Alerta por rabia en Toledo, España [verano 2013]

Publicado con fecha 22 junio 2013

 


El día 1 de junio se produjeron incidentes entre Argés y Toledo por una perra que deambulaba sola y que causó lesiones a varios niños. Si bien la mayoría de las lesiones fueron de carácter leve, un menor de sólo 2 años tuvo que ser ingresado en la UCI pediátrica del Hospital Virgen de la Salud de Toledo. El procedimiento que suele emplearse tras una agresión por mordedura de un perro pasa primero por el servicio médico en caso de que los heridos reciban atención, y posteriormente se notifica del incidente. Se requisa a cada animal para un periodo de cuarentena en una perrera y se realizan pruebas veterinarias para descartar enfermedades.

Diferentes medios de comunicación delirantes como ABC, EuropaPress, El Periódico, El Mundo, entre otros, se apresuraron a publicar noticias donde se aseguraba que el perro agresor de los menores era un pitbull, una de las razas caninas malditas y proscritas en muchos países. Notablemente el diario El Mundo, publicó una noticia con un título efectista: “Un pitbull ataca a tres niños y hiere de gravedad a uno de ellos en Toledo”. No quisieron quedarse atrás desde El Periódico donde se publicó junto a la noticia una fotografía de un musculoso ejemplar de la raza canina pitbull con la descripción “Un ejemplar de pitbull, la raza que ha perpetrado los ataques a niños en Toledo.”

Noticia sensacionalista en El Periódico sobre el ataque de una perra a varios menores en Toledo.

Medios locales con mejor criterio como La Tribuna de Toledo aclararon la información: se trataba de una perra cruce de galgo o labrador, no de un perro raza pitbull ni potencialmente peligroso. La perra, llamada Marquesa, había sido vacunada contra la rabia en diciembre de 2012, antes de un viaje a Marruecos, donde estuvo entre el 12 de diciembre de 2012 y el 12 de abril de 2013. Policías nacionales buscaron a la perra a partir de los lugares donde se habían producido las agresiones y la mataron de madrugada cerca de la piscina Salto del Caballo. A partir de la cabeza del cadáver se realizó la extracción para los análisis que detectaron la rabia en un laboratorio por PCR (reacción en cadena de la polimerasa) en el Instituto de Salud Carlos III, comenzando la alerta por rabia el día 5 de junio de 2013. El supuesto propietario de la perra, detenido el día 3 de junio tras ser localizado en una caravana en Argés y que fue puesto posteriormente en libertad con cargos por presunto delito de imprudencia grave con resultado de lesiones graves no era su dueño, tenía consigo a la perra desde el pasado 22 de mayo, ya que la propietaria es una mujer que reside en Cataluña, que dejó a su perra, de cinco años de edad, al cuidado del imputado, quien perdió la pista de la perra la noche del 31 de mayo después de una salida por el pantano de Argés. Las otras dos perras que aparecen en la imagen y que convivieron con la perra enferma de rabia pasaron a cuarentena en Cataluña.

Perra enferma de rabia, alerta en Toledo, junio de 2013.

Según el ministerio de Medio Ambiente, España se encuentra libre de rabia en mamíferos desde el año 1978. En el año 1975 hubo una alerta en Málaga. En las ciudades de Ceuta y Melilla dada su localización geográfica próxima a zonas endémicas, se diagnostican esporádicamente casos de rabia en perros que se consideran “importados” del Maghreb. En los últimos años se ha presentado este nuevo riesgo a través de la importación ilegal de animales en periodo de incubación de la enfermedad procedentes del norte de África. Como figura en el recuadro de epidemiología en el informe de OIE (organización de alertas sanitarias veterinarias), la fuente del foco es el movimiento ilegal de animales al incumplir el protocolo de reintroducción de animales de compañía en la península el 13 de abril de 2013. Desde los ministerios de Sanidad y Medio Ambiente y la consejería de salud pública y agricultura de Castilla La Mancha, se ha elaborado documentación sobre la alerta por rabia.

Normativas y plan de contingencia para el control de la rabia tras la alerta en Toledo.

Normas obligatorias de salud pública y agricultura, declaran el estado de alerta 1 por un caso de rabia canina en municipios de la provincia de Toledo.

– DOCM 110, 10/06/2013, página 15357. Resolución de 09/06/2013, de la Dirección General de Agricultura y Ganadería, por la que se establecen las medidas de contingencia y emergencia en ciertos municipios de la provincia de Toledo ante la declaración oficial de un caso de rabia importado, en virtud de la orden de 21/06/2012, de la Consejería de Agricultura, por la que se dictan las normas obligatorias para la vacunación antirrábica y la desparasitación equinocócica de los cánidos domésticos de Castilla-La Mancha.

Plan de contingencia para el control de la rabia en animales domésticos en España: explica la enfermedad, los principios de control, los diferentes niveles de alerta.

Preguntas y respuestas sobre la enfermedad de la rabia: explica de forma muy resumida cómo se ha producido la alerta por rabia y qué medidas debe seguir el ciudadano, no contiene explicaciones veterinarias ni jurídicas como el plan de contingencia.

La Consejería de Agricultura de la Comunidad de Castilla-La Mancha estableció tras la alerta por rabia zonas de restricción, en un radio de 20 kilómetros en torno al foco, Toledo capital y el municipio de Argés, hasta algunos polígonos del municipio madrileño de Aranjuez. También en zonas no-limítrofes pero donde había estado semanas atrás la perra que padeció la rabia, Monzón en Huesca, Aragón, y en los municipios catalanes de Banyoles, Porqueres, Montcada i Reixac y Piera. Dentro del plan de contingencia se puso en marcha la vacunación obligatoria contra la rabia de animales domésticos como perros, gatos y hurones en un plazo máximo de 15 días, la captura de animales callejeros, sobre todo los gatos abandonados que han formado colonias en diferentes puntos de los citados municipios de Toledo, y la petición de la cartilla veterinaria para identificar a los perros en la vías públicas de manera rutinaria por la policía, pudiendo ser requisados los perros cuyos dueños no entreguen la documentación.

Los ayuntamientos de los municipios de Toledo decidieron aumentar una vigilancia activa de los animales domésticos en las vías públicas. Si un perro está vagando sin nadie a su cuidado o no se puede identificar, será capturado y conducido a un depósito zoosanitario, perrera o centro de recogida de animales. Superado un tiempo legal de espera, generalmente 21 días, si nadie los reclama o no se encuentra un nuevo dueño para ellos, la ley autoriza su sacrificio. Los perros recogidos en la perrera de Toledo serán sacrificados siguiendo un orden basado en: enfermos crónicos, por ejemplo, aquellos perros que padezcan enfermedades como leishmania o displasia de cadera, perros inadaptados a la vida en las jaulas de la perrera y ancianos. Los sacrificios se realizarán supuestamente para dejar espacio en los cheniles mientras dura la alerta por rabia y llegan perros sospechosos para mantenerlos en cuarentena.

La asociación protectora de animales APADAT realizó una rueda de prensa para exponer cómo se había producido la alerta por rabia y qué estaba sucediendo exactamente tras las medidas anunciadas por las administraciones según el plan de contingencia. El texto íntegro puede leerse en la web: “La realidad sobre la rabia en Toledo“. Los hechos están articulados en torno a Pipo, perro tutelado por la asociación APADAT que protegió a Susana, su cuidadora en acogida, cuando la perra que tenía rabia se enfrentó con ellos mientras hacían un paseo por el barrio de Covachuelas.

El día 7 de junio la asociación APADAT aceptó la cuarentena de Pipo en la Perrera de Numancia de la Sagra, pese a su descontento con las instalaciones donde el perro tendría que pasar ese periodo a la espera de analíticas. Pipo no fue herido y sólo tuvo un pequeño rasguño en el hocico que seguramente fuese provocado por un arañazo. Fue revacunado en el centro donde se encontraba en cuarentena el día 10 de junio. Hasta el día 13 de junio la asociación no recibe información de la Consejería de Medio Ambiente quien entonces asegura que Pipo no tiene suficientes defensas en el sistema inmunitario como para protegerse de la enfermedad aún sin confirmar que se haya producido un contagio, y sin que además Pipo presentara síntomas, por lo que indican a la protectora que hay que sacrificar al perro.

APADAT buscó el criterio de veterinarios, epidemiólogos y fabricantes de las vacunas que explicitan que hasta los 20 días posteriores el cuerpo no reacciona totalmente, y que tras un periodo largo el cuerpo pierde los anticuerpos adquiridos en una respuesta inmunitaria. También explican a la asociación protectora de animales que cabe la posibilidad que realmente no haya habido contagio y por eso su cuerpo no esté defendiéndose, de ahí que el nivel de anticuerpos sea bajo.

APADAT Pipo, perro víctima de la alerta por rabia en Toledo.

APADAT solicita a la Consejería con notificación escrita el viernes 14 de junio que paralicen el sacrificio de Pipo. Se inicia también una campaña de firmas en la plataforma Change.org para que se conozca la situación de Pipo y hacer presión para lograr tiempo y verificar tras la revacunación qué nivel de anticuerpos tiene el perro retenido. Sin probar que Pipo estuviera enfermo e ignorando a la asociación protectora y a los miles de ciudadanos que firmaron la petición para paralizar el sacrificio de Pipo, mataron al perro el 21 de junio.

Sobre las informaciones mediáticas difundidas por diferentes periódicos, la asociación APADAT aclaró:

– La perra que deambulaba sola y realizó diferentes ataques NO era un Pitbull sino una MESTIZA de galga con presa canario o raza canina similar de cinco años de edad.

– Los ataques que se efectuaron a lo largo del día 1 de junio sábado, son debidos AL PADECIMIENTO DE LA RABIA y no imputables a ninguna otra condición, estamos cansados de recibir noticias sesgadas que estigmatizan una raza canina. NO HAY PERRO MALO SINO DUEÑO IRRESPONSABLE.

– La perra procedía de Cataluña, había sido denunciada su pérdida y al parecer su agresividad, pero por lo que conocemos la pareja de la titular había viajado con la perra a Toledo. Al parecer la usaban para cuidar ovejas, la perra tenía la cartilla de vacunación al día, aunque la vacuna de la rabia se colocó 10 días antes de viajar a Marruecos donde estuvo 4 meses, donde contrajo la enfermedad.

– La perra vagó mínimo 16 horas por todo el casco de Toledo desde Las Covachuelas al Salto del Caballo donde policías la ABATEN a tiros, y la primera llamada que se efectúa a los cuerpos de seguridad se registra sobre las 10 horas de la mañana. NINGÚN CUERPO DE SEGURIDAD SE PERSONA hasta la madrugada, después de los ataques a los menores, incluido el más grave a las 19 horas de la tarde al pequeño de 2 años de edad, a raíz de estas llamadas los efectivos de POLICÍA NACIONAL salen en busca y captura de la perra y la ABATEN a TIROS en el Salto del Caballo.

– Se hablan de más de 7 perros abatidos por los cuerpos de seguridad en estos días sin demostrar cuadros rabiosos ni por supuesto haber constatado relación con la perra rabiosa.

Como apuntó el informe de epidemiología, hubo errores en el protocolo para la salida del animal en su viaje a Marruecos y también en la reintroducción en la península ibérica. La asociación APADAT insistió tanto en los plazos incumplidos tras la vacuna antirrábica -que sí recibió la perra- como en los fallos de las aduanas en el regreso. También cuestionó punto por punto la actuación de las administraciones y los cuerpos de seguridad.

¿Se le hicieron las pruebas pertinentes en el control de aduanas a la perra, tanto para entrar como para salir de España a Marruecos tal como dispone el Ministerio de Agricultura? Por lo que sabemos al menos para salir no, se sabe que la vacuna de la rabia fue puesta 10 días antes, cuando los anticuerpos no están totalmente activados para hacerla frente hasta un mes después de la vacunación. Según el Ministerio de Agricultura y AENA para viajar a países como Marruecos la vacuna ha de ser puesta antes de tres meses del desplazamiento. En el regreso, todo apunta a que tampoco se le hizo ningún la valoración exigida de anticuerpos neutralizantes.

¿Qué medidas tomó en el momento de las denuncias telefónicas los cuerpos de seguridad? NINGUNA, mientras dirimían a quien le correspondía la cuestión, la perra estuvo más de 16 horas vagando desde Argés hasta el Salto del Caballo, pasando por el Barrio del Arrabal, las Covachuelas, y el Parque del Crucero. ¿Qué hubiera pasado si durante este tiempo la perra hubiera subido al casco en pleno Corpus? ¿Se ha tenido en cuenta que la perra seguramente bajó por el Cerro de los Palos, y lo que esto supone?

¿Dónde quedó el cuerpo de la perra una vez abatida? Hemos llegado a recibir datos que la perra fue tirada en un vertedero, precepto como saben no autorizado y que supone en este caso además un riesgo mayor dada la rabia, incluso se cita que fueron por ella, la cercenaron para las pruebas y siendo positivas ya lo recogieron, si esto fuera real, ¿saben la magnitud del alcance al dejar un cuerpo infestado en un vertedero? y ¿qué medidas de desinfección tomaron con el resto de cuerpos de gatos muertos por los ataques de la perra? ¿Dónde están los cuerpos? ¿Se ha desinfectado el parque y las zonas donde estuvo la perra durante todo el día? ¿Cuándo?

¿Por qué se determina que el lugar de cuarentena para los animales sospechosos sea la perrera de Numancia, cuando la responsabilidad le corresponde al Ayuntamiento de Toledo y por consiguiente a la perrera de San Bernardo sita en la capital para los casos de abandono en el casco? ¿Por qué es la Policía Nacional quien ejecuta a la perra cuando tampoco es competencia de éstos? ¿Dónde estaban Seprona, Policía Local y Patrulla Verde?

Después de más de una semana de los hechos, ¿qué información y cómo se trasmite a la ciudadanía que no sólo debe cumplir requisitos sino MERECE conocer las medidas a tomar si tuvo contacto con la perra? Como mencionamos antes la información se mece en escasos medios de comunicación locales sin veracidad de los datos en muchos de los casos, ni exactitud, y el resto de notificaciones las averiguamos por contacto con veterinarios, ¿pero el resto de personas? ¿Cómo saben del alcance de la situación y cómo proceder para prevenir un riesgo palpable para su salud?

La normativa de busca y captura contra todo animal en la calle, supone una grave y drástica determinación: ¿se han parado a pensar en las consecuencias de todos los animales que por determinadas circunstancias no estén identificados, que como todos sabéis existen? ¿Y las colonias de gatos, que desde esta entidad tenemos controladas, así como personas voluntarias de la calle? Son animales que pueden vivir en hogares pero que son felices y necesarios para otros controles de plagas en nuestra ciudad como es el caso de ratas. ¿Han evaluado los daños de exterminar masivamente las colonias felinas? Esto no resolverá el problema sino que lo agravará y ellos serán las víctimas de esta situación, como la colonia envenenada presumiblemente el pasado día 11 de junio en Ciudad de Nara. Además de suponer un atentado contra la vida de estos animales también supone un riesgo de contaminación a los seres humanos.

¿Qué sucederá con los animales que por miedo no sean atendidos por NADIE, como el caso del cachorro apaleado y tirado en un cubo de basura en el municipio toledano de Gerindote, que el pasado martes 11 esta protectora tuvo que asistir dado que NINGÚN cuerpo de seguridad actuó, saltándose el plan de contingencia establecido el día previo? ¿Serán igual de tajantes las medidas contra los cuerpos por omisión y negligencia que las medidas tomadas con la ciudadanía?

Según las declaraciones de Perezagua los perros abandonados no son un problema en Toledo, podemos mandar datos esclarecedores y que pueden evidenciar el absoluto desconocimiento que estas declaraciones mencionan, de hecho la ubicación de las cuarentas en San Bernardo, así lo evidencian, tanto las instalaciones de San Bernardo como Numancia ya estaban saturadas antes de estas medidas, ¿San Bernardo aceptará entonces cuarentena de gatos? ¿Habilitará por tanto para ellos una zona especial que ACTUALMENTE no tiene para respetar la observación? ¿Dónde se explicitan las medidas de bioseguridad que ambas han de respetar?

La restricción imposibilita que salgan los animales de las áreas tanto en Argés y Toledo como en las zonas del noreste de España donde estuvo la perra enferma de rabia, pero ¿si entran de fuera otros animales domésticos? ¿se les impedirá la salida? ¿qué medida proponen?

Como protectora que lucha preservar y proteger a los animales de nuestra provincia y como personas que también somos sensibles al dolor, exigimos medidas de acompañamiento a la busca y captura de animales abandonados que sin síntomas o conocimiento de exposición o afectación de rabia sean exterminados sino que se pongan en observación y cuarentena, es decir, que no se exterminen animales a diestro y siniestro utilizando esta medida más que como preventiva como paliativa y aniquiladora, una fácil manera de erradicar animales que SON VÍCTIMAS de una mala gestión de este drama. Como medida extra para las colonias de gatos solicitamos que a aquellos que van a ser vacunados contra la rabia puedan hacerles un marcaje visible garantizando así su integridad. Invitamos además a que las administraciones competentes promuevan una campaña de vacunación antirrábica gratuita. Igualmente APADAT se personara como parte afectada, en las diligencias abiertas por el juzgado número 7 de Toledo, con número de procedimiento 907/2013.

La perrera de Toledo está gestionada desde hace 12 años por la asociación protectora de animales San Bernardo, quien recibió el aviso desde el ayuntamiento de dejar un espacio aislado para la cuarentena, puesto que se llevaría a perros abandonados o sospechosos de un posible contagio. Se sacrificaron perros para disponer de plazas libres en los cheniles antes del 20 de junio, sin llegar a realizar una difusión donde se les encontrara acogida en un hogar temporal. Perros como Duende, que padecía displasia de cadera, Moro, o Body, un grandullón que necesitaba tratamiento por ataques que padecía, se publicaron en la red social facebook cuando ya habían sido sacrificados. Durante esos días muchos otros perros se salvaron, transportados a refugios de otras asociaciones protectoras de animales y casas de acogida, antes de que se produjera otra tanda de sacrificios. Para publicar los casos más urgentes y lograr salvar al máximo número posible de animales se creó el grupo en facebook Toledo Rabia Sacrificios.

Duende, perro sacrificado en la perrera de Toledo.

Body, perro sacrificado en la perrera de Toledo.

Moro, perro sacrificado en la perrera de Toledo.

No sólo en Toledo se sacrificaron perros, sin que existieran pruebas donde los perros sospechosos dieran positivo en la rabia, también en otras provincias donde se requisaron perros para sacrificarlos porque habían estado en el foco de la alerta por rabia, como ha denunciado la asociación protectora de animales ASAAM:

ASAAM denuncia el sacrificio de perros

La Asociación Socorro Animal Amigos de Milord (ASAAM) muestra su indignación contra la Diputación Foral de Álava, por el sacrificio de tres perros de forma totalmente arbitraria, y pide que se depuren responsabilidades.

Los propietarios de los animales sacrificados mantienen que el 27 de mayo en su estancia en Toledo conocieron al propietario y al perro que contrajo la rabia en Marruecos, pero en ningún momento sus perros estuvieron en contacto con el afectado. De regreso a Llodio, el 10 de junio, acuden a su veterinario para solicitar información sobre este tipo de zoonosis y comunicarle este caso. Este veterinario pone en conocimiento de la Diputación Foral de Álava el hecho. Tres días más tarde el veterinario de Diputación, Carlos Marín, realiza una inspección, en el propio domicilio de los tres animales, comprobando que se encuentran en buen estado, sin arañazos ni heridas. En ese momento también son llevados a vacunar contra la rabia. Para asegurar, aún más, el buen estado de los animales les indica que los tengan en observación en casa, supervisados por un veterinario local. Al día siguiente este mismo veterinario se vuelve a presentar en el domicilio con una orden de decomiso de los animales, firmada por el Director de Agricultura, Luis Javier Román de Lara, donde se solicita que los perros sean llevados al Centro de Protección Animal de Vitoria. Este escrito no manifiesta que serán sacrificados.

Desde el mismo viernes los propietarios intentan ver a sus perros para saber cómo se encuentran sin conseguirlo, ni Diputación ni en el Centro de Protección Animal de Vitoria dan información clara. Los miñones de Álava les manifiestan que los perros estaban en su posesión aunque no podían decir donde se encontraban, que seguirían una cuarentena de 20 días y si no presentaban síntomas serian devueltos. El martes, ante la insistencia de los propietarios, el veterinario de Diputación confirma que los tres animales fueron sacrificados el mismo viernes 14 de junio, nada más ser decomisados, sin ser llevado a cabo el periodo de observación correspondiente para detectar si hay síntomas de esta enfermedad.

La asociación ASAAM considera inadmisible que se hayan sacrificado a esto tres animales sin haberse llevado el protocolo de actuación que marca la legislación vigente: mantenimiento de los animales en observación para poder determinar si hay contagio. Estos tres perros han sido sacrificados sin mostrar ningún tipo de síntoma de enfermedad, sin haber sido llevado un proceso de observación y sin análisis previos. De hecho, el específico análisis post mortem de uno de los animales confirma que no estaba contagiado.

Es incompresible que una administración pública, de una sociedad avanzada, actúe con total deprecio ante la vida de tres animales, como si se tratara de meras cosas, vulnerado así mismo la Ley de Protección Animal que manifiesta que el sacrificio siempre será como último recurso, cuando no quede más remedio.

Dentro de las barbaridades perpetradas desde las administraciones y los cuerpos de seguridad estatales, se añadió el conocimiento de que el cuerpo de la perra con rabia, abatida a tiros por policías nacionales, fue tirado al vertedero junto con el resto de residuos. La Tribuna de Toledo publicó en uno de sus artículos dentro del seguimiento al caso, con mejor criterio frente a otros periódicos de mayor influencia, que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha abrió una investigación para determinar si se cumplió el protocolo establecido para tratar el cadáver infectado; dado un caso de rabia no podía enterrarse ni echarlo a la basura como se hizo, sino que debía incinerarse o disolver los restos mortales en cal viva.



Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


Puedes consultar debajo otras publicaciones relacionadas. Te pueden interesar los siguientes articulos:


Dejar una respuesta