Indignación por la muerte de una galga en los túneles del metro de Madrid

Publicado con fecha 21 enero 2013

 


El pasado jueves día 17 de enero una perra galga se coló en la línea 6 del metro de Madrid en torno a las cinco horas de la tarde. Según una portavoz de Metro, accedió a la red previsiblemente por las cocheras de la estación de Laguna y fue vista por primera vez en la estación de Carpetana. Durante toda la tarde, se ralentizó la circulación de los trenes en la línea 6 -conocida como circular-, una de las que tienen más demanda en la red suburbana de la capital española, mientras se intentaba atrapar al animal desde las estaciones sin parar el servicio, ralentizando la velocidad habitual de los trenes. Como puede verse en un vídeo en Youtube realizado con grabaciones de las cámaras de seguridad, la galga fue vista desplazándose asustada por vestíbulos, por las vías y en los túneles hasta las 18h30, cuando se le perdió la pista en la estación de Sainz de Baranda. Una mujer reclamó a la perra durante la noche, y al parecer pudo bajar de madrugada a los andenes ya con el servicio de transporte en horario cerrado pero no lograron cogerla ni que acudiera a la llamada. Se creyó que la galga podía haberse escondido por miedo en algún tramo de las galerías de la red de transporte subterráneo, con decenas de kilómetros, pero no se permitió que diferentes asociaciones protectoras de animales pudieran entrar a los túneles y colocar jaulas trampa con los trenes fuera de circulación. Desde Metro de Madrid se reconoció que si bien los viajeros no corrían peligro, un perro podría ser atropellado o ser electrocutado en las vías.

Como una crónica de una muerte anunciada, el pasado domingo día 20 de enero, Metro de Madrid, escribió ya de madrugada a través de su cuenta de la red social Twitter que habían encontrado sin vida el cuerpo de la galga en uno de los túneles del suburbano. La galga fue atropellada por uno de los trenes cerca de la entrada a los andenes y tenía una pata amputada, con sangre seca. Su cuerpo no fue ni siquiera sacado por operarios del transporte subterráneo, sino por personas de asociaciones animalistas. El texto emitido por Metro de Madrid fue: “Lamentamos que el perro haya aparecido sin vida. Os podemos asegurar que se ha hecho todo lo posible en todo momento por rescatarlo.” A través de Twitter se sucedieron las reacciones en el propio canal de Metro de Madrid y con los hashtags #galgametro #perrometro.

twitter metro de Madrid galga muerta

Matilde Cubillo, presidenta de Justicia Animal, intentó convencer sin éxito junto con otras personas animalistas a los vigilantes de seguridad de la estación de Sainz de Baranda para rescatar a la galga y que aceptaran los métodos de las asociaciones protectoras de animales que se habían movilizado por el caso. Tres personas pudieron bajar a las vías y sacar el cuerpo de la perra con una pata arrancada, sangre seca y sin que tuviera el rigor mortis o la rigidez característica en los cadáveres unas horas tras el fallecimiento. “No llevaba mucho tiempo muerta, le podíamos haber evitado la agonía o incluso haberla salvado”, lamentaron desde Justicia Animal. La presidenta de Justicia Animal regresó el mismo día por la tarde tras difundirse la noticia de la muerte de la perra al vestíbulo de la estación Sainz de Baranda con varias decenas de personas animalistas y representantes de asociaciones protectoras de animales para protestar y concentrarse en memoria de la galga, que consideran Metro dejó morir. La galga no tenía chip de identificación según las informaciones publicadas en diferentes periódicos, aunque la mujer que fue a reclamarla la misma tarde de su pérdida fue considerada la dueña. Las imágenes a continuación están tomadas del vídeo que aparece en la noticia publicada en El País.

galga muerta en enero de 2013 en el metro de Madrid

galga muerta en enero de 2013 en el metro de Madrid

galga muerta en enero de 2013 en el metro de Madrid

galga muerta en enero de 2013 en el metro de Madrid

La empresa Metro de Madrid emitió un comunicado en el que lamentaba que la perra apareciera sin vida en la vía y explicaba que habían intentado capturarla con personal propio y dejando pasar a trabajadores de un centro de protección de animales municipal. “Desde el principio intentamos rescatarla y que no sufriera ningún daño (…) Lo sentimos tanto como muchos de vosotros”. Diferentes asociaciones protectoras de animales: Sociedad Protectora de Animales y Plantas, Compañeros del Hogar de Luci, Más Vida y Justicia Animal, denuncian en un escrito conjunto que la actitud de Metro de Madrid fue engañosa, excusándose con fingimiento y mala fe, no les dejaron pasar a los túneles para intentar capturar a la galga con vida.

manifestación en Sainz de Baranda por Lucha, la galga muerta en enero de 2013 en el metro de Madrid

Lucha murió el sábado 19 de enero en uno de los túneles subterráneos en un tramo a pocos metros de los andenes de la estación de Sainz de Baranda, su cuerpo fue recuperado antes de la medianoche y al día siguiente se organizó una manifestación animalista con la presencia de perros en la estación, varios con pancartas que llevaban escrito “Metro mata”, especialmente galgos como Lucha.

“Llevábamos tres días pidiendo que nos dejaran meter una jaula trampa para atraparla, pero no nos lo permitieron”. El sábado día 19 de enero, tras pasar más de seis horas en el andén, decidieron bajar por su cuenta. Un maquinista ya había visto a la perra tirada dentro del túnel a unos metros del andén de la estación de Sainz de Baranda. “De manera continua se nos negó que eso fuera verdad por parte de los superiores responsables del metro y perdimos mucho tiempo intentando que se pudiera salvar a la galga, que aún podía estar malherida y agonizando”. Hicieron el recorrido en tren para localizar el lugar exacto donde estaba la perra tirada; sobre las 23 horas de la noche y ante la desesperación de saber si el animal estaba aún vivo, tres activistas saltaron a la vía sin permiso. La presidenta de Justicia Animal, Matilde Cubillo, ha explicado que se vieron obligados a tomar esa decisión de saltar a las vías ante la posibilidad de que la galga estuviera agonizando. “No podíamos dejarla morir sin más. El comportamiento de Metro fue vergonzoso, aunque la de los trabajadores y agentes de seguridad que se encontraban en el lugar fue correcta”. La portavoz de Metro señala que un jefe de línea había descendido a la vía con anterioridad y comprobado que la perra estaba muerta, por lo que esperaban al final del servicio para retirar el cuerpo del animal. “Pusieron en peligro a los viajeros al bajar a la vía”, dijo la portavoz de Metro en relación a las mujeres de las protectoras que se metieron en el túnel para tomar en brazos el cuerpo de la galga. “No hubiera podido ir a mi casa sabiendo que el animal estaba todavía ahí y que probablemente seguía con vida”, lamentó Matilde Cubillo.

manifestación en Sainz de Baranda por Lucha, la galga muerta en enero de 2013 en el metro de Madrid

manifestación en Sainz de Baranda por Lucha, la galga muerta en enero de 2013 en el metro de Madrid

manifestación en Sainz de Baranda por Lucha, la galga muerta en enero de 2013 en el metro de Madrid

Las asociaciones protectoras estudian presentar una denuncia por maltrato animal, en concreto debido a la omisión del deber de socorro, recogido en el artículo 337 del Código Penal, contra la empresa pública que gestiona el metro de Madrid y pedirán a la Concejalía de Transportes que se fije un protocolo de rescate de animales en las vías del tren. El reglamento de circulación de la empresa recoge sin demasiada concreción que se actuará “con precaución” cuando se encuentre algún objeto, persona o animal en la vía. “No es la primera vez que pasa, ocurrió lo mismo con un gato en las vías del andén de la estación de Franco Rodríguez, igualmente se le negó el auxilio”, señala Aranza Sanz, abogada de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid.

En Change.org, Silvia Bonmati, de la asociación ASPA Barcelona, creó el día 20 de enero, cuando se difundió la noticia de la muerte de la galga, una petición de firmas: Justicia para la galga muerta en el metro de Madrid, contraponiendo el procedimiento y la indiferencia de Metro de Madrid con un precedente sucedido en el año 2001 en Barcelona, cuando un perro se coló en las vías del metro y fue rescatado tras interrupción del servicio de trenes.

Estimados/as Señores/as:

Con relación a la perra galga perdida en la red de Metro de Madrid hace tres días y que ha sido hallada muerta, por atropello, en la tarde de ayer, quiero manifestar la siguiente queja:

1.- Es inaceptable que sabiendo de la existencia de una perra por las vías del Metro NO SE TOMARAN las medidas ADECUADAS para proceder con su RESCATE, como por ejemplo, una vez localizada, cerrar las salidas de los túneles en ambos sentidos para recoger a la perra en el tramo en el que por ejemplo, fue vista y grabada.

2.- Es inaceptable que LA PASIVIDAD E INDIFERENCIA con la que los responsables del Metro de Madrid se han tomado que este asunto haya concluido lamentablemente con la muerte de la perra.

3.- Es insoportable comprobar como todavía se sigue considerando a los animales como seres no sintientes, sin importar el valor de su vida.

Por todo ello y considerando que el reglamento de circulación dice que en caso de haber presencia en vías se procede al encendido del alumbrado del túnel y se comprueba la vía en ambas direcciones circulando con los trenes completamente desalojados y a un máximo de 10-15 kilómetros por hora y hasta no estar completamente seguros de que la vía queda libre de cualquier presencia en ella no se puede ni debe reanudar el servicio.

Considerando que otros casos parecidos como el ocurrido en Barcelona, 2001, en donde un perro mezcla de pastor alemán y husky se coló en las vías del metro tuvo otro final: se interrumpió el servicio de 2 líneas para iniciar un rescate que duró 3 horas y en el que participaron 5 bomberos, varios guaridas urbanos, personal del metro y un empleado de la perrera municipal. Fue capturado sano y salvo y trasladado a la perrera municipal tras la pertinente visita al veterinario. Allí fue bautizado como “Metro” y entregado a la Fundación Altarriba.

Manifiesto mi más profunda queja ante la falta de SENSIBILIDAD y sobre todo de EFECTIVIDAD Y VOLUNTAD para BUSCAR, RECOGER y RESCATAR a la perra galga perdida de METRO DE MADRID, así como mi indignación porque en pleno siglo XXI estas situaciones, que acaban en muerte y en el sufrimiento ya no sólo del animal angustiado por tres días y malherido hasta morir, sino también de su familia.

Para que así conste, se hace efectiva esta reclamación.

A través de la página de Metro de Madrid en la red social Facebook, diferentes usuarios reprocharon la desidia de los responsables de Metro de Madrid, su pasividad al no rescatar a la perra mediante los métodos de las protectoras de animales y por no detener los trenes.

críticas a Metro de Madrid en Facebook por dejar morir a una galga en los túneles de Sainz de Baranda en enero de 2013

Se ha organizado una concentración para el día 31 de enero en la sede de Metro de Madrid, calle Cavanilles número 58 a las 12 horas para continuar las protestas iniciadas en la estación de Sainz de Baranda, tras difundirse el día 20 de enero la muerte de Lucha, como ha sido llamada simbolicamente la perra galga.

concentración por Lucha, la galga muerta en enero de 2013 en el metro de Madrid

El escritor Arturo Pérez-Reverte publicó el día 2 de febrero un artículo en su sitio personal, Era sólo una perra.

Hartas de aquello, dos mujeres, Irene Mollá, de la asociación Más Vida, y Matilde Cubillo, de Justicia Animal, decidieron echarle ovarios. Mediaban 18 minutos entre el paso de cada tren, así que saltaron a las vías desoyendo las órdenes del jefe de Seguridad del Metro, para internarse en el túnel con las pantallas de sus teléfonos móviles como linternas. Al poco regresaron trayendo a la galga en brazos, tapada con una chaqueta, todavía sangrando con una pata amputada. Atropellada. Muerta. En los cuatro días transcurridos, cuando aún estaba viva y sana, ningún vigilante había acudido a rescatarla, ningún empleado se arriesgó a una sanción por parar el tren. Los convoyes, que se inmovilizan cuando caen a las vías unas llaves o un teléfono para que el personal baje a buscarlos, los conductores que si hay huelga ignoran los servicios mínimos cuando conviene al sindicato correspondiente, no pudieron detenerse unos minutos para rescatar a la galga extraviada.



Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


Puedes consultar debajo otras publicaciones relacionadas. Te pueden interesar los siguientes articulos:


Dejar una respuesta