Agility

Publicado con fecha 20 diciembre 2009

 


agility perrosEl Agility es una modalidad deportiva para perros y personas, abre la puerta a dueños que quieren desarrollar las capacidades de su perro y a la vez reforzar su vínculo de unión, practicando deporte. Consiste en que los perros conducidos por sus guías sean capaces de superar diversos obstáculos dentro de un circuito en un orden determinado con el fin de poner en evidencia su inteligencia, obediencia, concentración, sociabilidad y su agilidad.

Practicar agility y competir en pruebas de agilidad para perros requiere y pone en evidencia la buena armonía entre el can y su guía, pues no solamente son importantes la condición física y los días de entrenamiento que han pasado juntos, sino su sincronización y confianza mutua. Es por tanto necesario que los participantes posean las bases elementales de una buena preparación en obediencia y educación canina. El agility puede practicarse de dos modos: como ocio, o como competición deportiva. Practicado como ocio permite que propietario y perro disfruten juntos, practiquen ejercicio físico, compartan alegrías e infortunios, trabajando por una buena educación y obediencia del can. El entrenamiento canino en Agility es un método idóneo de educación, obediencia y sociabilidad del perro. Para aquellos a los que les guste la competición, en esta modalidad los resultados son totalmente objetivos (el perro comete faltas o no las comete) y están altamente relacionados con el esfuerzo y entrenamiento realizados, no hay trato subjetivo. Los compañeros de fatigas que más se han preparado generalmente obtienen mejores resultados en las puntuaciones y tienen menos penalizaciones por faltas en las pruebas de agilidad canina.

La finalidad del recorrido es hacer que el perro (conducido por su guía) pase el conjunto de los obstáculos, en el orden indicado, sin fallos, y dentro del TRS (límite de tiempo establecido por el juez). Se modificará el recorrido después de cada manga con el fin de evitar cualquier memorización mecánica del perro. El TRS, es tan solo un índice básico, y en ningún caso la velocidad se considera como criterio principal salvo en caso de igualdad en las penalizaciones por faltas y rehúses al franquear obstáculos. En caso de empate en penalizaciones totales, quedará mejor clasificado el equipo que tenga menor número de penalizaciones por faltas y rehúses. Si por casualidad, dos perros estuviesen empatados en penalizaciones y en tiempo, el juez puede pedir un recorrido suplementario para desempatar; o en un ejemplo de deportividad de los competidores humanos, acordar ex aequo el premio, podio o mención honorífica, quedando en igualdad, sin que tenga que haber ganadores y perdedores en el juego de agilidad canina.

Esta idea de hacer competir a los perros en circuitos de obstáculos se empezó a fraguar en 1977, cuando John Warley se propuso crear una actividad de entretenimiento diferente para el gran publico que acudía a ver las exposiciones caninas en Inglaterra. La idea que se planteó fue “si lo hacen los caballos, ¿por qué no los perros?” y se basó en las famosas competiciones de hípica, de hecho una de las pruebas dentro del agility se denomina “jumping” (se eliminan los obstáculos con superficies de contacto) donde los perros tienen que saltar por encima de vallas sin equivocarse pasando por un lateral o derribando el obstáculo.

La primera competición oficial de agility canina se realizó en el año 1978, en el Crufts Dogs Show en Londres y desde esa fecha no han dejado de crecer los adeptos a este deporte. En esencia, lo que se debe obtener de un perro para una competición de Agility, es que realice un recorrido con obstáculos sin penalizaciones y en el menor tiempo posible, por lo que conseguimos que no solo se valore la rapidez, sino la correcta ejecución de los ejercicios. Los obstáculos homologados por la F.C.I (Federación Cinológica Internacional) son los siguientes:

  1. Rueda o neumático
  2. Slalom
  3. Túnel flexible
  4. Mesa
  5. Balancín
  6. Vallas de salto
  7. Empalizada
  8. Túnel rígido
  9. Pasarela
  10. Muro o viaducto
  11. Salto de longitud

obstáculos agility perros

Rueda: Diámetro de la abertura. Mínimo: 38 cm. – Máximo: 60 cm. Distancia del centro con relación al suelo: L: 80 cm. – M y S: 55 cm. La rueda será ajustable en altura por un sistema de cuerda o cadena, no permitiéndose las fijaciones rígidas. La mitad inferior deberá estar cubierta por razones de seguridad. Los apoyos deben tener al menos 2 metros de largo (1 metro a cada lado del plano de la rueda).

Slalom: Número de postes: 8, 10 ó 12. Los postes serán rígidos con un diámetro de 3 a 5 cm., su altura de 1 a 1.20 metros. Su separación ideal será 60 cm. En campeonatos del mundo también distarán 60 cm. para todas las categorías.

Túnel flexible: Entrada sobre una caja rígida con una longitud de 90 cm. Altura: 60 cm. Anchura: de 60 a 65 cm. Salida en material flexible. Longitud: 2.5 a 3.5 metros. Diámetro: de 60 a 65 cm. La salida puede fijarse al suelo mediante dos clavijas. Estas fijaciones no deben distar más de 50 cm. para permitir a los perros de cualquier raza salir sin dificultad.

Mesa: Mínima: 0.90 x 0.90 metros – Máxima: 1.20 x 1.20 metros. Altura: L: 60 centímetros. – M y S: 35 centímetros. Debe ser estable y su cara superior antideslizante. Podrá incorporar un dispositivo electrónico de cronometraje (con señal audible para el recuento de 5 segundos) que cubra la superficie de la mesa excepto en un área de 10 centímetros en cada uno de sus laterales.

Balancín: Longitud de la plancha: Mínimo 3.65 metros – Máximo 4.25 metros. Anchura 30 centímetros. Altura del eje con respecto al suelo: 1/6 de la longitud de la tabla. Ejemplos: longitud 3.5 metros. altura 60 centímetros. longitud 4.25 metros. Altura 70 centímetros. La longitud de las zonas de contacto serán idénticas a la pasarela.

El obstáculo debe ser estable y la superficie antideslizante, no estando permitido los listones. El balancín debe estar correctamente equilibrado (no se inclinará ni muy rápido, ni muy lento) y permitirá el descenso sin dificultad a los perros más pequeños.

Comprobación: el balancín debe tardar de a 4 segundos en tocar el suelo, una vez colocado un contrapeso de 1 kilo en el extremo superior de la plancha, de lo contrario, se realizarán los ajustes precisos.

Vallas de salto: Las vallas pueden estar constituidas por barras (no se recomienda las fabricadas en metal o PVC), paneles, puertas, cepillos, etc. Sin embargo, el elemento o la barra superior deberá desplazarse con facilidad.

Vallas simples: Altura: L: de 55 a 65 cm. – M: de 35 a 45 cm. – S: de 25 a 35 cm. Anchura mínima: 1.20 metros.

Vallas agrupadas: Formadas por la unión de dos vallas de salto sencillas y compuestas por barras únicamente. Las barras superiores de una y otra valla se colocarán en orden creciente con una diferencia de altura entre 15 y 25 cm. Quedando la más elevada en la parte posterior: L: de 55 a 65 cm. – M: de 35 a 45 cm. – S: de 25 a 35 cm.

La separación entre vallas no excederá de: L: 55 cm. – M: 40 cm. – S: 30 cm.

Empalizada: Compuesta por dos planchas en forma de A.

* Anchura: mínimo 0.90 metros. pudiendo aumentar en su base hasta 1,15 metros.
* La cúspide se encontrará a 1,80 metros del suelo, con una apertura aproximada de 90° para todas las categorías “L”, “M” y “S”.
* Las rampas estarán provistas de revestimiento y listones antideslizantes cla­vados a espacios regulares, (aproximadamente cada 25 cm.) para evitar des­lizamientos y facilitar el acceso.
* No podrá colocarse ningún listón a menos de 10 centímetros del límite de la “zona de contacto”. Los listones deben tener 20 milímetros de ancho, entre 5 y 10 milímetros de grueso y no poseer bordes afilados ni aristas que puedan resultar lesivas para los perros.
* Los 1.06 metros inferiores de cada rampa deberán estar pintados de diferente color (también en sus laterales) para definir claramente las “zonas de contacto”.
* La parte superior de la empalizada no presentará ningún peligro para el perro. En caso necesario se colocará una protección de goma.

Túnel rígido abierto:

* Diámetro interior: 60 cm.
* Longitud: de 3 a 6 metros.
* Debe ser articulable, permitido la formación de una o varias curvas.

Pasarela: Altura.- Mínima: 1.20 metros – Máxima: 1.35 metros. Cada plancha de paso tendrá una longitud mínima de 3.60 metros y máxima de 4.20 metros, con una anchura de 30 cm. Las rampas estarán provistas de un revestimiento y pequeños listones antideslizantes clavados a intervalos regulares (aproximadamente cada 25 centímetros) para evitar deslizamientos y facilitar el acceso. No podrá colocarse ningún listón a menos de 10 centímetros del límite de la “zona de contac­to”. Estos deben tener 20 milímetros de ancho, de 5 a 10 milímetros de grosor y no poseer borde afilados. Los 90 cm. inferiores de cada rampa deberán estar pintados de diferente color (también en sus laterales) para definir las “zonas de contacto”.

agility perrosSegún el reglamento de la R.S.C.E. (Real Sociedad Canina de España) y la F.C.I., los recorridos se organizan en pistas oficiales con unas dimensiones mínimas de 30 m x 40 metros. Cada recorrido tendrá una longitud de 100 a 200 metros y según la categoría de las pruebas comprenderá entre 12 y 20 obstáculos. Las distintas mangas de las pruebas se realizan en recorridos siempre nuevos para el perro, ya que solamente tiene acceso a la pista el guía antes de la competición, para memorizar el recorrido.

Cada pista se realizará en el tiempo establecido por el juez (TRS: tiempo standard de recorrido). Se busca conseguir que guía y perro demuestren su destreza para afrontar distintas situaciones con la mayor habilidad posible. Para la ejecución de cada pista, el guía va indicando al perro mediante su voz y sus gestos, el orden correcto de afrontar cada obstáculo.

No se permite llevar nada en las manos ni tocar los obstáculos o al perro. El perro no podrá llevar ningún tipo de collar durante la prueba, con el fin de evitar cualquier percance al superar los obstáculos. Los perros serán sometidos a control veterinario antes de las competiciones, verificándose los certificados de vacunación antirrábica.

No serán admitidos en los circuitos de agilidad canina aquellos perros que padezcan alguna enfermedad, que presenten síntomas de mala salud, que no lleven al día su cartilla veterinaria con todas las vacunaciones y desparasitaciones, tampoco los perros que tengan heridas. Las hembras en periodo de gestación no deben ser sometidas al esfuerzo físico que representan las competiciones y carreras deportivas. Las hembras en celo podrán ser admitidas a condición de mantenerse apartadas del resto de participantes caninos -para evitar la distracción y el acoso de los machos- y realizar el circuito de obstáculos en las últimas posiciones. Además se realizará un test de socialización a los perros participantes, para comprobar si tienen algún problema de agresividad con personas o con otros perros.

Existen tres categorías de agility en función del tamaño de los perros:

– S “Mini” (Pequeña): Para perros con menos de 35 cm de altura a la cruz.
– M “Midi” (Mediana): Para perros con estatura de entre 35 cm a 43 cm de altura a la cruz.
– L “Standard” (Grande): Para perros con más de 43 cm de altura a la cruz.

Esto nos deja la posibilidad de disfrutar de nuestro perro independientemente de su raza y tamaño, lo único que necesitamos es tener ganas de aprender practicando un deporte junto a nuestro compañero. Las razas de perros que habitualmente se buscan para las competiciones de agility son: los perros ovejeros, los border collies, pastores belgas, pastores alemanes, caniches, golden retriever, labrador retriever, gos d’atura (pastor catalán), cocker spaniel o border terrier.

En el siguiente enlace se encuentra la normativa para agility, gracias a Lealcan.

publicidad



Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


Puedes consultar debajo otras publicaciones relacionadas. Te pueden interesar los siguientes articulos:


Comentarios (1)

 

  1. Vivi dice:

    ¡Que lindoooo! Quisiera hacer esto con mi perro.

Dejar una respuesta