Archivo de la categoría: Perros

El perro doméstico, historia sobre el perro, la domesticación y evolución de la especie.

Arte y China después de 1989: el teatro del mundo (2)

El partido comunista de la República Popular de China celebrará su congreso en Beijing, un cónclave para reelegir al presidente Xi Jinping para una segunda legislatura al frente del partido único en toda China mientras la exposición de arte chino contemporáneo que estará por tres meses en el Guggenheim de Nueva York contrasta con la censura en internet y mass-media así como la represión sobre los derechos humanos que mantiene el régimen chino, incluyendo entre la sufrida población a su artista más conocido en el mundo, Ai Weiwei quien se declaró opuesto a que se retiraran las reproducciones de las tres piezas conflictivas.

“Cuando una institución artística no puede ejercer su derecho a la libertad de expresión, es trágico para una sociedad moderna”. “Presionar a los museos a retirar obras de arte es no solamente una cerrazón respecto al entendimiento sobre derechos animales sino también en materia de derechos humanos.”

Desde hace unos años, algunos artistas arribistas han buscado a través de la brutalidad y el sensacionalismo una vía de obtener notoriedad y fama mediática para medrar rápidamente en su carrera profesional, pero la polémica social o la provocación no requieren someter vidas animales para el medraje en la trayectoria expositiva de ningún artista. La crueldad animal nunca debería llamarse arte contemporáneo, no debería ser tolerada, ni apoyada o financiada en instituciones públicas como los museos. Es necesario destacar que la muestra de arte chino contemporáneo Arte y China después de 1989: el teatro del mundo que incluye tales piezas entre muchas otras, ha sido subvencionada por National Endowment for the Humanities y la fundación Henry Luce.

Arte y China después de 1989: el teatro del mundo
Sun Yuan y Peng Yu, “Perros que no pueden tocarse entre ellos”, video de 7 minutos de ocho ejemplares de perros de raza pitbull americano en cintas de madera.

Además de las protestas en la quinta avenida frente al museo Guggenheim de Nueva York y la petición en la plataforma Change.org Exposiciones sin crueldad animal en el Guggenheim que tuvo apoyo de 791.000 personas, los medios de comunicación estadounidenses se hicieron eco de las abrumadoras quejas, además de mensajes en Twitter usando el hashtag #boycottguggenheim, hasta que el 25 de septiembre de 2017 el director del museo Guggenheim de Nueva York emitió un comunicado donde aseguró que por motivos de seguridad se retirarían las tres reproducciones que habían generado rechazo: “Perros que no pueden tocarse entre ellos” de Sun Yuan y Peng Yu, “Un caso práctico de transferencia”, de Xu Bing y “Teatro del mundo”, de Huang Yong Ping, antes de inaugurar la muestra de arte chino contemporáneo, manteniendo el resto de la exposición como estaba programado.

Según la portavoz del museo, Sarah Eaton, el tono en algunos mensajes de la petición era amenazante y las quejas en las redes sociales podían desencadenar riesgos para los trabajadores del museo y el público visitante a la exposición de arte contemporáneo chino, Arte y China después de 1989: el teatro del mundo, dado que en el pasado se produjeron enfrentamientos por controversias similares y hubo protestas violentas en exposiciones de otros museos, a saber: la escultura en Minneapolis que trivializó el genocidio sobre los nativos americanos Dakota en 1862, el boicot a la pintura de Dana Schutz en la bienal de Whitney de este año, que representaba imágenes del féretro abierto de Emmett Till, el adolescente afroamericano asesinado por dos hombres blancos en Misisipi en 1955, rememorando las heridas de la racismo que nunca termina en Estados Unidos.

Out of concern for the safety of its staff, visitors, and participating artists, the Solomon R. Guggenheim Museum has decided against showing the art works Dogs That Cannot Touch Each Other (2003), Theater of the World (1993), and A Case Study of Transference (1994) in its upcoming exhibition Art and China after 1989: Theater of the World. Although these works have been exhibited in museums in Asia, Europe, and the United States, the Guggenheim regrets that explicit and repeated threats of violence have made our decision necessary. As an arts institution committed to presenting a multiplicity of voices, we are dismayed that we must withhold works of art. Freedom of expression has always been and will remain a paramount value of the Guggenheim.

“Se hizo lo correcto”, declaró Stephen F. Eisenman, profesor de historia del arte en Northwestern University que ha escrito ensayos sobre problemas éticos de utilizar animales en obras de arte. “Esas obras son crueles, apoyan la crueldad y los abusos sobre los animales, por lo que es correcto que fueran retiradas de la exposición.” Eisenman consideró que el museo Guggenheim debió ir más allá al “sancionar tal abuso” y corregir. En vez de eso, la dirección del museo “ocultó las obras conflictivas y las retiró excusándose en motivos de seguridad y riesgo de boicot.”

Ingrid Newkirk, presidenta de People for the Ethical Treatment of Animals, había solicitado a Richard Armstrong, director del museo Guggenheim, que retiraran las tres mencionadas obras de la muestra de arte contemporáneo chino, además instó “a retirar los viles actos de crueldad enmascarados de creatividad artística.” “China no tiene leyes de protección animal, así que retirar esas piezas generará conciencia en su país y en sus artistas de que los animales no son atrezo y merecen respeto”.

#artcubeloves dogs and therefore we are deeply disappointed in the #Guggenheim’s decision to include in their upcoming exhibition 'Art and China After 1989’ (among other controversial works) 'Dogs That Cannot Touch Each Other’ by Chinese artists #SunYuang & #PengYu. The piece is a seven-minute video from 2003 with eight dogs harnessed on treadmills, facing each other. As per the @nytimes, a cardboard barrier is lifted and the dogs ‘attempt to attack the ones they face, but they manage only to activate the treadmills, on which they run nonstop. […] The camera closes in on the animals as they face each other, running at high speed. The dogs are prevented from touching one another, a frustrating experience for animals trained to fight. The dogs get wearier and wearier, their muscles more and more prominent, and their mouths increasingly salivate’ Let us be very clear, this is animal torture and neither organizing the actual event in 2003 nor showing a video of that event today should be in any way acceptable to be promoted as art. There is a very clear line that has been crossed. Nor do we think that the @guggenheim’s response to the (expected) outrage is adequate: ‘We recognize that the work may be upsetting. The curators of the exhibition hope that viewers will consider why the artists produced it and what they may be saying about the social conditions of globalization and the complex nature of the world we share.' Please sign the petition (link in bio) to remove this work from the exhibition. Image credit to @sophiegamand #TortureIsNotArt #GuggenheimTortureIsNotArt #artcube

Una publicación compartida de A R T C U B E (@artcube) el

Sarah Cohen, historiadora del arte en Albany University cuyo campo de investigación se enfoca en representaciones artísticas de animales, cuestionó por qué el museo Guggenheim permitió de inicio que se incluyeran reproducciones de esas piezas. “Ni la comisaria de la exposición ni el equipo curatorial parecen haber tenido en cuenta ni haber reflexionado en profundidad sobre el problema que generan los humanos al forzar ciertas conductas en animales”. “Tampoco se pararon a pensar que utilizar cerdos domésticos tatuados para una performance con la finalidad de ‘informar’ a los espectadores humanos de sus manías y complejos culturales es una estrategia degradante — tan anacrónico como los osos danzantes en los circos.” “La explotación de animales tratando de mostrar posiciones artísticas es, definitivamente, mal arte.”

No obstante la muestra de arte chino contemporáneo del museo Guggenheim de Nueva York utilizaba reproducciones, grabaciones en vídeo y fotografías de las piezas originales que sí se mostraron en vivo en ciudades chinas como Beijing hace más de una década, pero nunca se pensó en realizar una performance en directo con las instalaciones de los perros ni de los cerdos. De alguna manera, las atrocidades cometidas históricamente deben ser mostradas al menos en imágenes, como en un manual o libro de historia del arte, de modo que las generaciones venideras estudien la historia de su país, tanto los crímenes contra la humanidad de los regímenes totalitarios, como también las transformaciones socio-estéticas en la sensibilidad artística y en el respeto hacia los animales. La tauromaquia desaparecerá también afortunadamente, quedando sus objetos más icónicos expuestos en un museo como algo histórico, para que las generaciones posteriores estudien la brutalidad de las corridas de toros y sepan el atraso cultural que tuvo su país en el pasado.

El arte ha tenido muchas definiciones y teorías a lo largo de la historia, pero de forma sucinta, asimilando algunas de las más destacadas e influyentes de Ernst Cassirer a Wladyslaw Tatarkiewicz, el arte son formas simbólicas con designio intelectual que provocan un efecto catártico, conmocionando al espectador, por medio de la identificación y la autocrítica (anagnorisis del drama musical griego antiguo) en el público actúan como autoconocimiento, un fundamento antropológico que sirve para que los humanos nos comprendamos mejor a nosotros mismos.

Desde las manifestaciones estéticas en las pinturas rupestres hasta los orígenes del arte en su función moral y política siguiendo las ideas culturales de la paideia en la Grecia del siglo V antes de nuestra era, la representación de animales en el arte visual han tenido diferentes etapas históricas hasta llegar al periodo contemporáneo. Mientras que Joseph Beuys evocó la contemplación cultual del hombre hacia la fauna salvaje a través de su encierro con el coyote en America likes me and I like America (1974), a modo de chamán.

Otros artistas nunca comprendieron nada sobre la representación con animales en el arte conceptual, buscando la fama mediática a través el escándalo con una total falta de escrúpulos morales. El fantoche de Damien Hirst instaló en tanques de formaldehído los cuerpos de un tiburón en 1992, una vaca y un ternero cortados en secciones y expuestos en una serie de vitrinas transparentes en 1993, lo mismo repitió con una oveja en 1994, completando su disparate con vistas a la especulación financiera en la venta de sus «obras».

En 1997, Maurizio Cattelan situó entre los espacios expositivos de la Bienal de arte de Venecia doscientas palomas disecadas con el título «Tourists» (Turistas). En la Bienal de arte de Venecia de 2011 volvió a emplear todavía más animales disecados en una pieza llamada «Others» (Otros), todo ello sin ningún tipo de progresión creativa en su trayectoria, sino basándose en el método repetitivo «más madera» para alcanzar fama en los medios de comunicación.

En el año 2007, Guillermo Vargas atrapó un perro callejero en un barrio marginal de Managua y lo ató a una pared en una feria de arte en Nicaragua. Escribió con comida de perro en la pared, la frase «Eres lo que lees». El animal murió de hambre entre la pasividad y la indignación del público que transitó el montaje. Según Vargas, pretendía criticar la hipocresía en un experimento sociológico basándose en el caso de Natividad Canda, objeto de un ataque por mordeduras de perros de presa en Cartago, Nicaragua. «La gente no se sensibilizó hasta que se lo comieron los perros», añadiendo que tampoco nadie tomó la decisión de alimentar al perro que él estaba «exponiendo» ni lo desató para darle socorro, siendo de ese modo cómplice de su muerte.

En el pabellón alemán de la Bienal de arte de Venecia de este año 2017, la instalación de Anne Imhof con perros de raza doberman tuvo buena recepción, obteniendo el premio León de oro. Los perros estaban en buenas condiciones de salud y deambulaban en libertad por la sala mientras se recreaba su uso como ayudantes de vigilancia de los campos de concentración, en un pabellón construido en Giardini durante el periodo del nacionalsocialismo alemán. Fausto, utilizando el mismo título de la gran obra de Goethe, recreaba la sombría ocupación con perros doberman que ladraban al público tras el recinto vallado. Dentro se realizaba una performance, donde bailarines vestidos de negro bailan y marchan entre la gente y la miran a los ojos como espectros para luego arrastrarse bajo un suelo de vidrio donde se retuercen, y que obliga a los visitantes a caminar sobre ellos en plataformas transparentes de plexiglás.

Tal y como escribiera el poeta Paul Celan en Todesfuge sobre los campos de exterminio nazis, contrastando «el cabello de oro de Margaret y el cabello de ceniza de Sulamita», y en el Meridiano (1960), «solo manos verdaderas escriben poemas verdaderos», o Theodor Adorno sobre que «escribir poesía después de Auschwitz sería un acto de barbarie», es necesaria una intransigencia ética y estética en el arte contemporáneo. Del mismo modo que Tolstoi reflexionara en ¿Qué es el arte? sobre cómo la función moral y política del arte es mostrar los problemas socio-culturales y hacer que el ser humano llegue a ser moralmente bueno, pues todo el mundo es perfectible, puede mejorar su conducta y debe recibir la oportunidad de enmendar sus actos, sin admitir un arte que busque la perversión o la maldad con la intención de escandalizar al público.

Arte y China después de 1989: el teatro del mundo (1)

Arte y China después de 1989: el teatro del mundo es una exposición de arte contemporáneo que estará temporalmente en el museo Guggenheim de Nueva York, Estados Unidos, desde el 6 de octubre de 2017 hasta el 7 de enero de 2018. La exposición está supervisada por la comisaria Alexandra Munroe, curadora de arte asiático y asesora de artes globales en el museo Guggenheim de Nueva York, junto con Philip Tinari, director del Centro Ullens de arte contemporáneo de Beijing, China, y Hou Hanru, director artístico en MAXXI, Museo Nacional de Artes del Siglo XXI, Roma, Italia. Art and China after 1989: Theater of the World se organizó conjuntamente con asistentes curatoriales de arte asiático como Kyung An y Xiaorui Zhu-Nowell, investigadora asociada del museo Solomon R. Guggenheim. La sala dedicada al archivo fue organizada con la cooperación de Asia Art Archive, Hong Kong. Han seleccionado piezas de arte contemporáneo chino que se realizaron principalmente entre 1990 y 2008.

Arte y China después de 1989: el teatro del mundo
De izquierda a derecha, Kan Xuan, Yu Hong, Sun Yuan, Peng Yu y Qiu Zhijie en la exposición del museo Guggenheim de Nueva York “Art and China After 1989: Theater of the World”. La pieza que se encuentra en segundo plano es obra del artista Qiu Zhijie, tinta sobre lienzo “Mapa del teatro del mundo”.

Debido a que al menos tres piezas instaladas en la exposición son constitutivas de crueldad animal, dos semanas antes de que se inaugurara la muestra de arte chino contemporáneo se han recogido decenas de miles de firmas a través de la plataforma change.org para que se retiraran las instalaciones conflictivas de la exposición Arte y China después de 1989: el teatro del mundo, manteniendo las demás propuestas artísticas.

Arte y China después de 1989: el teatro del mundo
Sun Yuan y Peng Yu, “Perros que no pueden tocarse entre ellos”, video de 7 minutos de ocho ejemplares de perros de raza pitbull americano en cintas de madera. Expuesto en Galleria Continua, San Gimignano, Beijing, Les Moulins, Habana.

En una de las instalaciones de los artistas Peng Yu y Sun Yuan, ocho ejemplares de perros de raza pitbull americanos son atados a ocho soportes para correr sobre tablas de madera -que más bien parecen aparatos de torturas medievales- para realizar una exposición en vivo, consistente en ponerlos a competir unos contra otros en las cintas con correas, corriendo en persecución como si se tratara de un entrenamiento forzado, sin que los perros puedan estar sueltos por la sala, al estar retenidos mediante cadenas a sus arneses, acumulan estrés y frustración por no poder interactuar libremente. Al prolongarse el esfuerzo durante la muestra que se ofreció históricamente en directo al público chino, los perros se fatigan y próximos a la extenuación, transpiran tanto que se les llena la boca de saliva espumosa. En el año 2003 en China, se grabó un video de unos 7 minutos de este tipo de performance artística, si puede recibir tal categorización, y se difundieron por internet fotos en primer plano de las caras de los perros con expresión de angustia.

Arte y China después de 1989: el teatro del mundo
Sun Yuan y Peng Yu, “Perros que no pueden tocarse entre ellos”, video de 7 minutos de ocho ejemplares de perros de raza pitbull americano en cintas de madera.

Por el contrario, la selección de arte chino apenas trata la instrumentalización a la que son sometidos los perros callejeros y los criaderos que los ceban y los transportan hacinados para el consumo de su carne en restaurantes de China y otros lugares del sureste asiático, como Filipinas o Corea. Tampoco se muestra la crueldad del festival de Yulin como un problema cultural de la sociedad china contemporánea, a pesar de las protestas anuales de grupos animalistas y ecologistas para que se prohíba el consumo de carne de perro en esta celebración del solsticio de verano. Ha pasado más de una década y al igual que al público occidental le causa repugnancia este tipo de práctica sobre los canes, probablemente la sensibilidad del pueblo chino también se está transformando pese a que exista un materialismo antropológico que explique el consumo de carne de perro así como la falta de conciencia moral en el trato dado a los animales domésticos en la industria cárnica.

Afortunadamente las reproducciones de las piezas artísticas serán videos o imágenes de los originales realizados en China, sin que se realice nuevamente tal aberración en el Guggenheim de Nueva York. Según un artículo de NY Times Where the Wild Things Are: China’s Art Dreamers at the Guggenheim (Donde están las cosas salvajes: soñadores del arte de China en el Guggenheim) escrito por Jane Perlez el pasado 20 de septiembre de 2017, en otra pieza incluida en la exposición de arte chino contemporáneo, el así llamado «artista» Xu Bing realizó tatuajes sobre los cuerpos de dos cerdos domésticos, que fueron exhibidos en una exposición de un museo de Beijing en el año 1994. La muestra del museo Guggenheim de Nueva York recuperará también esta pieza, mostrando imágenes de la misma, conscientes de que no solamente la ganadería industrial, a través del hacinamiento y los mataderos, es la única forma de instrumentalización sobre estos animales para el consumo de su carne.

Arte y China después de 1989: el teatro del mundo
Xu Bing, “Un caso práctico de transferencia” 1994. La obra original mostraba cerdos domésticos en un recinto de la sala, pero el museo Guggenheim de Nueva York usará una grabación en video de la performance originalmente realizada en Beijing.

La exposición Arte y China después de 1989: el teatro del mundo toma esta expresión a modo de subtítulo de una pieza del año 1993 instalada por Huang Yong Ping, artista nacido en Xiamen pero residente en París, que mostrará al público animales vivos (reptiles como geckos, anfibios, insectos como saltamontes, ciempiés, cucarachas) que estarán atrapados en un terrario similar a una jaula de grandes dimensiones para su contemplación, en un ciclo vital metáfora del orden mundial tras la globalización económica. Según el citado artículo del periódico New York Times, «durante la exposición temporal que estará en el museo por tres meses, algunos animales como anfibios e insectos serán devorados por otros siguiendo una cadena alimentaria, los insectos morirán también por otras causas, mientras los reptiles de mayor tamaño sobrevivirán al ser depredadores del resto y tener mayor resistencia física; el terrario del museo será repuesto periódicamente de insectos desde un proveedor local con alimentos para mascotas exóticas.»

Arte y China después de 1989: el teatro del mundo
Huang Yong Ping, “Teatro del mundo”, jaula con forma de caparazón de tortuga que encierra reptiles e insectos bajo un flexo de luz. Pieza traída desde el museo Guggenheim de Abu Dhabi.

Arte y China después de 1989 presenta 150 trabajos de 71 artistas y grupos interdisciplinares considerados clave para entender el arte contemporáneo de China, a partir de influencias que recibieron dichos artistas al residir en otros países, cuya obra crítica y provocadora al mismo tiempo trata de mostrar la realidad liberada de la ideología nacional impuesta por el partido comunista chino, para establecer la libertad individual separada del colectivo, y para definir la experiencia vital china en términos universales. Sin embargo, apenas hay 9 mujeres entre los artistas seleccionados por el equipo curatorial del Guggenheim de Nueva York, entre ellas Xiao Lu, que alcanzó notoriedad al disparar un arma de perdigones contra una escultura en Beijing en 1989. Enmarcada entre el final de la Guerra Fría en 1989 y los juegos olímpicos de Beijing en 2008, revisa la cultura de la experimentación artística en un tiempo caracterizado por el auge de la globalización y el crecimiento económico de China en el escenario mundial.

Para el arte y para China, el año 1989 fue tanto un final como un comienzo. Las protestas estudiantiles de la Plaza de Tiananmén que terminaron en la masacre del 4 de junio de 1989 cuando el gobierno chino decretó la ley marcial, marcaron el final de una década relativamente abierta en lo político, intelectual, y la exploración artística. El periodo posterior a 1990 también está jalonado por las reformas en materia económica que la República Popular China puso en práctica siguiendo el ideario el Gran Salto Adelante de Mao Zedong, para un desarrollo industrial acelerado, las relaciones internacionales y los tratados de comercio, mejores posibilidades de prosperidad individual, no obstante en una dictadura política con libre mercado, un régimen autoritario y represivo. Hacia 2001, cuando China se unió a la Organización Mundial de Comercio, abriendo sus puertas a la economía global, el gobierno consideró que el arte podía ser una tarjeta de presentación. Se destinó presupuesto a la Academia China de Arte en Hangzhou, igualmente abrieron galerías comerciales de arte en metropolis como Beijing y Shanghai.

Los artistas chinos fueron tanto escépticos como catalizadores de los cambios que se producían en su país. Desde una postura crítica, utilizando obras abiertas al público basadas en el arte conceptual internacional, crearon performances, pinturas abstractas, fotografías, instalaciones, video arte, e iniciaron proyectos de activismo directamente vinculados a la sociedad china. Su emergencia durante la década de 1990 y la primera década del siglo XX se solapó con las propuestas del arte occidental de modo que el mundo comenzó a conectarse más allá de los centros neurálgicos del siglo anterior, mientras el fenómeno del arte contemporáneo globalizado iba tomando forma y los artistas chinos fueron partícipes de dichas transformaciones de expresión artística y variedad de soportes para la representación sensible.

Arte y China después de 1989: el teatro del mundo
Chen Shaoxiong y su instalación “5 horas hormiga roja”.

Arte y China después de 1989 está organizada en seis secciones cronológicas y temáticas, por toda la diversidad que abarca, los artistas chinos seleccionados se salen tanto de la crispación de su país de origen como de los dogmas que polarizan Oriente-Occidente. La libertad de un “tercer espacio” ha permitido una distancia vital y una reflexión particular, al pugnar entre sí la herencia histórica de China, el modernismo internacional, y el neoliberalismo global de los 90. Su efervescente creatividad puede expandir la amplitud de miras del arte contemporáneo e inspirar un nuevo pensamiento en un momento donde las preguntas sobre la identidad, la igualdad y la ideología vuelven a tener relevancia, aunque como en todas las vanguardias estéticas, los artistas han mantenido diferentes alianzas respecto al totalitarismo del régimen, por lo que en la exposición hay sentimientos encontrados dada la represión comunista que hizo que muchos chinos demócratas emigraran a otros países y no se sienten de ninguna parte.

Huang Yong Ping: “Pienso que el deber del artista es deconstruir el concepto de nacionalidad. Llegará un día donde los países estén desnacionalizados.”

Seprona investiga una red de peleas de perros en Málaga

Agentes del cuerpo de seguridad Seprona de la Guardia Civil de Málaga han investigado a cuatro personas por un delito de maltrato animal de manera continuada en el tiempo por la organización de peleas de perros de razas potencialmente peligrosas. La denominada operación Kennels (en inglés, perreras) se inició el pasado mes de agosto a requerimiento del Juzgado de primera instancia e instrucción número 2 de Fuengirola, localidad de la provincia española de Málaga, como consecuencia de un proceso judicial por el que se investigaba la comisión de otros delitos. Entre las pruebas de la documental obrante, se proporcionó a los agentes del Seprona varias grabaciones audiovisuales donde se observaban peleas de perros.

Los agentes visionaron las imágenes y comprobaron la existencia de estas peleas de perros, en la que algunos de estos animales sangraban abundantemente como consecuencia de las heridas que se producían por mordeduras. También se podía observar cómo los organizadores y asistentes al espectáculo ilegal jaleaban a los perros a enfrentarse violentamente, con ensañamiento y crueldad.

Seprona Guardia Civil operación Kennels

En el transcurso de las investigaciones, la Guardia Civil logró identificar lugares y fechas de la comisión de los delitos así como a los organizadores y participantes en las peleas, pudiendo constatar que las mismas eran organizadas por los investigados en lugares previamente acordados a través de las redes sociales, a los que solo asistían personas allegadas y de especial confianza del organizador, dado que además las grababan en vídeos, para evitar ser delatados ante las autoridades. Uno de los lugares habituales donde los descerebrados organizaban las peleas de perros era el criadero que poseía uno de los investigados, en el que tenía acondicionada una arena a modo de reñidero o ring de pelea, donde uno de los compinches hacía de árbitro para dirigir las peleas.

Durante las peleas, los organizadores ponían música a un volumen muy alto para evitar que desde el exterior se escucharan los ladridos, gruñidos y quejidos estremecedores de los perros durante los enfrentamientos. Tras los combates, los perros no recibían ningún tipo de asistencia veterinaria a pesar de las lesiones sufridas, limitándose después de las peleas a refrescar a los canes con agua para rebajar la tensión, las pulsaciones cardíacas, y limpiar la sangre.

Seprona Guardia Civil operación Kennels

En el criadero los agentes han requisado maquinaria para entrenar a los perros, métodos de preparación física para que tiraran de peso para adquirir corpulencia, músculo, resistencia y ejercicios para aumentar la mordida, para poder ser más competitivos en las peleas ilegales. Los guardias civiles de Seprona han podido determinar por las grabaciones que estas peleas de perros se han venido produciendo desde el año 2011 hasta principios del año 2016. Algunos miembros del grupo investigado criaban cachorros de razas potencialmente peligrosas, según normativa contenida en Ley 50/1999 que se desarrolló en el Real Decreto 287/2002, posteriormente Real Decreto 1570/2007, utilizándolos como reclamo en estas peleas para darles mayor prestigio y valor económico en la compra/venta, actividad también realizada bajo cuerda.

Comunicado oficial de prensa Seprona: La Guardia Civil investiga a cuatro personas por varios delitos de maltrato animal relacionados con peleas de perros.

Gary, el bulldog francés de Carrie Fisher

El pasado 27 de diciembre de 2016 falleció Carrie Fisher, escritora, guionista pero sobre todo conocida como la actriz que interpretó a la princesa Leia durante la trilogía original de películas de cine de Star Wars, Una Nueva Esperanza (1977), El Imperio Contraataca (1980) y El Retorno del Jedi (1983), donde compartió escenarios con los actores Harrison Ford, caracterizado como el piloto Han Solo, y Mark Hamill, caracterizado como Luke Skywalker, su hermano mellizo. Apenas hacía un año, concretamente el 16 de diciembre de 2015, asistió en Londres a la premiere del Episodio VII: El despertar de la Fuerza, la primera película desde que Disney compró Lucasfilm. En dicho acto Carrie Fisher acudió a la alfombra roja del photocall acompañada de su perro Gary, un bulldog francés de lengua protuberante, que junto a otras celebridades, se detuvieron un momento mientras los periodistas sacaban fotografías buscando el mejor ángulo.

Carrie Fisher and her dog Gary

Carrie Fisher había sufrido un infarto al corazón el pasado 23 de diciembre de 2016 en un vuelo de avión de Londres a Los Ángeles, donde se la ingresó de urgencia en el hospital UCLA Medical Center, sin embargo su estado de salud empeoró y no logró recuperarse, falleciendo en la mañana del 27 de diciembre. Gary era muy famoso por acompañar a Carrie Fisher en todo tipo de eventos como premieres de películas de cine, firmas de libros, entrevistas y programas de televisión, además de aparecer en muchas fotografías de los perfiles de redes sociales que administraba su conspicua dueña.

Carrie Fisher and her dog Gary

Carrie Fisher adoptó al simpático bulldog francés en Nueva York -no fue comprado en un criadero aunque pueda parecerlo según las malas lenguas del periodismo sensacionalista, no como la lengua de Gary cuya candidez hace recordar al dibujo de Oddie-, como terapia para ayudarla a superar sus trastornos de salud mental. Tras el fallecimiento de Carrie Fisher, el perro Gary se quedará en casa de Billie Lourd, hija de la afamada actriz y escritora, que además tiene otro ejemplar de la misma raza canina, una bulldog francesa llamada Tina.

Instagram de Gary el bulldog francés de Carrie Fisher.
Twitter de Gary el bulldog francés de Carrie Fisher.

El doble origen de la domesticación del perro (II)

Los lobos grises habitaban por todo el hemisferio norte, así que podrían haber sido domesticados para dar origen a los perros paleolíticos en un rango muy amplio de regiones (excluyendo Norteamérica). Los estudios genéticos indican que no hay ningún grupo específico de lobos más próximo que otro a los perros domésticos, lo que significa que los lobos que dieron origen a los perros prehistóricos, por auténtica generación, están extintos. Secuenciar genomas de perros y lobos actuales no aclarará nada sobre su enterrado pasado; sería -en palabras del arqueólogo y genetista Greger Larson- como intentar resolver un crimen sin tener al culpable en la lista de sospechosos. En el artículo Genome Sequencing Highlights the Dynamic Early History of Dogs, publicado en el año 2014, se identifican cambios genéticos que señalan la domesticación del perro y reconstruyen su historia evolutiva temprana, se generaron secuencias de genomas de tres lobos grises, uno para cada supuesto centro geográfico de domesticación del perro: Asia Oriental, Oriente Medio y Europa Central, además de genomas de dos linajes de perros primitivos (Basenji y Dingo) y el chacal dorado a modo de grupo extraño. El análisis de dichas secuencias respalda el modelo demográfico en el cual los perros y los lobos divergieron a través de un proceso dinámico que incluyó cuellos de botella en sus poblaciones en ambos linajes y una divergencia posterior en el flujo de transmisión genética. En los perros, el cuello de botella durante la fase de domesticación implicó una reducción del tamaño de la población de al menos 16 veces, un cuello de botella mucho más severo de lo estimado en investigaciones precedentes.

secuenciación genomas perros

En biología se dice que una población o especie ha sufrido un cuello de botella en su historia evolutiva cuando ha experimentado un drástico descenso en el número de miembros en algún momento del pasado, llegando en algunos casos a estar al borde de la extinción. Como consecuencia, los ejemplares de las generaciones posteriores al cuello de botella presentan una escasa variabilidad genética y la antigua proporción de alelos en el conjunto de la población ha cambiado considerablemente, siendo en general más vulnerables a enfermedades y a influencias medioambientales, por lo que necesitan perfeccionar su lucha por la supervivencia. Los cuellos de botella aceleran la deriva genética y la evolución de las especies que los experimentan de forma considerable, pues se produce una selección intensiva de determinados caracteres que pasan a ser mayoritarios en los individuos supervivientes, mientras que otros menos favorables se reducen o desaparecen por completo, a menos que el cuello de botella haya sido causado de forma no natural, por ejemplo, por actividades de la especie humana como la caza descontrolada, la deforestación, el cambio climático por la quema de combustibles fósiles y la concentración de gases de efecto invernadero, etc.

Un virulento cuello de botella sucedió en los lobos poco después de su divergencia de los perros, implicando que el catálogo de diversidad genética del cual surgieron los perros como subespecie era sustancialmente más amplio que el que representa a las poblaciones de lobos en la actualidad. Restringimos el rango temporal para la datación de la domesticación del perro a un intervalo que se extiende hace 11000 a 16000 años, lo que sería el Mesolítico, o periodo de transición antes del Neolítico, con el descubrimiento de la agricultura. A la luz de este hallazgo, expandimos anteriores investigaciones sobre el gen de la amilasa (AMY2B) en perros, del cual se cree que ayuda a la digestión del almidón en desechos agrícolas. La variación en el número de copias (CNV) se define como el segmento de ADN igual o mayor de 1 kb cuyo número de copias es variable si se compara con un genoma de referencia. Hasta el año 2004 se pensaba que la variación en el genoma, incluyendo inserciones, deleciones, inversiones, translocaciones estaba asociada a enfermedades y que los SNPs (polimorfismo de un solo nucleótido) eran la mayor fuente de variación genética entre individuos. Sin embargo, ese mismo año se publicó el primer mapa genómico con variación del número de copias en individuos sanos. Actualmente hay indicios de que las CNV aparecen no solo a lo largo del genoma de humanos, sino también en primates, roedores, moscas, perros, gallinas y vacas. Para averiguar cómo las CNV contribuyen a la variación fenotípica y susceptibilidad a las enfermedades, se usan técnicas como la hibridación genómica comparada (CGH).

Se investigó que la expansión de la familia del gen de la amilasa (AMY2B) en los perros, que recientemente se consideró como crucial en respuesta a una dieta basada en sobras cárnicas y comida recolectada. Se observa una variación constante en el número de copias en el gen de la amilasa (AMY2B) en lobos y escasa o casi inexistente variación en el número de copias en los linajes del dingo y el husky siberiano. Esto indica que, al inicio del proceso de domesticación, los perros pudieron estar caracterizados por una dieta más carnívora que sus herederos modernos, una dieta que mantuvieron en común con los cazadores del Paleolítico. En dicho estudio, el número de copias está segregado entre especies, con tan sólo dos copias del gen de la amilasa en cada uno de los 35 lobos genotipados y una media de 7.4 veces más copias de dicho gen en 136 perros. Este hallazgo se interpretó para sugerir que la expansión del AMY2B permitió a los primeros perros paleolíticos explotar una dieta más basada en carroña dado que fueron alimentados antes del descubrimiento de la agricultura. Sorprendentemente, utilizando una correcta profundidad de cobertura para estimar el número discreto de copias del gen, encontraron que el dingo tiene sólo dos copias del AMY2B, lo que sugiere que la expansión de dicha familia de genes no se produjo de forma homogénea por todos los perros durante el proceso de domesticación. En una evaluación de los datos de secuencias del genoma de 12 razas de perros domésticos, se encontró que el husky siberiano, una raza históricamente asociada a cazadores del Ártico, tiene sólo entre tres a cuatro copias del AMY2B, mientras que el Saluki, que fue históricamente criado en el Creciente Fértil, desde Egipto a Mesopotamia, donde se originó la agricultura, tiene 29 copias.

secuenciación genomas perros
Abreviaciones de razas caninas: AFG, Afgan Hound (Perro Afgano); AFR, Africanis; AKI, Akita; BSJ, Basenji; BE, Beagle; BU, Bulldog, CAN, Canaan Dog; CU, Chihuahua; CC, Chinese Crested (Perro Crestado Chino); FC, Flat-coated Retriever; GD, Great Dane (Gran Danés); IH, Ibizan Hound (Podenco Ibicenco); KUV, Kuvasz; MAS, Mastiff; NGS, New Guinea Singing Dog (Perro Cantor de Nueva Guinea); PEK, Pekinese (Perro Pequinés); PHU, Phu Quoc; SAL, Saluki; SAM, Samoyed (Samoyedo); SCT, Scottish Terrier; SHA, Shar Pei; SIH, Siberian Husky; THD, Thai Dog (Perro Tailandés); TOP, Toy Poodle (Caniche enano); DNG, Dingo; CHW, Chinese wolf (Lobo Chino); INW, Indian wolf (Lobo Indio); ISW, Israeli wolf (Lobo Israelí); ITW, Italian wolf (Lobo Italiano); RUW, Russian wolf (Lobo Ruso); SPW, Spanish wolf (Lobo Español); YSW, Yellowstone wolf (Lobo de Yellowstone); GLW, Great Lakes wolf (Lobo de los Grandes Lagos).

Se debe distinguir entre perro silvestre y primitivo. Los perros silvestres pueden tener cualquier mestizaje, rasgos o caracteres hereditarios, resultado de apareamientos entre distintos tipos de perros, generalmente descontrolados, aunque algunos perros silvestres pueden ser descendientes de ejemplares que mantenían un estándar racial debido a la cría selectiva. Su principal característica en común es no estar sociabilizados: son desconfiados, evitan al hombre, no se dejan acariciar por miedo. Se agrupan en manadas en cualquier región del mundo, sobreviviendo en zonas periurbanas o rurales al no estar integrados entre familias humanas. Los perros primitivos, en cambio, constituyen un núcleo aislado en una región geográfica, con un patrimonio genético restringido, sin que durante milenios hayan tenido intercambio o mestizaje con ningún otro tipo de perros de otros lugares del mundo. Las razas caninas Basenji, de África subsahariana en el Congo, Dingo, de Australia y el Perro Cantor de Nueva Guinea, han estado en grupos aislados sin que se produjera variación en sus respectivos catálogos genéticos al no reproducirse con otros perros del mundo.

Con el propósito de validar estos resultados, se utilizó la prueba cuantitativa PCR (reacción en cadena de polimerasa, técnica de biología molecular para obtener un gran número de copias de un fragmento de ADN particular, bastando partir de una única copia de ese fragmento original para amplificarlo) en tiempo real (qPCR) para explorar la variación en las copias de AMY2B a través de otras razas de perros (n = 52), otras variantes del dingo (n = 6) y una distribución mundial de lobos (n = 40). Los resultados qPCR muestran que las razas modernas de perros tienen de media un alto número de copias de AMY2B mientras que los lobos y los dingos apenas tienen más de dos. Sin embargo, los resultados qPCR también muestran que la expansión de AMY2B es polimórfica en lobos (16 de 40 lobos podían tener más de 2 copias) y por tanto no está exclusivamente restringido a los perros modernos, si bien tienen de media muchas más copias, salvo en razas específicas que no se criaron en sociedades agrarias, como el dingo y el husky. Esto sugiera una interpretación histórica más compleja donde la elevada variación del número de copias del gen AMY2B, que probablemente existió como variación constante en los inicios del proceso de domesticación, se expandió sin embargo avanzado el Neolítico con el desarrollo de grandes civilizaciones basadas en técnicas de agricultura y ganadería en Oriente Medio, por todo el Mediterráneo, Europa Central y Asia Oriental, cuando los perros domésticos recibían por parte de los pastores, ganaderos y cazadores, una alimentación que no sólo contenía sobras de carne sino otros compuestos agrícolas, hacia una dieta más omnívora y no carnívora estricta.

En conjunción con las estimaciones temporales sobre los orígenes del perro, estos resultados proporcionan respaldo adicional a los hallazgos arqueológicos, indicando que los primeros perros domésticos surgieron con las sociedades de cazadores antes que en las sociedades de agricultores del Neolítico. Respecto al origen geográfico de los perros, se descubrió de manera sorprendente que ninguno de los linajes de lobos extintos en los supuestos centros de domesticación es filogenéticamente más próximo, y, por el contrario, la muestra de lobos forma un grupo monofíletico hermano, dado que si todos los organismos incluidos en él han evolucionado a partir de una población ancestral común, y todos los descendientes de ese ancestro están incluidos en el grupo. También denominado clado, incluye el taxón ancestral y todos los descendientes, un grupo monofilético (que en griego significa una rama), puede ser separado de la raíz con un solo corte, mientras que un grupo que no sea monofilético necesita dos o más cortes para separar las ramas. Este resultado, en combinación con la mezcla entre perros y lobos durante el proceso de domesticación, sugiere la necesidad de una nueva evaluación de las hipótesis que se sostenían en el pasado en relación con los orígenes del perro.

El estudio informalmente conocido como Big Dog Project nació de frustraciones. Ya en el año 2011, Greger Larson se esforzó en investigar el origen de los cerdos domésticos, pero empezó a estar contrariado cuando investigadores con ensayos sobre los perros que eran menos rigurosos recibían sin embargo publicaciones en prestigiosas revistas científicas, simplemente porque su tema de estudio era más carismático y más popular en los medios de comunicación. Así que llamó a su colaborador Keith Dobney para entrar en el estudio del origen de la domesticación de los perros.

Desde el principio, ambos investigadores comprendieron que analizar genomas de perros o lobos vivientes no aportaría ninguna clave para fijar el debate sobre la domesticación del perro. El único camino para hacerlo sería secuenciar ADN de fósiles de perros y lobos, a través de todo su rango y en diferentes puntos de la historia, tratando de reconstruir su ramificación evolutiva. En décadas recientes, los científicos han tenido cada vez más éxito al secuenciar hebras de ADN extraídas de fósiles. El antiguo ADN ha hecho maravillas para comprender la hominización y la evolución del hombre. Así hemos llegado a explicar cómo el continente europeo fue colonizado por cazadores y recolectores llegados desde África hace más de 40.000 años, hace más de 8000 años por agricultores desde Oriente Próximo, y hace más de 5000 años por jinetes y pastores llegados desde las estepas de Rusia. “Todos los europeos actuales son una mezcla de estas tres poblaciones”, declaró Larson, que buscaba segmentar el ADN del perro de la misma manera.

Ambos investigadores lograron colaboraciones inesperadas para su estudio y llevaron múltiples restos óseos a unas instalaciones en Oxford llamadas Palaeo-BARN, Red de Investigación Bioarqueológica y Palaeogenómica, donde era necesario llevar bata, máscara y guantes como en un quirófano por asepsia y para prevenir que los organismos microbianos contaminaran las preciadas muestras.

En una sala, se colocan trozos de hueso en una máquina que los muele en un pequeño soporte de bolas, convirtiendo fragmentos sólidos de hueso en polvo fino. A continuación, se hace pasar el polvo de los fragmentos óseos molidos a través de productos químicos y filtros para extraer el ADN y eliminar las excrecencias. El resultado es una pequeña gota de líquido que contiene la esencia genética de un perro o lobo fallecido hace mucho tiempo. Larson llegó a refrigerar más de 1500 muestras.

Fiel a sus raíces de arqueología, Larson no está ignorando los restos óseos. Su equipo tomó fotografías de hasta 7000 cráneos de perros prehistóricos y lobos variando en hasta 220 ángulos, y reconstruyeron dichas imágenes virtualmente. Utilizaron una moderna técnica de paleontología denominada morfometría geométrica para ver cómo los diferentes rasgos en los cráneos han evolucionado con el tiempo. La morfometría es útil en el análisis del registro fósil, así como en el impacto de algunas mutaciones sobre la anatomía, cambios en los procesos del desarrollo, covarianzas entre los factores ambientales y la forma, igualmente para estimar los parámetros genético-cuantitativos de la forma de los cráneos, mandíbulas y otras partes del esqueleto. La morfometría se puede utilizar para cuantificar un carácter de significancia evolutiva, y para detectar los cambios en la forma, sacar conclusiones sobre la ontogenia de los organismos, función o relaciones evolutivas. Uno de los objetivos principales de la morfometría es probar estadísticamente las hipótesis sobre los factores que afectan la forma; en la presente investigación, analizar las muestras y comparar estadísticas sobre los supuestos dos linajes de perros paleolíticos.

Las dos líneas de investigación, tanto de las evidencias en el análisis de ADN, como el análisis paleontológico de los restos óseos, deberían refutar o apoyar la hipótesis de la doble domesticación del perro. Deberían también aportar algo de luz sobre fósiles peculiares como el cráneo datado de 32000 a 36000 años de antigüedad encontrado en la cueva Goyet, en Bélgica, perteneciente a la cultura Auriñaciense, que se extendió por Europa central y el levante mediterráneo, sustituyó hace unos 38.000 años antes de nuestra Era aproximadamente, a la cultura Musteriense y en otros lugares al Chatelperroniense, en el inicio del Paleolítico Superior. Genompré piensa que fue un perro primitivo. “Sus rasgos están fuera de la variabilidad encontrada en lobos: la mandíbula es más pequeña y el hocico debía ser más fino”. Otros investigadores consideran que es demasiado diferente de los perros modernos. Wayne ha sugerido que el cráneo del can de Goyet muestra un intento fallido de domesticación de un perro paleolítico que no llegó a influir en el desarrollo de las poblaciones de perros domesticados, al no lograr reproducirse, y que probablemente su linaje llegó a extinguirse.

Tal vez el perro paleolítico de Goyet formaba parte del grupo de perros prehistóricos domesticados en Eurasia occidental como intuye Larson, domesticados pocos milenios después de que el Homo Sapiens llegara a Europa central. Tal vez representa una ramificación extinta en los intentos de domesticación de lobos, como el primer tanteo de simbiosis artificial que el hombre buscó para controlar la naturaleza, mientras todavía formaba bandas de cazadores y recolectores, siendo la función del perro paleolítico ayudar en la caza de presas pequeñas, rastrear, perseguir y vigilar, antes de desarrollar la ganadería y la agricultura en el Neolítico, cuando al perro se le asignó la nueva función de pastorear rebaños. Todas estas posibilidades están sobre la mesa, y Larson considera que ya hay datos acumulados para sacar conclusiones detalladas frente a lo que se creía en años anteriores sobre la domesticación del perro. “Podemos echar cuentas y analizar las diferencias entre lobos y perros”. “Podemos determinar que los lobos de un periodo tenían una determinada morfología; ¿el cráneo y parte de mandíbula de Goyet pueden clasificarse en el mismo ámbito, o su aspecto es el de perros prehistóricos de un periodo posterior?”

Traducido al español desde el artículo original The Origin of Dogs.

El doble origen de la domesticación del perro (I)

Del aullido al ladrido, la domesticación del perro pregonó el Antropoceno, el Homo Sapiens crió durante el Paleolítico cachorros de lobo gris como auxiliares de caza y guardianes de los campamentos nómadas. Varios milenios antes de que el hombre lograra amaestrar cualquier otro animal, tener caballos, rebaños de ovejas, cabras y vacas. El perro comenzó a ser domesticado de un modo espontáneo y gradual en el Paleolítico superior, hace aproximadamente unos 38.000 años antes de nuestra Era, un período cronológico muy anterior a que existiera cualquier explotación ganadera en las sociedades sedentarias de agricultores, que son muy posteriores y datan del Neolítico en la Creciente Fértil de Oriente Próximo, 9000 años antes de nuestra Era. La domesticación del perro está considerada como una de las primeras piedras miliares de la influencia civilizadora del hombre sobre el planeta, un hito cultural previo al Neolítico, a las técnicas antiguas de plantación y regadío, hasta la revolución industrial que trajo las formas de agricultura y ganadería intensivas dando lugar al enorme crecimiento demográfico del Homo Sapiens en su etapa más reciente, hasta la superpoblación de 7000 millones de habitantes. Pese a la contingente desaparición de la megafauna del Pleistoceno, que favoreció a los antecesores prehumanos en su supervivencia frente a otros depredadores más fuertes, frente a mitos filantrópicos sobre la entrega del fuego a los hombres por el titán Prometeo, fue el descubrimiento de la domesticación como simbiosis artificial lo que permitió al hombre cambiar su relación con el entorno ambiental y dominar una naturaleza hostil, comenzando a dejar su huella en el planeta. La domesticación del perro como primer animal amaestrado del planeta anticipó por tanto el impacto global que las actividades humanas han tenido sobre los ecosistemas terrestres.

En el extremo oriental de Irlanda se encuentra Newgrange, un monumento cuya datación está entre 3300-2900 a.C., es más antiguo que las pirámides de Giza en Egipto y que Stonehenge, monumento megalítico situado cerca de Amesbury, en el condado de Wiltshire, Inglaterra. Bajo su gran túmulo circular y entre los habitáculos subterráneos están enterrados muchos fragmentos óseos de animales. Entre ellos, Dan Bradley de Trinity College Dublin encontró la porción petrosa del hueso temporal del cráneo de un perro, que contiene el órgano de audición, en el feto es la parte relacionada con el desarrollo del tímpano y es una zona densa excepcionalmente útil para preservar el ADN. Cuando se intenta extraer ADN de un fósil, la mayor parte está contaminado por organismos microbianos parasitarios del cadáver, sin embargo, la parte petrosa del hueso temporal tiene un porcentaje tan elevado de pureza que se pudo secuenciar el genoma del largo tiempo difunto perro.

Greger Larson, arqueólogo y genetista, y su compañero de profesión -y fatigas- Laurent Frantz compararon las secuencias de ADN del perro enterrado en Newgrange con los genomas de al menos 700 perros modernos, para construir un árbol genealógico. Para su sorpresa había una bifurcación que dividía el árbol en dos grandes ramas o dinastías. Una incluye a todos los perros de Eurasia oriental, la otra incluye a todos los perros de Eurasia occidental. Los genomas de la rama occidental dan indicios de un cuello de botella que diezmó su población tras una larga migración. Según Larson los dos linajes de perros paleolíticos provienen de Asia, en alguna región de China donde se habrían domesticado perros que son antecesores de los mastines tibetanos, sin embargo, hubo un periodo de migración hasta Europa central donde se ramificó la evolución del perro doméstico. Grosso modo, se calcula que la separación se produjo hace 14000 años antes de nuestra Era. Pero los hallazgos arqueológicos de restos óseos de perros son mucho más antiguos y asociados a ritos funerarios en tumbas humanas. Lo cual quiere decir que cuando se produjo dicha migración desde Asia hacia Europa, ya había poblaciones con perros domesticados en la parte occidental del continente.

Para Larson, esto solamente tiene sentido si se interpreta que el perro fue amaestrado dos veces, domesticado por poblaciones humanas en dos periodos cronológicos y lugares separados del planeta. Como el doble nacimiento de Dyonisos, el perro tuvo que ser domesticado en dos etapas diferentes, como algunos avances culturales o técnicos se han producido históricamente en poblaciones que no estaban en contacto, sin que se pueda explicar por préstamo.

Hace unos 30.000 años, las poblaciones de Homo Sapiens en la parte occidental de Eurasia llegaron a domesticar ejemplares de lobos grises, criando cachorros en cautividad encontrados en madrigueras, dando lugar por auténtica generación a una nueva especie. Algo similar ocurrió de forma independiente al este del continente, dando lugar a dos grupos diferenciados de prehistóricos perros domésticos: aquellos de la zona geográfica europea occidental y aquellos de la zona asiática oriental. Antes de la Edad de Bronce, grupos de población migraron desde Asia hacia Europa central junto a sus compañeros perrunos y encontraron a perros prehistóricos occidentales con los que trabaron linaje.

Los perros asiáticos actuales tienen como antecesores las poblaciones antiguas que ya estaban en la región de China y el Tibet. Pero los perros prehistóricos occidentales, como los restos óseos de Newgrange, Irlanda, o Goyet, Bélgica, trazan su genealogía hasta los migrantes orientales, cuyos perros se reprodujeron junto a los ya domesticados en Eurasia occidental para mantener la especie pues en su mayoría los antepasados de Europa central se extinguieron. Otros estudios sugieren que diferentes animales empleados en explotaciones ganaderas también han sido domesticados en periodos y regiones separadas del planeta, por ejemplo los cerdos fueron domesticados en Anatolia y Asia oriental.

Las investigaciones de Larson han tenido detractores como Bob Wayne de la Universidad de California, Los Angeles, que critican que haya tal profunda división en los mapeos genéticos de los perros, dado que saca conclusiones a partir de un sólo hallazgo, los restos óseos de Newgrange. Es igualmente posible que los perros domésticos hayan sido amaestrados en un mismo periodo, generando patrimonios genéticos por cruces y selección, acompañando después al hombre en su diáspora por todo el planeta. En el año 2013, el equipo de investigadores de Wayne comparó los genomas mitocondriales (pequeños anillos de ADN situados fuera del conjunto principal) de 126 perros modernos y lobos, así como 18 fósiles. Concluyeron que los primeros perros fueron domesticados en alguna región de Europa o al oeste de Siberia en las Montañas doradas de Altái, entre el Paleolítico Superior y el Mesolítico. Y aparte del análisis genético, “la densidad de los fósiles encontrados en Europa nos indica muchas similitudes con los perros actuales, nada como los hallazgos encontrados en Asia oriental.”

European Origin of Domestic DogsLa investigación sobre los genomas mitocondriales de perros y lobos se publicó en un artículo de la revista Science, 15 Nov 2013: Volumen 342, Tema 6160, pp. 871-874: Complete Mitochondrial Genomes of Ancient Canids Suggest a European Origin of Domestic Dogs. Thalmann et al. analizaron completos genomas mitocondriales de perros y lobos de nuestros días, así como 18 fósiles caninos de hace 1000 a 36.000 años del viejo y nuevo mundo. Los datos sugieren que las antiguas poblaciones de lobos en Europa central, ya extintas, son ancestros directos de los perros domésticos. Más aún, algunos restos óseos de perros paleolíticos podrían representar eventos fallidos de domesticación. El protagonista de la portada es un ejemplar de perro Basenji, fotografiado por Barbara von Hoffmann, que representa uno de los linajes más diversos de perros existentes en la actualidad. Los análisis genéticos de antiguos y modernos cánidos incluyendo algunos de los vestigios óseos más antiguos, sitúan el origen de los perros en Europa hace 18.800 – 32.100 años.

Los orígenes geográficos y temporales del perro domésticos siguen rodeados de controversia, puesto que los datos genéticos sugieren una domesticación en Asia oriental hace unos 15.000 años, mientras que los fósiles con restos óseos similares a perros, encontrados en Europa y Siberia, en algunos fragmentos de cráneos y mandíbulas tienen una datación de hasta más de 30.000 años de antigüedad. Se analizaron genomas mitocondriales de 18 cánidos prehistóricos de Eurasia, en comparación con un panel exhaustivo de secuencias genéticas de perros domésticos y lobos. Los genomas mitocondriales de todos los perros modernos están filogenéticamente relacionados con similar proximidad a antiguos y modernos cánidos europeos. Los datos moleculares sugieren que la aparición de la domesticación se sitúa de forma imprecisa hace 18.800 a 32.100 años, lo cual muestra un intervalo demasiado laxo. Estos hallazgos indican que la domesticación del perro es la culminación de un proceso muy gradual que fue iniciado entre los Homo Sapiens cazadores y recolectores que llegaron a Europa y los cánidos con los que interactuaban.

Probablemente, los lobeznos criados en cautividad por capricho y curiosidad de un grupo de Homo Sapiens cazadores tenían el instinto debilitado como para desconfiar del hombre y regresar con su manada para vivir como sus congéneres los lobos grises salvajes. Al recibir recursos como sobras de comida por parte del hombre comenzó el lento proceso de domesticación de los primeros perros paleolíticos, que acabaron confiando en aquellos bípedos con escaso vello corporal, modificando sus patrones cognitivos de aprendizaje para volverse animales adiestrables y asistir a las bandas de cazadores en el rastreo y persecución de presas, completando la inédita simbiosis artificial y cambiando para siempre la forma en que los hombres se han relacionado con el medioambiente. Dicho proceso que culminó en el perro doméstico como subespecie del lobo fue sumamente gradual, con ramificaciones en las poblaciones que dieron lugar a un linaje que se extiende hasta los perros modernos, pero también con ramas extintas debido a intentos fallidos de domesticación que dieron lugar a progenie que mantuviera la transmisión genética.

Peter Savolainen del KTH Royal Institute of Technology en Estocolmo discrepa al respecto. Al comparar los genomas completos de 58 lobos y perros modernos, su centro de investigación ha mostrado que los perros en la zona sur de China tienen la mayor variabilidad genética. Y su origen puede trazarse hasta unos 33.000 años antes de nuestra Era, antes de que un subconjunto de ellos migrara hacia la parte occidental de Eurasia unos 18.000 años más tarde.

Los perros son descendientes del lobo

Lo cual coincide esencialmente con la interpretación precedente de Larson. La diferencia clave es que Savolainen no acepta la existencia previa de un grupo de perros paleolíticos domesticados en Europa central. Esos supuestos perros occidentales antiguos pudieron ser simplemente lobos. O tal vez se produjo una migración más temprana desde Asia hacia Europa. Sin embargo, lo que parece claro es que la primera fase de domesticación del perro ocurrió en la zona sudeste de Asia. Adam Boyko de Cornell University estudió los patrimonios genéticos de perros silvestres que sobreviven en la periferia de asentamientos humanos, concluyendo que hubo una única -y no doble- domesticación que se originó en Asia, entre India y Nepal. También se explicarían de este modo las transformaciones lingüísticas recogidas en el indoeuropeo, como migración desde Oriente hacia Occidente hace unos 4500 años, como indica un artículo de la revista Nature publicado con fecha de 12 de febrero del 2015, por Ewen Gallaway, donde se destaca que un grupo de migrantes relacionados con la etnia Yamnaya que todavía tiene herederos en Rusia y Ucrania, migró desde Oriente hasta la zona norte de Europa y los países nórdicos, dando origen a lenguas germánicas y eslavas.

Larson añadió que sus compañeros de la comunidad científica se enfocan demasiado en los genes e ignoraban una línea crucial en las evidencias de los restos óseos. Si los perros se hubieran originado como subespecie descendiente del lobo una sola vez, debería localizarse un gradiente ordenado de fósiles desde los más antiguos al centro de la domesticación hasta los más recientes lejos del foco. No es lo que tenemos. En cambio, los arqueólogos han encontrado fósiles de más de 15 000 años en Europa occidental, y fósiles de 12.500 años de antigüedad en Asia oriental, pero ningún resto más antiguo de 8 000 años fue nunca desenterrado en regiones situadas entre los extremos del continente.

“Si estamos equivocados, ¿cómo explicar los datos arqueológicos?” cuestiona Greger Larson. “¿Saltaron los perros domesticados desde Asia oriental hasta Europa occidental en una semana y luego hicieron el camino de regreso 4000 años después?” No. Tiene más sentido una domesticación dual. Mietje Genompré, arqueóloga del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales, está de acuerdo con que las evidencias óseas respaldan la interpretación de Larson.

Abu, perro anciano superviviente en Basauri con ortopedia

Abu es un perro con una historia conmovedora que volvió a renacer tras una travesía por el desierto. Ya era un perro entrando en la vejez cuando fue encontrado en una gasolinera del municipio burgalés de Bercedo, que había alcanzado calado de agua aparentemente tras salir del cauce del río Cerneja. Apareció cojeando en un estado lamentable, malherido con más de quince proyectiles alojados en el cuerpo, garrapatas y otros parásitos. En el surtidor de la gasolinera se lo entregaron al hijo de Cirilo López, natural de Basauri, quien se interesó en salvar la vida del desdichado animal para que no tuviera un final infame.

Comenzaron a buscar clínicas veterinarias para tratarlo, tras varias pruebas determinaron que Abu sufría un tipo de atrofia en la pata delantera izquierda. «Mi hijo pagó tres operaciones en diferentes centros de Burgos para ver si conseguía recuperar la movilidad de la pata, pero sin éxito», se lamenta Cirilo, de 79 años. Trasladado a Basauri, Bizkaia, y tras realizarle una nueva intervención quirúrgica que «tampoco sirvió para mucho», llegó una quinta cirugía, que, por desgracia, fue todavía peor. «Resultó un completo desastre. Le pusieron unos hierros en la pata que más tarde se le empezaron a salir. Le fastidiaron también el hígado con los antiinflamatorios», reprocha Cirilo López, que cuida al perro desde hace casi cuatro años.

perro ortopedia canina basauri

«Cuando le llevé a la clínica de Basauri estaba casi muerto. Le hicimos análisis durante cuatro meses hasta que pasó lo del hígado por la medicación, pero no volvía a andar». Aun así, ni el perro ni su dueño se dieron por vencidos. Durante dos años, Cirilo lo sacó a la calle en brazos. Finalmente hallaron una solución que ha mejorado la calidad de vida del pequeño perro: un aparato de ortopedia canina.

«Sabíamos que había muchos animales con artrosis que utilizan carros con ruedas traseras para poder moverse, pero no conocíamos casos de piezas delanteras». Gracias a internet, un hijo de López consiguió lo que llevaban años buscando. «El chaval encontró una empresa estadounidense llamada Ruff Rollin que hacía ruedas delanteras. Mandó un par de correos y en veinticinco días tuvimos el aparato.»

«En España hay una especie de férulas para las patas de delante, y en Bilbao hay una empresa de ortopedia para mascotas, pero ninguna de esas opciones nos servía», aclara. Ahora, con casi catorce años y los achaques propios de su edad, Abu sigue en fase de rehabilitación. Lleva dos meses acostumbrándose a sus nuevas patas. Gracias a ellas, cuatro años después, ha vuelto a caminar e incluso correr. «La veterinaria ha dicho que está ejercitando mucho las patas de atrás».

perro ortopedia canina basauri

«Con la nieve y la lluvia que ha caído durante estos últimos meses no hemos sacado mucho partido al aparato, pero ahora vamos de aquí para allá. Antes no podía llevarle al parque y sólo le sacaba unos 30 minutos. Ahora aguanta más de una hora correteando por ahí», relata Cirilo. No hay nada más que ver cómo se maneja el can con sus ruedas delanteras, hechas a medida, que cuentan con diferentes zonas regulables y una barra estabilizadora.

«Es la sensación del pueblo. He contado su historia mil veces y los vecinos se siguen escandalizando y conmoviendo por igual», asegura López, que le pasea muy orgulloso. Frecuentan habitualmente el parque Bizkotxalde, caminan ante la atenta mirada de los transeúntes, que no pueden evitar girar la cabeza a su paso. «Es muy listo y no me pierde de vista. Vamos por la calle y es todo un espectáculo. El otro día unas señoras me pararon y me dijeron que me daban un diez como dueño».

La mayoría de sus conocidos elogian su valentía y pundonor. Muchos piensan que otros, en el lugar de Cirilo, habrían mirado para otro sitio o lo hubieran transportado, sin más, a una perrera. «Pero nunca he pensado en sacrificarle, ni se me ha pasado por la cabeza. Cuando despertó de su última operación, me clavó la mirada y pensé que me lo llevaba al fin del mundo. No le abandonaría nunca», sonríe conmovido.

Noticia en ElCorreo Bizkaia.

Proyecto Nala, sillas de ruedas fabricadas en Venezuela para animales discapacitados

Proyecto Nala es una iniciativa emprendedora cuya actividad es la fabricación artesanal de sillas de ruedas para perros y gatos discapacitados, con algún tipo de parálisis en las patas o pérdida de extremidades. Los carritos ortopédicos son fabricados a medida según la complexión del animal, más complicado en perros por ser de constitución más dispar que los gatos. Nace en Venezuela en abril del 2014 de la inventiva criolla de Ana González, gestora de una residencia canina en Charallave, localidad de Cristóbal Rojas del estado Miranda, quien decide fabricar sillas de ruedas para animales discapacitados tras recibir peticiones de ayuda al ser conocido que años atrás buscó alternativas para varios perros y un gato: Nala, Ruffo, Catire, Black y Lisie, quienes pudieron tener una segunda oportunidad para disfrutar la vida gracias también sea dicho a quienes hicieron donaciones para cubrir los gastos veterinarios de su cuidado.

carrito ortopédico canino

carrito ortopédico canino

carrito ortopédico canino

carrito ortopédico

carrito ortopédico

Cuando un perro o gato tiene una discapacidad por una patología psicomotora, una grave lesión en las patas, por amputación, malformación congénita o falta de nacimiento de sus extremidades, el pronóstico no suele ser alentador y muchas personas aceptan el mal consejo de sacrificar al animal. Afortunadamente cada vez más personas se plantean alternativas ortopédicas, animados por las ganas de vivir de su compañía de cuatro patas. Proyecto Nala y un grupo de protección animal, Panda Jaramillo, obtuvieron experiencias positivas con varios perros, lo que animó a más personas a solicitar ayuda a nivel local.

carrito ortopédico canino

carrito ortopédico canino

carrito ortopédico canino

No hay muchas empresas dedicadas a necesidades especiales de mascotas en Venezuela, e importar una silla de ruedas para perros discapacitados tiene un alto coste, aproximadamente, junto con el envío: entre 500-700 USD según si se importa de países como España o Estados Unidos, donde hay empresas que fabrican buenas soluciones en ortopedia canina, autoajustables o a medida. Ana González fijó un precio solidario equivalente a 100 USD, en su taller fabrica camillas con cuatro ruedas para perros tetrapléjicos y carritos con ruedas para perros discapacitados para dar movilidad en la zona de las patas delanteras y traseras. Usa tubos de metal o PVC y ruedas recicladas.

carrito ortopédico canino

carrito ortopédico canino

«La gente empezó a llamar para saber donde podían comprar las sillas. Yo les daba las coordenadas en Estados Unidos y Colombia, pero los precios eran muy altos, así que decidí derribar el monopolio con una línea artesanal que minimizara los costos.»

Para comenzar con la primera línea de sillas de ruedas recibió la ayuda desde Colombia del artista plástico Hugo Delgado, además de adquirir un modelo de silla de ruedas fabricado en Estados Unidos con la ayuda de padrinos y madrinas. A partir de ahí, taladro y soldadura para crear los primeros prototipos del proyecto, que acepta propuestas e ideas para mejorar los carritos.

carrito ortopédico canino

«La intención es que nadie pueda lucrarse con estos modelos, pues a medida que más personas aprendan a elaborar sus propias sillas, el producto pasará de ser un bien de lujo a un derecho para todos los animales que lo necesiten. Hace poco publiqué tutoriales para que la gente haga sus propias sillas. Entre más personas y veterinarios conozcan los modelos, más animales serán salvados de la eutanasia y de una vida limitada.»

Gracias a la influencia en facebook y otras redes sociales es posible que se desarrollen proyectos similares en otros países americanos como en Argentina, de donde es Amma, una perrita que disfruta de la vida aunque lleve un carro ortopédico. Dados los costes de las sillas de ruedas para mascotas discapacitadas, no todas las personas que se enfrenten a este desafío podrían comprar una y más en periodos de crisis económica donde incluso es complicado para muchas familias cubrir los gastos veterinarios.

carrito ortopédico canino

Más información en la página de Proyecto Nala.

Moma, disfrutando la vida con ortopedia canina

La historia de Moma es un ejemplo de ganas de vivir y de superación de desafíos. Fue abandonada cuando tenía cuatro meses en Alguazas, Murcia. Juan Antonio Mayor, un profesor de lengua de signos y publicista, decidió acogerla en su casa, de manera temporal hasta que fuera adoptada en un hogar. Moma, una perrita cruce de podenco, presentaba una cojera en una de las patas traseras y fue llevada a un veterinario de San Javier para hacer pruebas. Por una negligencia al inyectar el contraste en su columna vertebral antes de la radiografía, el veterinario provocó que la perra quedara con una parálisis del 60% en el cuerpo. De una cojera pasó a tener las dos patas traseras paralizadas y a ser una perrita discapacitada, pese a lo activos que son los podencos. Con su energía y ganas de jugar, no podía saltar y correr como otros perros, apenas podía ya desplazarse. Seguía siendo alegre pero era consciente de que su salud se había deteriorado y que era diferente a los demás.

Moma amazing dog

Juan Antonio lo pasó mal al ver cómo había empeorado la situación del animal que estaba criando en acogida, además de no recibir muy buenos consejos por parte de otras personas, quienes recomendaron que se sacrificara a la perra. Pero Moma tenía ganas de vivir y se iba a saltar todos los obstáculos. Los dos primeros meses bajaba al exterior cogida en una toalla. Comenzó a utilizar un carrito para poder pasear de nuevo, ayudándose de sus patas delanteras. Algunos niños al verla todavía dicen «¡Mira un perro en bici!». Tras sufrir un duro golpe, pasó a ser la compañera perfecta. Fue tutelada inicialmente por la asociación protectora de Murcia Los Torres de Cotillas. Al conocer las dificultades de la perra, una vecina ayudó con el primer carro que utilizó Moma y además recomendó que visitara la ortopedia canina Novecan en Alcantarilla, donde se fabrican prótesis para animales con movilidad reducida.

Moma amazing dog

Moma amazing dog

Moma amazing dog

Moma se sorprendió cuando pudo pasear de nuevo, recuperando el equilibrio. Podía caminar recto, rastrear el terreno, jugar a atrapar la pelota y divertirse con otros perros. Volvió a tener la representación canina del mundo. Al vivir en un cuarto piso sin ascensor su compañero la lleva en brazos y también endereza el carro cuando vuelca. Se atreve con terreno duro en las calles, con hierba, tierra, y hasta dunas de arena en Calblanque. Moma ha tenido también buena fortuna al poder ir de vacaciones: conoce Pamplona, se ha bañado en el mar Menor, ha estado en Letur, Albacete y participó en la semana de la movilidad en Madrid en la edición de 2013.

Moma amazing dog

Moma amazing dog

Moma amazing dog

Moma lleva ya más de un año con su carro, que ha tenido además diferentes colores, del blanco al rojo. Sus extremidades delanteras se han fortalecido mucho, hasta tal punto que puede saltar sobre los charcos. Es una perra con una historia impresionante pero aunque no lo sepamos hay muchos otros perros que utilizan una alternativa como el carro ortopédico canino cuando sufren parálisis en las patas. Su vida puede prolongarse y muchas personas rechazan el sacrificio por respeto a ellos.

Moma amazing dog

Moma amazing dog

Moma amazing dog

Su página en facebook, Moma the amazing dog, va para 3000 «me gusta», tiene muchas más fotos, hay actualizaciones de las actividades de Moma, y más importante aún, el caso de Moma sirve para aprender sobre alternativas para animales con movilidad limitada y para mejorar las condiciones en que los perros pueden desplazarse en las ciudades.

Moma amazing dog

Moma amazing dog

Moma amazing dog

Todavía faltan algunas firmas en una petición de Change.org para que los animales puedan usar las líneas de transporte público en Murcia.

Perrotón 2013 en Madrid, España

Perrotón es un evento de carácter benéfico que incluye una carrera donde los participantes van acompañados de su perro. A diferencia de las pruebas deportivas con perros, Perrotón no tiene afán competitivo para los corredores sino que la participación es principalmente solidaria. Sin pretensiones de realizar un esfuerzo atlético, muchas personas podrán apuntarse por ocio, ya que además de la carrera se incluyen actividades de animación y música. Perrotón se ha celebrado en ciudades de varios países hispanohablantes, como México o Chile, además de España, que tendrá el próximo 13 de octubre en Madrid su segunda edición. Se realiza en apoyo a los animales domésticos abandonados, maltratados y a todos aquellos que mueren cada año en los sacrificios de zoosanitarios por la pésima planificación económica, dada la superpoblación que existe por la falta de control de natalidad.

Cartel Perrotón Madrid 2013

La primera edición, el pasado año 2012, contó en Madrid con más de 1.500 participantes. La carrera Perrotón comenzó a celebrarse en Madrid coincidiendo con un evento previo en apoyo a los animales domésticos, principalmente perros y gatos, en situación de abandono: el salón de la adopción que se realizaba el primer fin de semana del mes de octubre cada año en los jardines del parque del Buen Retiro. En la zona del paseo de coches se colocaba un pabellón y en un paseo cerrado dos filas de casetas paralelas: una para las asociaciones protectoras de animales de la comunidad de Madrid, y otra donde estaban algunos de los perros en adopción al cuidado de voluntarios.

Perrotón Madrid 2013

Perrotón Madrid 2013

En los días 4, 5, 6 de octubre se celebrará el Perrotón Village, una serie de actividades lúdicas previas a la carrera coincidiendo con la celebración de la VIII Edición del Salón para la Adopción de Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid. El sábado, 5 de octubre, se realizará un gran mosaico humano con la colaboración de Voluntarios por Madrid. El domingo, 6 de octubre, se instalará un ring que incluirá exhibiciones caninas de agilidad y obediencia en positivo a cargo de la Fundación Affinity, demostraciones de detección de estupefacientes, alzamiento de banderas a cargo de la Unidad de Guías Caninos de la Polícia Nacional y la prueba «Disc Dog y Obediencia» con la colaboración de la Asociación Compass Dog.

Perrotón Madrid 2013

Perrotón Madrid 2013

Abott Producciones es la organizadora del evento, que incluye la actuación del grupo Circo Ecológico de la cantante y actriz Alejandra Botto. Algunas personalidades mediáticas en España que apoyan el evento son el seleccionador nacional de fútbol Vicente del Bosque, el periodista y presentador Pedro Piqueras, la presentadora Paula Vázquez, los actores David Janer y Ramón Langa, el campeón de baloncesto Jorge Garbajosa, Bibiana Fernández y el grupo musical Hombres G.

Perrotón Madrid 2013

Con un recorrido de aproximadamente unos 3 kilómetros, la carrera Perrotón, dará comienzo a las 9h30 de la mañana en la Plaza de Colón de Madrid, continuando por la calle Serrano hasta la Puerta de Alcalá, para finalizar en el paseo de coches del Parque del Buen Retiro. En la meta se hará entrega del galardón Premio Brekkies 2013, «El amo y la mascota más feliz», dotado con un año de comida para el perro ganador, además del diploma y la medalla del triunfo. La inscripción en la carrera cuesta 6 euros, para un humano con su compañero perruno. También se puede donar una inscripción de 5 euros con dorsal cero, sin hacer la carrera. La recaudación irá destinada a la asociación protectora de animales Mascoteros Solidarios. Los participantes inscritos en la carrera deberán recoger el pack con el dorsal en el paseo de coches de los jardines del Buen Retiro durante los días 4, 5, 6 de octubre.

Página oficial: Perrotón Madrid.
Inscripción: Deporticket.
Bases y reglamento de la carrera Perrotón Madrid edición 2013.

Actualización: la carrera Perrotón se traslada al domingo día 20 de octubre a las 10h30 de la mañana.