Viajar con perro en los trenes de RENFE

Publicado con fecha 4 febrero 2013

 


Si resides en España y te desplazas en los trenes de la red ferroviaria RENFE, seguramente te has preguntado qué normativa existe para poder viajar con perro en los trenes de RENFE, tanto en Cercanías dentro de las ciudades y los municipios aledaños que tienen esta red de transporte como en recorridos de mayor distancia o en alta velocidad. Algunas personas piensan que sólo los perros que son guía o lazarillo de personas invidentes pueden acompañar a un viajero o que sólo los animales domésticos que vayan en transportín pueden acceder a los vagones. Esto no es así: dentro de los trenes de Cercanías no es raro ver a viajeros acompañados por perros, sujetos con correa y muchos peludos de pequeño tamaño van incluso cogidos en brazos.

La página principal para conocer la normativa es Viajar con animales en RENFE, que incluye AVE y Larga Distancia, Avant y Media Distancia, Cercanías. Sobre los trenes de Cercanías hay que revisar para cada núcleo donde hay red de transporte, en orden alfabético: Alicante, Asturias, Barcelona, Bilbao, Cádiz, Madrid, Málaga, Murcia, San Sebastián, Santander, Sevilla, Valencia, Zaragoza.

viajar con perro en trenes RENFE

AVE y Larga Distancia

– Se permite su transporte siempre que no se opongan el resto de los clientes.

РEl viajero que los lleve a su cargo se hace responsable de las molestias y da̱os que pueda ocasionar el animal.

– Deben ir con la documentación y en las condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad previstas en la legislación vigente. El transporte se limitará a pequeños animales de compañía, entendiendo como tales, perros, gatos, hurones y aves (no de corral), cuyo peso máximo no exceda de 10 Kg.

– Se admitirá como máximo un sólo animal por viajero, siempre dentro de una jaula, o elemento transportín u otro tipo de contenedor cerrado, cuyas dimensiones máximas no superen 60 x 35 x 35 cm., y que dispongan de algún dispositivo que permita contener y retirar los residuos.

– En trenes AVE existe la posibilidad que la jaula ocupe una plaza. En este caso, se aplicará la Tarifa General o de Ida / Vuelta en la clase que corresponda.

– En plazas acostadas sólo será posible el transporte en departamentos/cabinas completas (modalidad familiar).

– El transporte es gratuito cuando el viajero que los lleve a su cargo tenga un billete en clases Preferente sentada, Club, Business, cama Preferente, cama Gran Clase y Butaca Gran Confort.

РPara el resto de clases se establece un precio correspondiente al 25% del asiento de clase Turista seg̼n el trayecto y tipo de tren correspondientes.

Avant y Media Distancia

– Se admitirán para su transporte pequeños animales domésticos, siempre bajo la custodia del viajero que los lleve si no se oponen los otros viajeros o se producen molestias a los mismos, siendo responsable aquél de los danos que estos pudieran ocasionar. Los animales deberán ir, cuando proceda, con la guía de sanidad, en las condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad previstas en la legislación vigente.

– El transporte se limitará a pequeños animales, como perros, gatos, hurones y aves, cuyo peso máximo no exceda de 10 kg.

– El importe a abonar será el 25% del billete a Tarifa General del tren correspondiente en el que se efectúe el viaje, no pudiéndose acoger a otras tarifas o descuentos.

– Se admitirá como máximo un solo animal por viajero, siempre dentro de una jaula con dispositivo que permita contener y retirar los residuos. Las dimensiones de la jaula no deben superar 60x 35x 35 cm.

– Este transporte se podrá realizar en todos los trenes de Media Distancia, si bien, podrá limitarse en aquellos trenes con saturación de viajeros. Se podrá establecer máximos por tren y coche para este transporte. Este transporte no ocupará asiento ni podrá disponer de reserva de plaza. El precio será el establecido en la tarifa vigente.

– De acuerdo a la legislación vigente, los perros lazarillos podrán viajar en todos los trenes de forma gratuita.

viajar con perro en trenes Cercanías Renfe

En Cercanías

– Se admitirá para su transporte pequeños animales domésticos, siempre bajo la custodia del viajero que los lleve, si no se oponen los otros viajeros o se producen molestias a los mismos.

– No se emitirá billete ni se abonará cantidad alguna por su transporte.

– De acuerdo a la legislación vigente, los perros lazarillos podrán viajar en todos los trenes de forma gratuita.

– Cercanías podrá limitar su transporte a los trenes, horarios y estaciones que se autoricen en cada Núcleo.

Si consultamos por núcleos, en las ciudades citadas más arriba, no hay demasiados cambios en las normativas, que se sintetizan en:

– En los trenes de cercanías se pueden llevar animales de compañía, sin límite de peso, entendiendo como tales perros, gatos y aves.

– No es necesario llevar al perro dentro de una jaula o transportín cerrado.
– Los perros siempre deberán ir sujetos con correa y provistos de bozal.
РEl propietario o acompa̱ante del animal es el responsable de los da̱os que ̩ste pueda ocasionar.
– No hay que pagar un coste adicional al billete o título de transporte del viajero.
– Siempre tiene que viajar en los trenes y en los horarios que Cercanías tiene marcado con el criterio de atención al cliente, evitando las horas punta.

En caso de viajar con perro en los trenes de Cercanías en Madrid, serían: por las mañanas: desde que se inicia el servicio hasta las 06:00 horas, de 09.00 a 13.30 horas. Por las tardes desde las 16.30 horas hasta las 18.00 y de 21.00 horas hasta que finaliza el servicio. En la Línea C – 9 no pueden viajar animales domésticos en época invernal.

En Cádiz, deberá elegir viajar a cualquier hora del día los sábados y festivos y de lunes a viernes de 10.00 a 13.30 horas y además de 20.00 horas hasta que finaliza el servicio. En Málaga puede viajar de lunes a viernes, por las mañanas, desde el inicio del servicio hasta las 09.00 horas y de 11.00 a 13.00 horas y por las tardes desde las 20.00 horas hasta que finaliza el servicio. Los sábados y festivos desde que se inicia el servicio hasta las 09.00 horas, de 11.00 a 13.00 horas y de 20.00 horas hasta que finaliza el servicio.

En Murcia y Alicante, puede viajar de lunes a viernes, por las mañanas, desde las 10.00 hasta las 12.00 horas y desde las 16.00 a las 18.00 horas. Por las tardes desde las 21.00 horas hasta que finaliza el servicio. Los sábados y festivos pueden viajar a cualquier hora del día. En Sevilla deberá elegir viajar de lunes a viernes, por las mañanas, desde las 10:00 h. hasta las 13:30 h. Por las tardes desde las 20:00 h. hasta que finaliza el servicio. En Valencia deberá ser de lunes a viernes, por las mañanas, desde que se inicia el servicio hasta las 13.00 horas. Por las tardes desde las 16.00 horas hasta que finaliza el servicio. Los sábados y festivos pueden viajar a cualquier hora del día.

En San Sebastián hay una cláusula contradictoria relativa a los horarios ya que puede leerse en la web dedicada a viajar con animales en Cercanías Renfe: “Renfe Cercanías podrá determinar la limitación o suspensión del transporte de animales de compañía en las fechas o periodos de horarios que en su caso se determine. El animal de compañía puede viajar cualquier día de la semana, a cualquier hora.” Esto es, salvo normativa ad-hoc para determinadas fechas en el calendario con interés turístico o especial afluencia de viajeros, no habría limitaciones horarias como, por ejemplo, ocurre en la comunidad de Madrid.

– Si las condiciones así lo aconsejaran, excepcionalmente, el interventor podrá no permitir el acceso de animales domésticos a ciertos trenes. Igualmente existe la cláusula que obliga a abandonar el vagón de tren en caso de quejas de los demás viajeros por la presencia del perro. No se puede ocupar un asiento adicional y es conveniente evitar los vagones más llenos de viajeros y quedarse en los asientos más desocupados o cerca de las puertas.

En los Rodalies de Catalunya, la normativa para viajar con perro en el tren puede leerse en la web incluida en el dominio de la Generalitat:

En todos los servicios de cercanía de Cataluña está permitido transportar pequeños animales domésticos gratuitamente, en el caso del servicio de cercanía, con el abono previo del 25% de la tarifa base si viaja en servicios regionales. Tienen que ir bajo la custodia de la persona usuaria que los lleve, si no se oponen las otras personas usuarias o se producen molestias a éstas, y será responsable el viajero o la viajera de los daños que los animales pudieran ocasionar, siempre que la ocupación de los trenes no haga modificar esta condición. Los perros tienen que llevar bozal y cadena y tienen que estar sujetados con una correa desde el momento en que se acceda a las dependencias ferroviarias. Los animales pequeños tienen que viajar dentro de cestos o jaulas, pero en ningún caso pueden ocupar asientos. Los perros considerados potencialmente peligrosos por la normativa vigente no podrán estar a cargo de menores de 16 años. La persona que los lleve tendrá que llevar la licencia y certificación acreditativa de inscripción en el registro municipal y la correa tendrá que ser, como máximo, de dos metros. En cualquier caso, se admitirá un único animal por persona usuaria. También se admite el transporte de perros guía de invidentes que pueden acompañar gratuitamente su titular.

Conclusiones

Si bien es posible viajar con perro en las redes ferroviarias de RENFE, hay todavía limitaciones importantes y ciertas cláusulas que, dependiendo del contexto, deberían ser flexibles o diferenciar ciertos casos. Las normativas más sensibles al transporte de animales se aplican en las redes de trenes de Cercanías, que tienen menos rigidez en las limitaciones.

– Sólo se puede llevar un animal por viajero, esto es, una persona que quiera llevar a varios perros para una urgencia y no disponga de vehículo privado no podría llegar en tren.

– Es necesario tener la documentación del animal, esto es, la cartilla veterinaria con las vacunas y desparasitaciones al día y si la persona que viaja con el perro no figura como propietario, un documento que le autorice temporalmente para su custodia, como los contratos de acogida.

– En medio, largo recorrido y alta velocidad el peso máximo que no puede superar el animal son 10 Kg. A efectos prácticos, que esto impide que viajen todos los perros que no sean de pequeño tamaño, ya que un perro mediano está entre 15-25 Kg.

Sólo es gratuito viajar con perro en los trenes de Cercanías, se aplican tarifas en medio, largo recorrido y alta velocidad para el transporte de animales domésticos, como hemos citado más arriba es generalmente un porcentaje de la tarifa en el billete del viajero.

– Afortunadamente queda la suficiente racionalidad para considerar que los perros guía están exentos de las limitaciones de peso y la cláusula que obligaría al viajero a abandonar el tren, ya que son considerados imprescindibles para que la persona invidente pueda desplazarse por la ciudad. Los perros lazarillo de personas ciegas podrán acompañar gratuitamente a su titular en todos los trenes de Grandes Líneas. RENFE aconseja el uso de cadena y bozal, los perros no ocuparán plaza y deberán ubicarse al lado de su dueño y cerca de las puertas de salida. No hay limitaciones de horarios, pueden realizar desplazamientos diurnos como nocturnos.

Según mi experiencia al observar perros que viajan en trenes de Cercanías Renfe, la normativa que más nos cuesta cumplir es el bozal. He visto a pocos perros con el bozal puesto, pese a ser obligatorio. Es cierto que puede ser contraproducente en perros tranquilos, pacíficos y de buen carácter en cualquier situación, ya que hace creer a los demás que la mejor explicación para poner un bozal a un perro es que el animal puede llegar a morder o tener reacciones violentas. Ni siquiera en los perros que llevan bozal durante los paseos cotidianos es siempre por este motivo, ya que algunas personas colocan el bozal para evitar que el perro tienda a comer cosas que encuentre en el suelo, incluyendo restos de comida o heces.

Se usan generalmente dos tipos de bozales: los de tela o tejido sintético como el nylon que se ajustan como una red y los que tienen una rejilla, de plástico o metálica. Los del segundo tipo tienen un precio más alto y son algo más aparatosos, pero permiten jadear y sacar la lengua con mayor facilidad al perro, que no se sentirá tan castigado. Se trata de que el perro lleve el bozal solamente durante los trayectos, al entrar en la estación de tren y sobre todo tenerlo colocado antes de subir al vagón para evitar cualquier suspicacia. Algunas personas no lo ponen si el perro está molesto pero lo llevan por si los vigilantes de seguridad les llaman la atención.

perro en trenes Cercanías Renfe
Nano, magnífico perro bretón viajando en un tren de Cercanías Renfe en Madrid.

Para evitar que el perro intente quitarse el bozal rascándose, es bueno intentar acostumbrarlo, entrenando durante ratos cortos, ya sea en los paseos cotidianos o en casa. Felicitando al perro pasados unos minutos por su paciencia, y como si se tratara del cumplimiento de una orden de llamada, espera o posición sentada, recompensar con un premio de comida. El bozal no debe ir completamente tenso, debe ser posible meter los dedos entre sus paredes y el hocico del perro, de modo que él pueda sacar la lengua.

perro en trenes Cercanías Renfe

perro en trenes Cercanías Renfe

En caso de quejas de algún viajero susceptible es preferible cambiar de vagón, sin abandonar el tren, evitando las discusiones. Si los vigilantes de seguridad nos llaman la atención es inteligente ser cordial al contestar, sólo en una ocasión vi a dos guardias obligar a un chico joven a bajarse del tren por no llevar a su perra con bozal por actuar de forma maleducada, mientras que un matrimonio de mediana edad recibió un reproche de los guardias por olvidarse el bozal pero no tuvieron que abandonar el tren. He llegado a hablar con guardias de seguridad que personalmente tienen que viajar con perro y comprenden las normativas, por lo que durante su jornada laboral tratan de ser flexibles salvo si les contestan de forma chulesca y despectiva, pero aplicando algo de psicología y mano izquierda en el trato no suelen forzar a ningún viajero con perro a abandonar el tren. En una ocasión un guardia de seguridad me dijo que tenían que revisar que se cumpliera el uso de bozal como el resto de normas, pero que entendía que realmente era razonable sólo en perros agresivos.

publicidad

Temas: ,

Categoria: Perros



Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


Puedes consultar debajo otras publicaciones relacionadas. Te pueden interesar los siguientes articulos:


Dejar una respuesta