensificado tras el aumento de popularidad a finales de la Primera Guerra Mundial. En cambio en el año 1931, el boom había estallado hasta tal punto que la raza se encontraba en el puesto 18# con sólo 412 registros en AKC. En el año 1949, tras la Segunda Guerra Mundial, la raza Airedale Terrier ocupaba el puesto número 20 de 110 razas caninas reconocidas por American Kennel Club.

Estándar de la raza canina Airedale Terrier

El perro Airedale es el más grande entre los terriers británicos, con un peso de entre 25-30 Kg. y una estatura en la cruz de entre 58-61 centímetros, siendo como es habitual más corpulentos los machos que las hembras. Dentro de la línea desarrollada por criadores estadounidenses en Ohio durante la década de 1920, denominada «Oorangs», hay machos Airedale que pueden llegar a pesar 50 Kg. Pese a la fama de gruñones con malas pulgas que tienen los terriers, el perro de raza Airedale es alerta, enérgico, confiado, seguro de sí mismo sin por ello actuar de forma agresiva. Las variantes de Airedale Terrier de mayor tamaño son en general perros más dispuestos y capaces para la caza, la guardia en el hogar familiar o en una granja. Mientras que los terriers de pequeño tamaño suelen ser preferidos en los shows y habitualmente son galardonados con preferencia por American Kennel Club (AKC).

La cabeza del perro Airedale Terrier es alargada, plana, con un hocico muy pronunciado, poblado por una barba rubia alrededor de una trufa completamente negra. Los ojos son grandes y oscuros, las orejas son pequeñas en proporción y están dobladas en ‘V’ como en otros perros de rasgos cercanos como el Fox Terrier. Los maxilares superior e inferior son grandes, poderosos, fuertes y musculosos, es muy deseable un hocico fuerte. Los maxilares no deben presentar un desarrollo excesivo que le dé a los carrillos una apariencia redonda o saliente. Mordida en tijera, es decir que la cara interna de los incisivos superiores esté en contacto estrecho con la cara externa de los incisivos inferiores y preferiblemente colocados en ángulo recto con los maxilares; sin embargo, se acepta la mordida en pinza. El prognatismo superior o inferior no son deseables, esto es, que sobresalga una de las mandíbulas hacia afuera, generalmente la inferior. Puede haber marcas blancas en el pecho, aunque muy difuminadas entre el color general del manto. Las patas traseras están arqueadas y son fuertes, las patas delanteras son rectas y los pies son relativamente pequeños y redondeados.

Airedale Terrier

Tiene un manto semi-largo con un patrón de color negro en el lomo y el cuello, con las extremidades y el rostro de color rubio dorado, denominado «tan with black saddle». Como muchos terriers, el manto de un Airedale está dividido, la capa superior externa es de pelo más duro, rígido como de alambre, denso y ondulado, aunque no tan largo como para verse harapiento, el pelo cae recto sin apenas separación, cubriendo el cuerpo y las patas; la capa interna es mucho más suave pero no es deseable que el pelo en general esté rizado y sedoso, dadas las funciones que tiene un perro de esta raza. Es necesario cepillar el manto a mano varias veces cada semana para evitar la caída excesiva de pelo durante la muda, eliminando además la acumulación de suciedad sobre el pelo duro del lomo o los nudos. Cepillar la capa evita además que se acumule el pelo muerto en los folículos pilosos, ya que puede producir irritación en la piel. Las zonas más delicadas a revisar son los pies, dado que se acumula suciedad entre los dedos, además de espigas, tallos secos y arrancamoños. Los primeros perros de raza Airedale Terrier, a inicios del siglo XX, tenían el pelo bastante más corto que los ejemplares en nuestros días. Según el estándar establecido por AKC, los colores sólidos, uniformes, no están aceptados.

La cola de los perros Airedale Terrier es habitualmente amputada, cortando aproximadamente un tercio de la longitud de la cola, a partir de los cinco días de vida del cachorro, aunque no se trata de un requisito del estándar de la raza canina, sino de una elección en declive entre los dueños, por la antigua función de la caza. Como en otros perros empleados en caza como los Pointer o Bracos, se suele amputar la cola para evitar heridas cuando los perros se internan por matorrales y zarzas. Según el estándar de AKC, la raíz de la cola es de inserción alta en el término del lomo, ancha, consistente y de moderada longitud, el perro debe mantenerla alzada con alegría sin que se curve sobre la espalda. En Reino Unido es ilegal amputar la cola al perro, salvo si se justifica en casos donde beneficie a su salud, como cuando hay una fractura.

Airedale Terrier

Walter Lingo, militar, empresario y criador de Airedale Terrier en la línea de gran tamaño Oorang explicó en la revista «Oorang Comments» (edición número 25, página 81):

«Cuando alcance su crecimiento máximo, tu perro Airedale pesará entre 18 y 25 Kg (40 a 55 libras); si es una hembra algo menos. Este es el peso estándar, pero si es necesario, podemos proveer Airedales de tamaño superior cuyo peso va entre 27 y 45 Kg (60-100 libras).»

Lingo trató de cumplir encargos a medida, entregando perros Airedale en su línea Oorang que nunca fueron estandarizados por las variaciones tan grandes en peso, aunque la mayoría de los ejemplares de la raza pesaban en torno a 23 Kg (50 libras) y medían entre 56-61 cm (22-24 pulgadas) a la cruz.

El Airedale Terrier es polivalente como perro de trabajo y como perro de caza. También presenta habilidades de pastoreo y tiende a perseguir animales en terreno abierto. Pueden apoyar a un pastor dirigiendo el ganado, vacuno, ovino, caprino, etc., sin embargo no son especialistas en ello como las razas de perros pastores y deben ser bien entrenados, en caso contrario podrían agitar y molestar al ganado. Como muchos perros terrier, la raza Airedale fue criada pensando en un perro que caza con independencia, esto es, no realiza la muestra y se queda a la expectativa ni espera al cazador para que dispare a la presa. Un perro Airedale Terrier es inteligente, valeroso, decidido, resistente y cabezota. Si está correctamente adiestrado y ha tenido una buena educación junto a niños, es un perro muy protector, excelente para la familia. Pueden convivir en el mismo hogar con otras mascotas pero es preferible que hayan sido criados juntos, en caso contrario hay que tener mucho cuidado al juntar a un perro Airedale Terrier con animales domésticos más pequeños, sobre todo si van a permanecer en la vivienda sin vigilancia de un familiar.

Albert Payson Terhune, escritor y periodista de New Jersey, conocido como criador de perros de raza collie, escribió sobre el perro Airedale:

«Entre los pozos mineros de Aire, los diversos grupos de mineros buscaron desarrollar un perro que pudiera sobrepasar la capacidad de guardia y caza de los perros de los demás trabajadores. Las pruebas sobre las virtudes de los perros se desarrollaban en la mina mediante peleas entre los perros. Poco a poco, se desarrolló un perro activo, fuerte, heroico, agraciado en su complexión compacta e ingenioso – la verdadera forma más temprana del Airedale.

Es veloz, formidable, elegante, cerebral, un compañero ideal y un buen guardián. Para su maestro es un amigo a quien adora. Para los merodeadores es un rayo destructor.»

Un perro de raza Airedale Terrier puede volverse agresivo, especialmente si ha sido adiestrado sistemáticamente para comportarse así. Con todo, no es tan sencillo inculcar la agresividad o hacer violento a un perro. Los Airedale Terrier se relacionan con el mundo a su alrededor con honestidad, actitud positiva y curiosidad sana, en inglés la expresión para referirse a su comportamiento es «without a stone in the bosom», literalmente «sin una piedra en el alma», sin tacha.

Airedale Terrier

Los perros Airedale Terrier tienen una esperanza de vida de 11,5 años de media entre las variantes británicas y norteamericanas, aproximada a otras razas del mismo tamaño, aunque limitada en comparación con la longevidad de otras razas caninas. En un estudio realizado entre los años 2000–2001 en Estados Unidos y Canadá, las causas más comunes de muerte en estos perros fueron: cáncer (38%), fallo urológico (17%), vejez (12%), fallo cardiaco (6%) Un estudio cronológicamente posterior, realizado en el año 2004 por UK Kennel Club, encontró estadísticas muy similares -salvo en el fallo urológico- entre las causas más comunes de muerte: cáncer (39.5%), vejez (14%), fallo urológico (9%), fallo cardiaco (7%). Aunque no aparecen mencionadas otras patologías, los perros Airedale pueden padecer enfermedades oculares, dermatológicas y también displasia de cadera.

Como muchos perros terrier, tienen propensión a padecer dermatitis. Aún con todo, muchos desórdenes cutáneos pueden pasar desapercibidos en un perro Airedale debido a su pelo duro, denso y estropajoso. El picor en la piel puede manifestar un tipo de dermatitis conocida como granuloma por lamido, causada por el lamido excesivo del propio perro ejercido generalmente sobre una de sus manos. También puede ocurrir que el perro padezca una inflamación o una herida en una zona y se deteriore la piel al rascarse y lamerse. Otras causas de afecciones cutáneas son alergias, dieta poco balanceada, desorden hormonal de la glándula tiroidea. Al tener las orejas dobladas en ‘V’, pese a que no están completamente caídas, el Airedale Terrier es un perro que puede padecer con frecuencia infecciones en los oídos.

Como a casi todos los perros sin excepciones, a los Airedale Terrier les afecta la torsión gástrica y la hinchazón de estómago, que puede producirse cuando el perro come abundantemente y sale a ejercitarse con intensidad justo después de la comida. Es muy peligroso que coman atacados antes de un paseo donde el perro va a correr y realizar alguna tarea, incluso cazar instintivamente. Cuando se produce la hinchazón, el estómago se bloquea generando gases y puede en una situación llevar a un colapso cardiovascular. Los síntomas son el dolor manifiesto en el vientre, fútiles intentos por parte del perro de vomitar o un aumento notable de la salivación. Ante cualquier signo de enfermedad es urgente darse más prisa con un perro Airedale Terrier ya que como otros canes estoicos no suelen quejarse hasta que se encuentran bastante mal.

Faltas

Ojos amarillos o claros, orejas completamente caídas, pies blancos, manto suave o con rizos, estar muy por encima o muy por debajo de los límites de peso, movimiento descoordinado o pobre, timidez extrema, criptorquidia, trastorno hereditario del desarrollo que consiste en el descenso incompleto de uno o ambos testículos a través del canal inguinal hacia el escroto.

Fuentes:

Airedale Terrier en Wikipedia.
Estándar de la FCI para la raza Airedale Terrier.
AiredaleTerriers.org.
Los Airedale Terrier en Rusia.
Airedale Baron von Aliff.
Ohio History Central.
Oorang Indians.