Consejos para entrenar a un perro sordo

Publicado con fecha 22 diciembre 2009

 


El adiestramiento de un perro sordo requiere un gran compromiso y mucha paciencia. Además de armarse de paciencia y energía es importante adquirir un libro de lenguaje de señas de bolsillo o consultar con adiestradores caninos profesionales. Durante el entrenamiento, el perro sordo va aprendiendo los signos de las manos y las expresiones faciales en lugar de palabras o sonidos. Sería prudente comenzar el entrenamiento por palabras que usaremos mediante signos como: siéntate, abajo, espera aquí, entra, para, ¡no!

Cuando el perro entienda estas ordenes mediante signos, se puede empezar a agregar una nueva palabra/signo para ir sofisticando el entrenamiento del perro, de vez en cuando se puede probar con cosas como: sube al coche, camina, ven aquí… pero es mejor dominar las primeras antes de hacer nada más, ya que las primeras ya pueden ser complicadas. Antes de comenzar con un adiestramiento, lo ideal es realizar primero un proceso de adaptación si el perro ha perdido su capacidad de audición o una educación específica si el cachorro es sordo de nacimiento. Esto es necesario porque la vida del perro va a ser diferente, por una buena convivencia y por mejorar su calidad de vida es buena idea que el perro se acostumbre a su forma de percibir el mundo.

Al pasear con el perro, mantengamos al perro junto a nosotros con una correa. La correa, un patio cercado o con una pared en el jardín suficientemente alta para no ser sobrepasada son necesidades para la convivencia y seguridad con un perro sordo en el hogar. Se puede comprar un cartel de aviso indicando que el perro es sordo, por si alguien se encuentra con el perro cuando no hay personas en casa y no sabe que el perro no puede reconocer sonidos ni gritos. Será muy útil que el perro lleve un cascabel o una pequeña campana en el collar, esto permite escuchar al perro cuando está en movimiento para saber más o menos donde está, recordemos que no sirve llamarle si está sordo. Si se duerme en algún lugar fuera de casa habrá que buscarlo y tratar de mirar en todas partes de la casa, normalmente si hemos seguido indicaciones anteriores no debería estar fuera de casa.

Cuando el perro se encuentre cerca y queramos llamar su atención, unos golpes en el piso con el pie harán que note las vibraciones en el suelo. Algunas personas usan una linterna por las noches para iluminar al perro y atraer su atención. Si su perro está en el jardín o patio y es de noche se pueden encender y apagar las luces repetidas veces. Un adiestrador canino puede ser muy bueno para recibir clases de obediencia canina básica y tener algunas nociones si nunca hemos entrenado con un perro, ya que con un perro sordo es más difícil. Utilice los signos y la obediencia del lenguaje de señas del libro de bolsillo, no es algo caro y es muy útil para tener nuestro repertorio de signos con las manos para comunicarnos. A medida que se repiten las sesiones de entrenamiento con los signos y las ordenes relacionadas, el perro observará también las expresiones faciales y nuestro lenguaje corporal. Al hacer las señas hay que poner al perro en la posición que esperamos de el, hacer que se siente, que se detenga o que entre en una estancia. Recompensar al perro en un adiestramiento en positivo es muy importante, le podemos dar premios con su comida favorita. La práctica y la repetición son esenciales para llegar al objetivo, como en cualquier disciplina, las sesiones de entrenamiento deberían durar al menos 15 minutos. El adiestramiento del perro sordo será igual que para el perro que no es sordo, salvo que las ordenes habladas serán sustituidas por signos o señas de lenguaje corporal con las manos, las sensaciones serán visuales y táctiles pero no auditivas.

Cuando lleguemos a dominar el adiestramiento canino básico y sepamos cumplir las ordenes básicas podemos ir a por más señas que podremos desarrollar en los juegos, con juguetes o pelotas que el perro puede recoger y traer hasta nosotros. Algunos perros sordos han logrado manejar más de 20 signos diferentes asociados a sus respectivas ordenes en pocos años, aunque también es debido a adiestramiento profesional.

Al despertar a un perro sordo hay que tener mucho tacto, el motivo es que dependiendo del grado de sordera puede que no nos oiga llegar y se sobresalte si le tocamos para despertarle. Un perro sordo puede volverse gruñón si no se le despierta con tacto, para hacerlo siempre es bueno tocar suavemente en el mismo lugar, el hombro es un buen lugar para acariciar al perro. También podemos poner la mano delante de su trufa y dejar que nos detecte mediante el olfato. Un perro sordo despertado repentinamente sin ningún cuidado puede convertirse en un animal ansioso, intranquilo y enfadado. Es bueno acariciarle mucho con suavidad al despertarle, hablar con las visitas y con los niños para que no toquen al perro cuando esta durmiendo, podría ser especialmente peligroso si muerde.

perros dálmata durmiendo

Se puede desarrollar un signo para decir: ¡buen trabajo! y felicitar al perro como es aplaudir con las manos y acariciarle. Algunas personas ponen el pulgar hacia arriba y sonríen al perro para decirle que ha completado con éxito la orden deseada.

Consideraciones especiales para los propietarios de perros sordos

Cuando decidimos compartir nuestras vidas con un perro, aceptamos un compromiso que durará entorno a 12 o 15 años, prometemos que cuidaremos del animal, que tendrá su cartilla sanitaria, buena alimentación, ejercicio y amor. Con un perro sordo el compromiso debe ser aún más sólido porque la convivencia será más complicada si no realizamos un adiestramiento adecuado. Aprenderemos una nueva forma de comunicación con el perro, un lenguaje diferente al que estamos acostumbrados. Tendremos que desarrollar una mayor comprensión del movimiento, la vibración y la luz. Debe usar algún tipo de sistema de lenguaje de signos, ya sea el lenguaje de señas para sordos o signos inventados por la familia. Lo importante es que tenemos que tener una gran voluntad de aprender, un deseo de mejorar nuestras habilidades para convivir con el perro, las buenas noticias son que los perros se adaptan rápidamente a los cambios de situación y a las personas con las que conviven.

Como regla general, no es una buena idea permitir que un perro sordo salga fuera de casa sin correa en un área no cerrada o con vallas. Esto incluye cosas tales como caminatas, juegos en el parque, o tener al perro esperando en cualquier lugar fuera de su hogar. Algunas personas tienen dificultades para aceptar esta limitación pero tengamos en cuenta que como el perro se escape no podremos llamarle, no servirá gritar si está sordo. Un pequeño número de propietarios de perros sordos permiten a sus perros salir fuera de casa sin la correa y el arnés puesto. En general, estos perros viven en zonas rurales, ya han pasado su etapa adolescente, y están capacitados hasta el punto de que sus propietarios se sienten seguros de que el perro les obedece, y vienen cuando se les hace una señal. Son perros adiestrados que al estar en el campo no tienen peligros que temer como el tráfico de vehículos, el bullicio de la gente, grupos de niños o exceso de perros desconocidos en la zona.

La limitación por sordera no significa que los perros sordos viven sus vidas enteras atados en el extremo de una correa. Obviamente, son libres de vagar en la casa o el patio cerrado pero se pone la correa al pasear como ocurre con muchos perros que vemos por la calle. También es aconsejable tener una correa flexible de larga extensión que podamos regular de forma que mantengamos el control sobre el perro pero pueda caminar un poco lejos de nosotros y sentirse más libre.

Ejercicios de desensibilización

Desensibilizar a un perro sordo a los efectos de la sorpresa inesperada de ser tocado, es una rutina que comienza cuando ya hemos aceptado que el perro es sordo y vamos a comenzar con los primeros ejercicios antes del adiestramiento, esto supone un paso importante para que el perro no se asuste por no poder oírnos. Se puede empezar caminando detrás del perro cuando no está mirando hacia nosotros, dar un toque suavemente al perro, entonces de inmediato darle algún premio de comida en la boca del perro, cuando se da la vuelta. El perro asocia rápidamente cosas buenas y recompensas que le gustan con ser tocado inesperadamente, y aprende a responder bien sin asustarse o volverse enfadado hacia las personas. Trataremos de que el perro no se vuelva ansioso, se asuste o entre en un estado de nerviosismo ante esta clase de imprevistos o de acontecimientos sorpresivos, si se trata de un cachorro y se empieza desde la socialización del perrito es diferente de si se trata de un perro que ha perdido gradualmente la capacidad de audición y se ha vuelto gruñón.

Para hacer una experiencia positiva del hecho de despertarse tras un descanso o una larga siesta, se puede empezar por poner la mano delante de la nariz del perro cuando duerme, lo que le permite detectar por el olor que el amo está cerca. Si la respuesta es buena y el perro está tranquilo el siguiente toque puede ir ligeramente a acariciar el hombro del perro y después pasar la mano por el lomo. Tocando el pelaje del perro con dos dedos, luego con toda su mano. La mayoría de los perros sordos despiertan durante alguna parte de este ejercicio y se levantan. Cuando se abren sus ojos, el perro debe ver el rostro sonriente del propietario, y quizás incluso una recompensa que sea comida rica. En cuestión de semanas, el perro se acostumbra a despertarse cuando el propietario pone una mano delante de su nariz, o toca ligeramente el hombro o el lomo. Despertar se convierte en algo bueno y positivo no en una experiencia traumática que fomenta el miedo a ser tocado de forma inesperada. Cuando un perro sordo madura, gana confianza en sí mismo y experiencia en una amplia variedad de situaciones. Con muchos perros, la probabilidad de que se asuste en general disminuye con la edad.

Llamar la atención del perro sordo cuando no nos está mirando. Bien, ¿cómo llamar la atención de un perro sordo si no nos está mirando y no podemos llamarle por su nombre o con algún grito?

Si estamos dentro de un recinto cerrado, podemos dar un pisotón en el suelo y las vibraciones en el suelo llegarán hasta el perro si está cerca de nosotros. Podemos tocarle o soplarle. Podemos iluminarle para llamar su atención o dar golpecitos en pared o puerta si está en la habitación contigua. Si caminamos con el perro durante nuestro paseo diario podemos dar un movimiento lateral a la correa para captar su atención o tirar un objeto cerca de el. Tengamos cuidado al lanzar objetos o piedras cerca del animal para no darle, podríamos hacer daño al perro.

También se puede usar un collar de vibración para conseguir la atención de su perro. Hay varios collares de vibración que se están realizando actualmente aunque como hemos hablado en un artículo sobre collares vibradores para perros sordos, no son imprescindibles, son algo pesados y caros.

Mantengamos al perro informado de nuestros movimientos habituales en la rutina diaria. Si nos movemos alrededor de la casa, o cuando salgamos, es importante asegurarse de dejar que un perro sordo sepa lo que estamos haciendo. El motivo es simple pero no es obvio, un perro con buen oído detecta lo que estamos haciendo y está al tanto de nuestros movimientos pero un perro sordo no puede oír lo que andamos haciendo. Si un perro sordo se despierta, o se da la vuelta y descubre que el amo se ha ido, puede convertirse en una reacción de ansiedad e intranquilidad. Muchos perros sordos comienza a buscar al amo por la casa si no saben que se ha ido, determinadas razas caninas o perros en particular no toleran la soledad y pueden ladrar o tomarla contra objetos de la casa.

Por tanto, podremos informar al perro llamando su atención, pasando cerca de el de vez en cuando para que vea lo que estamos haciendo, trabajando en la misma habitación y dándole unas caricias o un cepillado antes de mostrarle como nos vamos por la puerta para salir de casa.

No apto para vagos

Educar y entrenar a un perro sordo no es algo apto para vagos o personas perezosas, no se pueden gritar ordenes a distancia ni llamar al perro y esperar que venga. Hay que moverse y ser constante, corregir y recompensar durante sesiones diarias con más de 10 minutos de práctica para cada ejercicio. Muchas veces cuando el perro ya sepa señas vendrá hasta nosotros o nos buscará para obtener nuestra atención pero la mayor parte de las veces seremos nosotros los que iremos tras el perro para obtener su atención. Mucha paciencia, voluntad y práctica.

publicidad



Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:


Puedes consultar debajo otras publicaciones relacionadas. Te pueden interesar los siguientes articulos:


Comentarios (1)

 

  1. Akela dice:

    ¡Buenas!

    Mi perra es sorda, tiene 2 meses y medio y ¡ya ha aprendido muchas cosas! ¡Siempre por gestos claro! ¡Os dejo un video que hice de ella hace una semanita para que cojais fuerzas y no os desanimeis! ¡Los límites los pone la mente!

    http://www.youtube.com/watch?v=uuSa9Jf7MyM

    (si no funciona el link, copiar y pegar el enlace en la barra del navegador)

    Si alguien quiere algun consejo o puedo ayudar de alguna manera, os dejo mi mail para compartir experiencias y que consigamos una relación con nuestros compañeros lo mejor posible! ¡Besos y lametones de mi peque!

Dejar una respuesta