Los perros de los bomberos de París rescatan a dos adolescentes perdidos en las catacumbas

Publicado con fecha 14 junio 2017

 


Dos adolescentes de 16 y 17 a√Īos se extraviaron en las catacumbas de Par√≠s y permanecieron desaparecidos entre las galer√≠as subterr√°neas durante m√°s de tres d√≠as, hasta ser finalmente encontrados por polic√≠as y bomberos de la capital francesa gracias al olfato de sus perros adiestrados. Los j√≥venes temerarios se hab√≠an perdido al separarse del grupo de ciudadanos durante una visita guiada, para adentrase fuera del circuito se√Īalizado para las visitas del p√ļblico. Las catacumbas de Par√≠s son en origen canteras de piedra que datan de la ocupaci√≥n galo-romana de Lutecia, minas de piedra caliza excavadas al menos 20 metros bajo tierra, en cuyo subsuelo se acumularon los restos mortales de ciudadanos cuando decenas de cementerios en los distritos parisinos pr√≥ximos a iglesias fueron agotando su espacio y al quedarse peque√Īo el camposanto con el aumento de poblaci√≥n entre los siglos XVIII y XIX, se fueron trasladando los restos √≥seos gradualmente a las catacumbas de la capital francesa hasta llegar a m√°s de 6 millones de antiguos residentes de Par√≠s, incluyendo nombres ilustres de la revoluci√≥n francesa hasta el periodo napole√≥nico.

huesario catacumbas de París

Toda vez que se report√≥ la desaparici√≥n de los j√≥venes a las autoridades, un grupo de polic√≠as y bomberos acompa√Īado de asistentes caninos hicieron una b√ļsqueda el mi√©rcoles 14 de junio de 2017 de madrugada entre las 2h30 y las 6h30 hasta encontrar a los dos adolescentes sanos y salvos, siguiendo la pista de su √ļltima ubicaci√≥n declarada en comisar√≠a por los familiares, despu√©s de que no regresaran a sus domicilios tres noches atr√°s. Dos equipos de rescate con agentes cinot√©cnicos (asistidos por perros) organizaron un primer grupo de efectivos entre las galer√≠as subterr√°neas de las catacumbas a nivel de los jardines de Val-de-Gr√Ęce, y un segundo grupo de efectivos en la zona contigua a la puerta de Montrouge.

huesario catacumbas de París

Seg√ļn declaraciones de Anthony Dhorbait, instructor de polic√≠a GIP-DOPC, y el capit√°n Cl√©ment Cognon, portavoz de la brigada de Sapeurs-Pompiers de Par√≠s, fue justamente en la avenida de la puerta de Montrouge donde el olfato de los perros dio con los j√≥venes extraviados en el l√ļgubre laberinto. Los binomios caninos rastrearon hasta dar con dos cuerpos que s√≠ transmit√≠an calor a diferencia del resto de habitantes del subsuelo parisino. Al ser reconocidos por el equipo de rescate los j√≥venes estaban asustados y con hipotermia, aunque durante la can√≠cula, cuando aprieta la ola de calor veraniego, no se puede estar m√°s a gusto dado que la temperatura en las catacumbas es de 15 grados celsius. Una travesura que costar√° una multa administrativa a los dos intr√©pidos infractores. Nada grave comparado con los derrumbamientos mortales de calles asfaltadas y edificios residenciales que afectaron Par√≠s durante los √ļltimos siglos, sobre todo en las minas al norte, desde que en el a√Īo 1777, Louis XVI, √ļltimo rey de Francia que pas√≥ por la guillotina durante el terror posterior a la revoluci√≥n francesa, como tantos otros nobles del antiguo r√©gimen, creara el organismo institucional Inspection g√©n√©rale des carri√®res (IGC) para cartografiar todo el subsuelo parisino y prevenir los derrumbamientos por las cavidades mineras.

plano catacumbas antiguas minas de París

La porosidad de las catacumbas al sur de Par√≠s siempre ha atra√≠do visitantes curiosos de toda √≠ndole, pero solo los amantes de las emociones fuertes se escapaban de las visitas dirigidas al p√ļblico por gu√≠as tur√≠sticos, para marcharse por su cuenta y riesgo fuera del circuito se√Īalizado. Tal como declar√≥ Bruno Quentin, inspector de las antiguas minas de Par√≠s: “Rara vez se pierde alg√ļn ciudadano o se queda gente atrapada por la noche, deambular por las zonas fuera del circuito tur√≠stico de las catacumbas est√° prohibido por ley desde 1955, pero quienes se la juegan por esta red de t√ļneles suelen conocer su historia y van bien equipados.” O en las rimas del d√≠scolo rapero parisino Nekfeu: “Dans les d√©dales de Paname, je n’ai pas d’√©gal, je me balade”. No en vano est√° documentado que el 2 de abril de 1897 se produjo un concierto clandestino de m√ļsica y c√°nticos en la zona del huesario.

El recorrido con visita guiada a las catacumbas de Par√≠s se realiza de martes a domingo en horario de 10h √† 20h30, con un coste por persona de 10 a 12‚ā¨. La entrada principal a las catacumbas de Par√≠s se encuentra en el primer n√ļmero de Avenue du Colonel Henri Rol-Tanguy, pr√≥xima a otro subterr√°neo como la estaci√≥n de metro en la plaza Denfert-Rochereau, pero algunos cat√°filos se adentran por las galer√≠as por su cuenta, que pueden llevar tanto a los cimientos de Montparnasse como al Senado. Los m√°s apa√Īados y temerarios saben entrar y salir por las escaleras de algunos pozos de registro, bastando levantar las tapas de 70 cent√≠metros, incluso a la vista de transe√ļntes. Algunos adolescentes han llegado a organizar fiestas en las catacumbas parisinas, adem√°s de celebrar juegos de gymkhana y otras pruebas de valent√≠a en un laberinto de m√°s de 250 km bajo la ciudad de Par√≠s. Lejos del circuito tur√≠stico al sur de Par√≠s controlado por las autoridades y frecuentado por ciudadanos de esp√≠ritu c√≠vico, las catacumbas han sido objeto de vandalismo por lo que desde 1980 hay una brigada policial especializada en recorrer la red de t√ļneles, denominados en el argot franc√©s los “cataflics” (“catamaderos”). Cuando se percibe el olor a alcohol, tabaco, cenizas y pintura de aerosol, los polic√≠as saben que se est√°n aproximando a zonas conflictivas, donde los v√°ndalos juegan al escondite, o montan fiestas en algunos recovecos. Por culpa del vandalismo y las pintadas de graffiteros se cerraron las catacumbas entre septiembre y diciembre del a√Īo 2009. En la noche del 10 al 11 de septiembre de 2016, un hombre falleci√≥ en las catacumbas de Par√≠s por una crisis card√≠aca al haber consumido estupefacientes.

Para dar lustre a las maltrechas galer√≠as de las catacumbas de Par√≠s, recientemente se hab√≠a rehabilitado un antiguo acceso al exterior, situado en el n√ļmero 21 bis de Avenue Ren√© Coty, al tiempo que se evitaba una parte del recorrido poco recomendable para el p√ļblico, en un total de 1,5 km de visita guiada para turistas, dando prioridad a unos 800 metros de t√ļnel donde est√°n almacenados cientos de restos √≥seos, el huesario, ilustrado con citas po√©ticas de Lamartine, Virgilio y pasajes de los Evangelios, organizado desde el a√Īo 1809 por H√©ricart de Thury (1776-1854), inspector general de las catacumbas, durante su proyecci√≥n emple√≥ el m√©todo hagues et bourrages, estableciendo pilas de cr√°neos y huesos contra los muros de los t√ļneles, aprovechando las canteras de piedra caliza. Se incluyeron en la remodelaci√≥n una zona exterior con unos aseos y una tienda especializada en la historia del mayor cementerio de Par√≠s, una boutique donde se pueden encontrar libros como Dernier Requiem pour les innocents de Andrew Miller, Au cŇďur des t√©n√®bres – Les catacombes de Paris de Sylvie Robin, Jean-Pierre Gely et Marc Vir√©, o tambi√©n Le livre des Vanit√©s d’Elisabeth Quin. Parad√≥jicamente, el 13 de junio, v√≠spera del rescate a los adolescentes atrapados, se hab√≠a inaugurado la exposici√≥n Histoire de Squelettes (Historia de los esqueletos) justo en la entrada del huesario, en colaboraci√≥n con INRAP (Instituto Nacional de investigaciones arqueol√≥gicas preventivas), que incluy√≥ un traslado de restos √≥seos desde el antiguo cementerio de l’H√īpital de la Trinit√©, cuyos enterrados ya hab√≠an sido parcialmente transportados durante el siglo XIX hasta el huesario de las catacumbas.

huesario catacumbas de París

Un proyecto ambicioso remodelar√° nuevamente las catacumbas de Par√≠s para el verano del a√Īo 2019, a trav√©s del director de monumentos hist√≥ricos Christophe Batard, con la restauraci√≥n de dos pabellones en la antigua Barri√®re d’Orl√©ans, edificados por Claude Nicolas Ledoux en 1787, pr√≥ximos al acceso principal, junto con la inauguraci√≥n del museo de la liberaci√≥n de Par√≠s.

publicidad



Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


Puedes consultar debajo otras publicaciones relacionadas. Te pueden interesar los siguientes articulos:


Dejar una respuesta