Perros destrozones (1)

Quien haya tenido un perro cachorro en su hogar sabe que muchos peludos pese a ser tan adorables pueden resultar destrozones cuando les da por tomarla con el mobiliario de la casa por una gran variedad de causas: algunas conductas destructivas de un perro son perfectamente naturales, como las mordeduras por parte de cachorros por curiosidad, por juego o por los dolores que experimentan en las encías durante el cambio a la dentición definitiva. Es razonable que hagan travesuras, muerdan nuestro calzado, ropa sobre todo prendas con textil duro o cuero, cajas de cartón, papeles, cables sueltos de la línea telefónica o tras la torre del ordenador de sobremesa, el mando de la televisión, objetos de electrónica de consumo, cargadores de batería con goma gruesa, herramientas recubiertas de plástico, muebles de la casa fabricados con madera o algún tipo de zona acolchada con goma, espuma o algodón como los cojines en sofás y sillones, o la propia estructura del mueble. Cualquier cosa interesante para morder dejada a su alcance.

perros destrozones

perros destrozones

perros destrozones

perros destrozones

perros destrozones

perros destrozones

Generalmente las razas caninas o cruces más destrozones en casa son los perros más activos, enérgicos y con más necesidad de ejercitarse. Razas caninas como el labrador, dálmata, beagle, braco, etc. suelen ser traviesos, aunque cualquier perro mestizo puede ser destrozón en casa cuando es un cachorro o si es particularmente activo. Sin embargo, otras causas de destrozar la vivienda pueden estar relacionadas con un trastorno de conducta o patología: hiperactividad, depresión, trastorno de ansiedad por separación, miedo insuperable por estallidos de pirotecnia, incluso enfermedades neurológicas. Las estrategias de adiestramiento para controlar la hiperactividad y la ansiedad suelen funcionar bien, aunque en casos más extremos se dan tratamientos que incluyen la medicación. Cuando la destrucción incluye hacer boquetes en las paredes más allá de rascar la pintura y el yeso, incluso destrozar puertas, estamos ante un caso grave diferenciable de las travesuras genuinas.

perros destrozones

perros destrozones

perros destrozones

perros destrozones

perros destrozones

perros destrozones

Cuando la persona hacia quien el perro se siente vinculado regresa al hogar es habitual que nuestro compañero canino se oculte apesadumbrado, se siente con expresión sumisa o acuda caminando despacio con las orejas gachas implorando clemencia al jefe de la manada, consciente de haber hecho algo punible y esperando no ser castigado. Y es difícil no perdonarlos cuando ponen su expresión: “No pude evitarlo, disculpa”, “Entré en pánico pensando que no regresabas a casa”, “Necesitaba morder algo por ansiedad”.

Hay que reconocer no obstante que algunas series de imágenes en internet parecen bastante efectistas sobre todo con vistas a que se vuelvan sensaciones al ser compartidas en las redes sociales. Pues en las dos imágenes siguientes es difícil creer que dos perritos tan pequeños puedan causar semejante destrozo en una pared o en los muebles, sobre todo dada la escasa mordida de un diminuto chihuahua, por nerviosos que puedan resultar algunos ejemplares.

perros destrozones

perros destrozones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_bye.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_good.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_negative.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_scratch.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wacko.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yahoo.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cool.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_heart.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_rose.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_smile.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_whistle3.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_yes.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_cry.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_mail.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_sad.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_unsure.gif 
https://perrofeliz.org/wp-content/plugins/wp-monalisa/icons/wpml_wink.gif 
 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.