Seprona investiga una red de peleas de perros en Málaga

Publicado con fecha 27 marzo 2017

 


Agentes del cuerpo de seguridad Seprona de la Guardia Civil de Málaga han investigado a cuatro personas por un delito de maltrato animal de manera continuada en el tiempo por la organización de peleas de perros de razas potencialmente peligrosas. La denominada operación Kennels (en inglés, perreras) se inició el pasado mes de agosto a requerimiento del Juzgado de primera instancia e instrucción número 2 de Fuengirola, localidad de la provincia española de Málaga, como consecuencia de un proceso judicial por el que se investigaba la comisión de otros delitos. Entre las pruebas de la documental obrante, se proporcionó a los agentes del Seprona varias grabaciones audiovisuales donde se observaban peleas de perros.

Los agentes visionaron las imágenes y comprobaron la existencia de estas peleas de perros, en la que algunos de estos animales sangraban abundantemente como consecuencia de las heridas que se producían por mordeduras. También se podía observar cómo los organizadores y asistentes al espectáculo ilegal jaleaban a los perros a enfrentarse violentamente, con ensañamiento y crueldad.

Seprona Guardia Civil operación Kennels

En el transcurso de las investigaciones, la Guardia Civil logró identificar lugares y fechas de la comisión de los delitos así como a los organizadores y participantes en las peleas, pudiendo constatar que las mismas eran organizadas por los investigados en lugares previamente acordados a través de las redes sociales, a los que solo asistían personas allegadas y de especial confianza del organizador, dado que además las grababan en vídeos, para evitar ser delatados ante las autoridades. Uno de los lugares habituales donde los descerebrados organizaban las peleas de perros era el criadero que poseía uno de los investigados, en el que tenía acondicionada una arena a modo de reñidero o ring de pelea, donde uno de los compinches hacía de árbitro para dirigir las peleas.

Durante las peleas, los organizadores ponían música a un volumen muy alto para evitar que desde el exterior se escucharan los ladridos, gruñidos y quejidos estremecedores de los perros durante los enfrentamientos. Tras los combates, los perros no recibían ningún tipo de asistencia veterinaria a pesar de las lesiones sufridas, limitándose después de las peleas a refrescar a los canes con agua para rebajar la tensión, las pulsaciones cardíacas, y limpiar la sangre.

Seprona Guardia Civil operación Kennels

En el criadero los agentes han requisado maquinaria para entrenar a los perros, métodos de preparación física para que tiraran de peso para adquirir corpulencia, músculo, resistencia y ejercicios para aumentar la mordida, para poder ser más competitivos en las peleas ilegales. Los guardias civiles de Seprona han podido determinar por las grabaciones que estas peleas de perros se han venido produciendo desde el año 2011 hasta principios del año 2016. Algunos miembros del grupo investigado criaban cachorros de razas potencialmente peligrosas, según normativa contenida en Ley 50/1999 que se desarrolló en el Real Decreto 287/2002, posteriormente Real Decreto 1570/2007, utilizándolos como reclamo en estas peleas para darles mayor prestigio y valor económico en la compra/venta, actividad también realizada bajo cuerda.

Comunicado oficial de prensa Seprona: La Guardia Civil investiga a cuatro personas por varios delitos de maltrato animal relacionados con peleas de perros.

publicidad

Temas: ,

Categoria: Perros



Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


Puedes consultar debajo otras publicaciones relacionadas. Te pueden interesar los siguientes articulos:


Dejar una respuesta